APATIA E INDIFERENCIA UNA ENFERMEDAD MORTAL:

INTRODUCCION:
A. ¿Que es la indiferencia espiritual? Es una cualidad o actitud de las personas que no demuestran interés por las cosas de Dios, no les atrae nada de lo espiritual.
B. La palabra apatía viene del griego formada de α (a = prefijo de negación) y παθος (pathos = emoción, sentimiento), o sea se refiere a alguien “sin sentimientos”. Es decir “indiferencia de ánimo”.
C. Es un estado psicológico de indiferencia en que el individuo no responde a aspectos de la vida emocional, social espiritual o física. Se representa por pasividad, pereza, indiferencia, perdida de interés, indolencia, abandono y falta de importancia.


D. La persona apática nunca ve la necesidad de hacer las cosas, siempre cuestiona o simplemente no obedece, la persona apática, siempre antepone sus gustos y debilidades de su carne ante sus responsabilidades, si tiene sueño se duerme, no importa si esta en el trabajo, en la universidad, en una exposición o en la iglesia. El Indiferente o apático no muestra preferencia por nada, no muestra afecto o interés por nada, no le interesa que se haga de una u otra manera.
E. La Persona Indiferente es completamente neutral en todos los ámbitos, nunca quiere escoger nada, nunca piensa en hacer algo al respecto, siempre está esperando y muchas veces se justifica o se excusa para evitar comprometerse en algo.
F. Esta persona nunca quiere leer la biblia, nunca quiere orar, nunca quiere evangelizar, todo absolutamente todo le da lo mismo.
G. Para el indiferente es igual el orar o el no orar, le es igual pecar o dejar de pecar, el no ve la necesidad de hacer algunas cosas, todo lo cuestiona y no ve la necesidad de por qué hacer las cosas diferentes.
H. Este indiferente siempre esta criticando, siempre esta murmurando, siempre está en contra de los que están a favor y a favor de los que están en contra siempre lleva la contraria en todo.
I. Pablo se entristecía porque el pueblo de Dios se descarriaba. El advirtió: “Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; Que solo piensan en lo terrenal” Filipenses. 3:18-19. La palabra griega para “llorando” significa aquí “el suspiro en voz alta y penetrante salido de un corazón quebrantado”. El ver a los creyentes volverse a las cosas terrenales, rechazando el sacrificio de la cruz, quebrantaba el corazón del apóstol Pablo a tal punto que se estremecía con la tristeza de Dios. No era una desesperación silenciosa ni un suspiro de resignación por el descarriado, sino un grito alto, penetrante y conmovedor de un hombre al entrar en la tristeza de Dios por sus hijos descarriados.
J. El Indiferente no hace caso a la amonestación, se endurece y no cambia sino que se queda estático, duro; y si esta pecando, permanece pecando; nunca cambia su manera de pensar (no se arrepiente). “Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.” Proverbios.28:14.

