1 CORINTIOS 5:9-11 – LA AVARICIA

— 1 Corintios 5:1, “De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación …
— 1 Corintios 5:5, “el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús”.
— 1 Corintios 5:9-11, ”Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; 10 no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. 11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis”.


— Pablo dice “llamándose hermano” (“nombrado hermano”) para distinguirlo del fornicario del mundo. Algunos comentaristas interpretan esta expresión como “fingiéndose ser hermano” pero el verbo onomadzo no admite de tal definición, sino que significa nombrar (Efesios 3:15, toma nombre). Además, si era fornicario inconverso y no era hermano, habría contradicción entre el no comer con él (v. 11) y el permiso de comer con fornicarios inconversos (v. 10). Otra cosa, si era inconverso no sería posible entregarlo a Satanás porque fornicarios inconversos ya están en el reino de Satanás. Si no era hermano, este texto (1 Corintios 5) no tiene nada que ver con la disciplina de hermanos incorregibles de una iglesia local y no hay otro texto que trate del tema.
— Es algo sorprendente que Pablo incluya la avaricia en la lista de los más abominables pecados pero él lo hace porque como en Efesios 5:5 y Colosenses 3:5 la clasifica como idolatría, la adoración del mamón (las riquezas).
— ¿Cuántos piensan que la avaricia es idolatría? ¿Cuántos hermanos piensan que es idolatría? En realidad muy pocas personas la ven así.
— Pero la avaricia es llamada idolatría porque significa que el avaro sirve (adora) al dios mamón. No está rendido a Dios sino al materialismo. No ama a Dios sino al dinero (1 Timoteo 6:10). Está obsesionado con el ferviente deseo de acumular y disfrutar bienes materiales.
— El avaro no busca el bienestar y felicidad que Dios ofrece a los que le sirven. Más bien él busca el bienestar y felicidad en cosas materiales.
— No es fácil definir la avaricia. Todos trabajamos para tener posesiones materiales, pero ¿dónde ponemos el límite? ¿Dónde termina el obtener lo necesario para “el sustento y abrigo” (1 Timoteo 6:8) y dónde empieza la avaricia?
— Entre los pecados mencionados por Pablo es muy probable que la avaricia sea el pecado más peligroso para cristianos. Conviene observar que el avaro se menciona con el fornicario, el idólatra, el maldiciente, el borracho y el ladrón. Esto debe convencernos de lo muy serio de este mal.

I. CRISTO ENSEÑA SOBRE EL AFÁN DE ADQUIRIR POSESIONES MATERIALES
— Mateo 5:29, 30, “Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno”.
— ¿El ojo derecho y la mano derecha representan qué? Algo que para uno es muy precioso, muy deseable, muy importante, pero que puede hacerle pecar y caer, algo que ocupa el primer lugar, el lugar que pertenece a Dios, en la vida.
— Seguramente incluye la idolatría y Pablo dice que la avaricia (el amor al dinero y posesiones materiales) es idolatría porque ocupa primer lugar en la vida.
— Mateo 6:19, “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”. Dice en efecto: depositar el dinero en el banco de Dios en el cielo. (1 Tim. 6:19, “atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna”).
— Mateo 6:24-34. “No podéis servir a Dios y a las riquezas (mamón)”. En este texto Cristo enseña que sus discípulos pueden buscar primeramente el reino de Dios (y esto ciertamente incluye la adoración de Dios en la iglesia el primer día de la semana) y al mismo tiempo tener lo necesario para el alimento y el abrigo.
— En este texto el mamón (riquezas) obviamente se refiere a lo que es más que alimento y abrigo. Los ricos son los que tienen más de lo que es suficiente o necesario de los bienes de este mundo para una vida normal.
— Mateo 7:13, 14, “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”.
— Esta enseñanza indica lo difícil de ser discípulo de Cristo. No hay texto alguno que diga que es fácil ser cristiano. Sobre todo esto quiere decir que debemos poner a Cristo y la iglesia en primer lugar en nuestra vida.
— Esta sencilla enseñanza pone fin a las obras de la carne, incluyendo la avaricia.
— Mateo 16:24, “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”.
— Reconocer que es necesario hacer sacrificios (llevar la cruz de Cristo) para ser su discípulo.
— Si se niega a sí mismo, acabará con todo aspecto de la avaricia y toda obra de la carne (Gálatas 5:19-21).
— Mateo 25:31-46, Cristo dice que si ministramos a los hermanos necesitados, ministramos a Él mismo: “en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”. Siempre hay hermanos fieles en varios países que necesitan ayuda. Nos conviene recordar que al ministrar a ellos estamos ministrando a Cristo.
— Marcos 7:21-23, “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre”.
— Lucas 12:12-21 (el rico necio), “Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. 16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. 17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios”.
— 1. Este rico necio es perfecto ejemplo de la avaricia. Obsérvese que usa mucho el pronombre personal (haré, mis, derribaré, edificaré, diré a mi alma, etc.)..
— 2. En realidad había muchos lugares donde guardar sus bienes porque hay muchos necesitados.
— 3. Dijo “mi alma” pero Dios le dice “esta noche vienen a pedirte tu alma”; es decir, a fin de cuentas, pertenece a Dios.
— 4. Dijo que tenía bienes “para muchos años” pero Dios le dice, “esta noche vienen a pedirte tu alma”.
— 5. Dijo “mis graneros, frutos, bienes” pero al entregar su alma ¿de quién eran sus bienes?
— Lucas 12:33, “Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. 34 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.
— Lucas 14:25-33. Cristo nos enseña que debemos “calcular gastos”; es decir, estudiar con cuidado lo que significa ser cristiano y decidir si en realidad queremos pagar el precio.

