1 CORINTIOS 9: 14 – 27 – “NIÉGUESE A SÍ MISMO” – EL EJEMPLO DE PABLO:

Introducción.

   — Mateo 16:24, “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”.

— ¿Qué debe uno hacer para ser salvo? Creer, arrepentirse, confesar a Cristo y ser bautizado para el perdón de pecados.

— El segundo paso, arrepentirse, incluye “niéguese a sí mismo”.

— Negarse a sí mismo para el beneficio de otros y para el bien de la obra de Cristo. Es lo que Pablo hizo. Nunca hubiera sido candidato para vivir en un monasterio aislado de la humanidad, sino que vivió y trabajó en medio de toda clase de gente para salvarles.

   — Otros dos ejemplos de un espíritu generoso:  Abraham. Génesis 13:7-9; José. Génesis 50:19-21; 2 Corintios 8:1-5.

Egoísmo, avaricia, Lucas 12:15; Hechos 5:1-11; Hageo 1:2-5; Hechos 8:18-23 (Simón el mago, ¿por qué quería ese poder?); 3 Juan 9, 10, Diótrefes (¿por qué quería primer lugar?); David (2 Sam. 11:1-5); Acán (Josué 7:7-10),

 

  1. CRISTO EL PERFECTO EJEMPLO DE LA ABNEGACIÓN DE SÍ MISMO.

   Filipenses 2:5-8, “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”.

— No “se despojó” de ser Dios, cosa imposible, sino que siendo Dios tomó la forma de siervo para ser nuestro perfecto ejemplo, y para dar su vida como sacrificio por los pecados del mundo.

2 Corintios 8:9, “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos”.

Lucas 22:27, “Yo estoy entre vosotros como el que sirve”.

   — Hebreos 2:9, “Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos”.

Hebreos 10:5, “Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo”.

   —

  1. PABLO IMITÓ A CRISTO.

   … 1 Corintios 9:27 … Gálatas 2:20

   — 1 Corintios 9:14, “Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio”. Pablo presenta amplia prueba de esto. Los que predican deben recibir recompensa (salario).

— Sin embargo, 1 Corintios 9:15, “Pero yo de nada de esto me he aprovechado, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo”. Se negó a sí mismo, no aprovechó el derecho de recibir salario de la iglesia de Corinto, porque pensaba que el recibir salario de ellos podría poner obstáculo a su obra entre ellos.

1 Corintios 9:16, “Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!” Dice “necesidad” porque fue escogido por Dios para ser el apóstol de los gentiles.

1 Corintios 9:17, —“Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada”. Pablo recibió mandamiento del Señor de predicar el evangelio. Por eso, él no pudo gloriarse por hacerlo, porque aunque predicó voluntariamente, no escogió a sí mismo para el apostolado sino que fue escogido por el Señor (“la comisión me ha sido encomendada”) y soy un mero mayordomo, un esclavo haciendo la voluntad de otro.

1 Corintios 9:18, “¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio”. Encontró su recompensa en la satisfacción de predicar el evangelio sin recibir salario de ellos. En esto vemos el amor de Pablo por la iglesia de Corinto.

 

III. 1 CORINTIOS 9:19-23, LIBRE DE TODOS – SIERVO DE TODOS.

   — “Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos”. Se refiere a costumbres y prácticas de los judíos que no estaban en conflicto con el evangelio; es decir, no tenían nada que ver con la justificación. Al entrar en cada ciudad fue a la sinagoga. Dijo públicamente “Soy fariseo” (Hechos 23:6). Hechos 18:18, “…habiéndose rapado la cabeza en Cencrea, porque tenia hecho voto”. Hechos 21:26, Entonces Pablo tomó consigo a aquellos hombres, y al día siguiente, habiéndose purificado con ellos …”

— No permitió que Tito, siendo griego, fuera circuncidado (Gálatas 2:3), pero a Timoteo sí lo circuncidó porque su madre era judía. Hechos 16:3, Quiso Pablo que éste (Timoteo) fuese con él; y tomándole, le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego”.

— “a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley”. Citó la literatura de ellos y presentó un argumento usando la inscripción en sus altares (Hechos 17:23, 28). Los hermanos judaizantes querían obligar a los conversos gentiles a ser circuncidados y guardar la ley pero Pablo y Bernabé tuvieron una discusión y contienda no pequeña con ellos (Hechos 15:1, 2).

   — “no estando yo sin ley, sino bajo la ley de Cristo”. Cristo tiene toda autoridad en el cielo y en la tierra (Mateo 28:18); por lo tanto, tiene ley. Santiago 1:25; 2:10. Tiene mandamientos que todos deben obedecer. No hay conflicto alguno entre la ley de Cristo y la gracia de Dios. La gracia “enseña” la ley de Cristo (Tito 2:11, 12).

— Si no estamos bajo ley, no podemos pecar. 1 Juan 3:4, “el pecado es infracción de la ley”.

— “Me he hecho débil a los débiles” – Se refiere a su práctica de no comer lo sacrificado a los ídolos si hubo peligro de hacer caer a los hermanos débiles (hermanos cuya conciencia les condenaba si lo comieron)

 

Conclusión.

   — 1 Corintios 8, 10. Se negó a sí mismo para el beneficio de otros y la obra de Cristo.

— En todo esto se negó a sí mismo “para que de todos modos salve a algunos”. Pablo no se negó a sí mismo como los que viven aislados en algún monasterio. Más bien lo hizo asociando con la gente de toda clase para ganarles para Cristo. Se negó sí mismo para la salvación de otros.

— “Y esto hago por causa del evangelio para hacerme copartícipe de él”. Juan 4:36, “Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*