I. ¿COMO DEMOSTRAMOS LA APATIA E INDIFERENCIA?.
A. Amos pronuncio una advertencia sobre Judá e Israel por estar “reposados en Sion” Amos.6:1. La adoración de Israel era exterior y no sentida, y Dios dijo, “Aborrecí, abomine, vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas, no los recibiré, ni mirare a las ofrendas de paz de vuestros animales engordados” Amos.5:21-22. Esto sucedió durante un tiempo de materialismo, lujuria y comodidad. Amos.6:3-6.
B. Algunos términos que según sea la gravedad de la apatía:
1. Acidia: Falta de esfuerzo o dedicación para la realización de las tareas necesarias o prescritas.
2. Desgano: Falta de ganas, de deseos de hacer algo. Consecuencias de la apatía o indiferencia de ánimo.
C. La apatía te deja sin fuerzas, te quita el sabor de la vida, elimina tu alegría. Las personas apáticas no viven, al contrario, casi vegetan. Victoria y derrota significan lo mismo para el que está en este estado. Es como ver el mundo con lentes sucios: se ve todo nublado y manchado. Todo es aburrimiento, y nada es mejor que nada.
D. La apatía mata el estudio personal de la Biblia. Pablo dijo: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” II Timoteo.3:15. Los apáticos e indiferente no van a querer estudiar la Biblia ni por un momento.
E. Los Hebreos fueron amonestados por su fracaso en estudiar: “Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuales son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche y no de alimento sólido” Hebreos.5:12. Muchos miembros de la iglesia hoy son ignorantes de lo que la Biblia enseña porque no toman tiempo para el estudio personal de la Biblia. Esto conduce a la apatía. Israel fue destruido por falta de conocimiento. Oseas.4:6. Y la apatía nos destruirá como su pueblo en esta generación, sino retornamos para estudiar nuestras Biblias, porque un pueblo ignorante no puede discernir el bien ni el mal. Hebreos.5:14. Cuando la iglesia está llena de apatía e ignorancia puede ser llevada a todo tipo de error por los falsos maestros I Juan.4:1-2; II Juan.9-11. Sino miremos a muchas iglesias de Cristo que ya están permitiendo el instrumento musical en la adoración a Dios, y si seguimos con esta apatía e indiferencia muchas más seguirán el mismo camino. Despertemos de este mal y de este sueño de la apatía e indiferencia que hay. Romanos.13:11.
F. La apatía mata la oración y la confianza en Dios. Dios quiere que su pueblo sea un pueblo de oración I Tesalonisences.5:17; Lucas.18:1. Un pueblo que ande en El diariamente y confíe en El para toda necesidad Mateo.6:11-13; Filipenses.4:6; Mateo. 6:25-33. Una persona que es apática y no siente necesidad de Dios no orara nunca le va dar sueño pereza orar y no vera la importancia tan grande de la oración en la vida del cristiano.
G. La apatía mata el deseo para visitar al enfermo. Mateo.25:36. Para hacer obra personal Hechos.8:4. Y para asistir fielmente a los servicios de la iglesia. Hebreos. 10:25. La apatía lleva a la obra y crecimiento de una congregación a una completa paralización, y luego a un declive hacia aquello que causara a la congregación desaparecer de la comunidad si no hay un completo cambio de actitud hacia el arrepentimiento.
H. La apatía mata el deseo de ofrendar generosamente de nuestros medios. Las personas no serán generosas y así mismas sacrificadas por aquello que hacia lo cual son indiferentes. Los cristianos deben ofrendar liberalmente de aquello que el Señor les ha proveído para su uso. II Corintios.9:6-7; Lucas.6:38.
I. La apatía debilita la predicación del evangelio. Un grupo apático de personas que se sientan y escuchan la predicación del evangelio y no son movidos para realizar los cambios en sus vidas, o entregar el servicio debido a Dios MORIRA, y algunas congregaciones apáticas a través de todo el país están AGONIZANDO! La apatía desanima a los pecadores de obedecer el evangelio en una y otra comunidad. Esta también tiene un efecto malo sobre hombres que predican el evangelio. Muchos son desanimados mas allá de lo que las palabras pueden provocar Y luego se oye decir entre los hermanos: “Yo no sé porque no estamos creciendo” “Yo me pregunto por qué el hermano así y así se cambio de lugar” Yo les diré porque hermanos por la APATIA! la apatía, la apatía Esta es la razón
J. La apatía desanima la obra de la iglesia. Los ancianos en una y otra congregación están desanimados porque ellos reciben poco o ningún estimulo de las congregaciones apáticas en las que se esfuerzan por dirigir: los diáconos son desanimados, los maestros de clases bíblicas son desanimados debido a la falta de envolvimiento y cuidado a las clases que enseñan, los estudiantes no preparan sus lecciones, y los padres no vigilan que sus hijos tengan lecciones preparadas. Todo esto lo produce la apatía. ¡Que vergüenza!
K. El origen de la apatía espiritual no difiere mucho de la apatía común. Surge del acomodamiento, de la insatisfacción y de la falta de confianza. Ella puede nacer por variadas circunstancias.
L. Falta de comunión con Dios, sin la comunión que proporciona la oración, la lectura de la Biblia y el descubrimiento de sus tesoros, todo es monótono, todo es igual, y la apatía espiritual comienza a aparecer.
M. Falta de compromiso, no observa las leyes de Dios, yendo a la iglesia simplemente por ir, o para ver personas, todo comienza a perder sentido rápidamente. No le interesan sus promesas, no piensa que Cristo volverá, no le interesa predicar, no se goza.
N. Falta de fe, cuando perdemos la fe pensamos que Dios no hará esto o aquello, por creer que hacer algo o no hacer algo no es importante, por creer que las personas son como son, por creer que las promesas de Dios no son para ahora, por creer que los tiempos cambiaron y la Palabra de Dios también, entonces hacemos muchas cosas erradas, y es el motivo por el cual también dejamos de hacer muchas cosas y nos transformamos en insípidos para el mundo, nulos para las actividades. Dejamos de ser la sal de la tierra. Mateo.5:13.
O. La indiferencia ante Dios, nace de nuestro egoísmo; del egoísmo que nos lleva a pensar que lo único que vale la pena es vivir para nosotros mismos, para conseguir lo que deseamos, lo que nos parece importante, lo que nos coloca por encima de los demás, lo que nos distingue del común de la gente, lo que nos acredita como los mejores en cualquier cosa que sea menos para lo espiritual. Queremos ser los mejores los admirados en lo material, pero para lo espiritual no.
P. Indiferencia ante Dios, a quien pretendemos sacar de nuestra vida, como si no existiera, porque su presencia nos estorba, pues es exigente, nos limita a seguir pecando y nos señala un camino para seguir, del cual no nos gusta.
Q. Indiferencia a sus mandamientos, porque hacemos lo que nos venga en gana y no lo que El nos manda o lo hacemos cuando nos plazca.
R. Indiferencia a la obra, porque nos cansa caminar, porque nos quema el sol, porque me moja la lluvia, o solo porque me da flojera.
S. La indiferencia endurece nuestro corazón y nuestras entrañas, y poco a poco va convirtiéndonos en máquinas de producir dinero, triunfos profesionales, honores sociales, al costo que sea. Lucas.12:16-21.
T. La apatía nos causa ser de una mentalidad carnal. Pensar en las cosas de la carne, dedicar nuestro tiempo y atención a las cosas de esta vida. La iglesia en Corinto era carnal; estaban llenos de envidia, rivalidad y divisiones, y andaban como hombres del mundo. I Corintios.3:1-3. Muchos en la iglesia hoy son materialistas, constantemente buscando mas lujo y placer y al igual que en la iglesia en Laodicea, dicen “soy rico”, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tu eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.” Apocalipsis.3:17. Ellos son apáticos a lo espiritual, y han puesto su amor en las cosas de la tierra. Colosenses 3:2. Más no saben que todo eso es vanidad de vanidades y que no los va a llevar al cielo, sino a su destrucción espiritual perdiendo su alma por una eternidad.

