Ansiedad de Pablo en Troas:

Los cristianos hemos decidido entregar nuestra vida al Señor. Nuestra meta es vivir cada día para gradarle haciendo su voluntad, también buscar oportunidades para compartir con otros su evangelio. Estas dos cosas son muy importantes. Cuando Saulo se convirtió al Señor vino a hacer el apóstol Pablo, hizo un cambio total en su vida, paso de perseguidor a predicador del evangelio, de odio a amor, de fanatismo a entrega total a su Señor. Pero, tuvo momentos en su vida que le impidieron estos deberes y responsabilidades. ¿Qué seria?. ¿Cómo podía un apóstol no querer predicarle el evangelio a alguien? Aun teniendo la oportunidad, leamos:
2 Corintios 2:12-13: “Cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, aunque se me abrió puerta en el Señor, no tuve reposo en mi espíritu, por no haber hallado a mi hermano Tito; así, despidiéndome de ellos, partí para Macedonia.”
Deseaba noticias de los hermanos de Corintio, porque les acababa de enviar la primera Carta y quería saber cómo habían reaccionado. Al no tener esas noticias su espíritu no tubo reposo.
Ahora leamos 2 Corintios 7:5-10:“Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores. 6Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; 7y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de manera que me regocijé aun más. 8Porque aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristó. 9Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte. 10Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.”
Ahora además de que su espíritu no tiene reposo ahora se le suman sufrimientos en su cuerpo. Pero de ambos sufrimientos lo consoló el Señor con las noticias que trajo Tito de los hermanos en Corinto. Tito le hizo saber que los hermanos de Corinto lo amaban, que habían llorado, y que tenían buena disposición. Todo esto los había llevado al arrepentimiento para vida. Que gran amor tenía Pablo por los hermanos, era tanta su preocupación que no miro sentido seguir llevando otros a Cristo sin saber que los que ya estaban estarían dispuestos a arrepentirse. Veamos 2 Corintios 11:28: “y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.”
Aprendamos algunas aplicaciones para nosotros:
Hay momentos es que las enfermedades, pruebas, tristezas, angustias, hacen tanta presión en nuestro espíritu que podemos creer que no tiene sentido seguir adelante, como escribió el salmista: Salmos 31:9: “Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia; Se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo.” Pero es ahí cuando Dios nos consuela con su Palabra, leamos Filipenses 2:1-2: “Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.”
Tengamos presente que sufre nuestro espíritu y también nuestro cuerpo; pero a ambos nuestro Dios le aplica la misma medicina. Nunca perdamos nuestra fe y nuestra confianza en nuestro buen Dios. Leamos Salmos 119:25: “Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra.”; Salmos 119:25: “Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra.”
Vivir para agradar a Dios debe ser nuestra mayor prioridad y compartir el evangelio con todos los que nos rodean es un privilegio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*