II. EL APÓSTOL PABLO ENSEÑA MUCHO SOBRE LA AVARICIA.
— Colosenses 3:5; Efesios 5:5. Pablo dice que la avaricia es idolatría. Y Juan dice “Hijitos, guardaos de los ídolos” (1 Juan 5:21).
— 1 Corintios 10:6, “Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron”.
— 1 Timoteo 3:2,3, “es necesario que el obispo sea irreprensible … no codicioso de ganancias deshonestas … no avaro”.
— 1 Timoteo 6:8-10, “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. ¿De qué consiste el “sustento y abrigo”? Cada cristiano, con su Biblia y oración, decide esto.
— 1 Timoteo 6:17-19. Entonces explica cómo usar las riquezas. “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna”.
— Pablo dice (v. 8), “teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto” y luego habla en el mismo texto (v. 17, 18) de los ricos, los que tienen más que lo suficiente o lo necesario para satisfacer sus necesidades normales y lo que deben hacer con sus riquezas: “Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna”. Tito 2:14; 3:1, 8, 14.
— Efesios 4:28, “El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.” 1 Corintios 12:25, preocupados los unos por los otros. También ayudar a los que no son cristianos. Gálatas 6:10. Ser como el buen Samaritano, ministrar al necesitado sin preguntar sobre su religión.
— 2 Corintios 8:1-5, lo opuesto a la avaricia y una manera muy efectiva para vencerla y evitarla.

III. EJEMPLOS DE LA AVARICIA.
A. Eva. Génesis 3:6, “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella”.
B. Acán. Josué 7:21, “Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos, lo cual codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello”.
C. David. 2 Samuel 11:2-4, “2 Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa. 3 Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo. 4 Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa”.
D. Fariseos. Lucas 16:14, “Y oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él”.
E. Judas. Mateo 26:15, “Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes, 15 y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata”.
F. Ananías y Safira. Hechos 5:1-3, “Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, 2 y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. 3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?”
G. Giezi, siervo del profeta Eliseo. 2 Reyes 5:20-27.

Conclusión.
— Si no borramos toda forma de avaricia del corazón, este ídolo nos destruirá. Mateo 13:22, “El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa”. Jesús habla del “engaño de las riquezas” porque prometen mucho pero no cumplen. Es puro engaño.
— 1 Timoteo 6:6-11, “el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”.
— Romanos 1:28-32, Pablo incluye la avaricia entre otros pecados de los que “no aprobaron tomar en cuenta a Dios” y concluye diciendo que “son dignos de muerte”.
— Efesios 5:3-6, 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia”.
— Recordemos siempre que este estudio tiene que ver con el Juicio Final, con la Vida Eterna y con el castigo eterno en el Infierno de Fuego.
— Por lo tanto, conviene, vale la pena, hacer todo lo que sea necesario para estar bien con Dios para ser salvos en Aquel Día.
————————–

Por: Wayne Partían.

ODESSA, TEXAS.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*