II. ALGUNAS CAUSAS DE LA APATIA E INDIFERENCIA.
A. Algunas causas de la apatía son los “afanes de este siglo”, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas Marcos.4:19. Es la casa es una y otra iglesia. Los afanes nos motivan a la apatía y la indiferencia. Lucas.10:38-42. Muchos no se reúnen porque están haciendo los quehaceres de su casa, lavar planchar, cocinar, de viaje.
B. Muchos en la iglesia hoy son apáticos debido a las malas compañías que ellos mantienen. Pablo dijo: “No erréis, las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” I Corintios.15:33. Muchos en la iglesia necesitan empezar a mantener compañías con sus hermanos y detener la carrera con los hijos de este mundo, porque sus compañías mundanas les están destruyendo espiritualmente.
C. Lo que nos causa la apatía o indiferencia es que nos hace tibios y nos engaña sobre la real condición ante Dios. Apocalipsis.3:15-17. Nos vuelve estériles en llevar fruto para Dios. Romanos.7:4; Juan.15:8; Marcos.4:19. Nos causa ser mala influencia entre los hermanos, nuestra apatía “infecta” a otros, I. Corintios.5:6. Esta tiene mala influencia en la iglesia local; la apatía convierte a la influencia en el mundo; los hombres ven nuestra indiferencia y saben que no es la forma en la que los cristianos deberían actuar.
D. La indiferencia o apatía nos hace volvernos cada vez más sobre nosotros mismos, y al hacerlo, va empequeñeciéndonos hasta que nos hace irreconocibles como cristianos aún para nuestros familiares y amigos más cercanos.
E. La indiferencia o apatía nos vuelve ciegos, sordos, mudos y paralíticos, sin que nos demos cuenta de ello.

CONCLUSION:
A. La apatía e indiferencia es como cualquier enfermedad en el mundo, sino buscamos la cura rápido vamos a morir espiritualmente.
B. Dejemos la apatía e indiferencia a un lado para poder servir a Dios y no tener ningún obstáculo en nuestra vida espiritual.
C. Despertemos de esta enfermedad y combatámosla antes que sea muy tarde.

MARIO JAVIER MORENO CHAVEZ.
APARTADO POSTAL: CJ- 02.
MANAGUA- NICARAGUA. C.A.
www.compralaverdadynolavendas.com
05 de julio de 2014.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*