Autoridad— Su necesidad:

Introducción:
El hombre reconoce la necesidad de la autoridad en el hogar, escuela, negocios, etc. Seguramente que también se necesita en religión.
Autoridad es el derecho de ejercitar poder veamos:
Mateo 9:6: “Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa.”
Mateo 21:23: “Cuando vino al templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se acercaron a él mientras enseñaba, y le dijeron: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿y quién te dio esta autoridad?”
2 Corintios 10:8: “Porque aunque me gloríe algo más todavía de nuestra autoridad, la cual el Señor nos dio para edificación y no para vuestra destrucción, no me avergonzaré;”
El poder de gobernar o poder que alguien tiene para que se le obedezca; Veamos:

Mateo 28:18: “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.”
Juan 17:2: “como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste.”
Judas 25: “al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.”

Veamos cuatro definiciones de la palabra según Thayer:
1. Poder de escoger, libertad de hacer lo que a uno le plazca.
2. «Poder mental y físico»; la habilidad o fuerza que uno posee. El poder de autoridad (influencia); Mat 21:23. El poder de aquella persona a cuyas leyes otros tienen que someterse, como en Mat 28:18-19.
3. El poder de esforzar obediencia; el derecho de mandar o actuar; una persona quien tiene ese derecho o poder. Una influencia que produce respeto y confidencia.
4. Poder legal y apropiado; dominio, jurisdicción.

Actuar con autoridad simplemente quiere decir que uno tiene jurisdicción o que actúa por una orden o instrucción de alguien que tiene derecho de poder legal.

Uno tiene que reconocer la necesidad de la autoridad y también tener respeto por ella una vez que ha sido establecida o reconocida.
1. LA NECESIDAD DEL HOMBRE DE LA AUTORIDAD EN EL CAMPO RELIGIOSO.

1. Los principales sacerdotes y los ancianos de los judíos reconocían la necesidad de la autoridad.
2. “Ellos le preguntaron a Jesucristo: ¿Con que autoridad haces esas cosas y quien te dio esa autoridad?» (Mat 21:23-27).
3. La pregunta encierra dos cosas:
4. Que ellos reconocían la necesidad de autoridad en religión.
5. Que esa autoridad debe de provenir de alguien que tiene todo el poder de otorgarla… «Quien te dio esa autoridad».
6. Jesús les contesto con una pregunta: «¿De donde era el bautismo de Juan del cielo, o de los hombres?».
7. Su contestación establece que solamente hay dos clases de autoridad: Cielo y hombre (Divino y humano).
8. Esta verdad todavía existe hoy.
9. Algunos Niegan Que La Autoridad De Dios Es Necesaria Para Todo Lo Que El Hombre Haga En Religión.
10. Esta es la actitud de aquellos que:
11. Buscan la autoridad de ellos mismos: Jeremías 10:23; Pro 14:12.
12. O la de otros hombres: Col 2:20; Mat 15:7-9.
13. Esta actitud ha plagado la Iglesia del Señor en esta generación.
14. Practican cosas por las que no hay ninguna autoridad en las Escrituras. Dicen: No necesitamos autoridad para todo lo que hagamos.
15. Esto es completamente contrario a nuestra prácticamente de mencionar libro, capitulo y verso para todo lo que hagamos.
16. Al no reconocer el principio tan básico de la autoridad en religión, demuestra que hemos fallado en aprender «Cual es la aceptabilidad del Señor». Podemos actuar sin la autoridad de Dios, pero así no lograremos la aprobación de Dios (2 Juan 9-11).
1. NECESIDAD DE LA AUTORIDAD DIVINA ILUSTRADA EN EL VIEJO TESTAMENTO:

1. Caín y Abel. Génesis capitulo 4 (primer libro del V.T).
2. Abel actuó de acuerdo a la autoridad de Dios (Heb 11:4; Rom 10: 17). El actuó por Fe; y como la fe viene por oír la palabra de Dios, se infiere que Dios le dijo lo que él debía de ofrecerle.
3. Caín rechazo lo que Dios les había mandado y lo sustituyo con su propia opinión
4. El no estaba autorizado a decretar su propio sacrificio; por lo tanto su sacrificio fue rechazado.
5. Su sacrificio no fue aceptado por Dios porque El no lo había mandado.
6. Nadad y Abiú actuaron sin la autoridad de Dios cuando ellos ofrecieron fuego extraño. Levíticos 10:1-2 (Porque Dios no lo había autorizado).
7. NOTA: «que EL nunca les mando», (verso 1). Ellos tenían que tomar brasas de fuego del altar de delante de Jehová (Levíticos 16:12).
8. Esto demuestra que ellos no tenían jurisdicción, orden o instrucción, ni legalidad o poder para usar el fuego que ellos usaron.
1. Es posible que pensaran que no necesitaban ninguna autorización.
2. Recomendamos que actuar con autoridad simplemente quiere decir que uno tiene jurisdicción, o que uno actúa por órdenes o instrucciones que se han recibido de quien tiene el poder de hacerlo. Que se tiene permiso.
3. Usías actuó sin la autoridad divina al querer quemar incienso (2 Crónicas 26:16-20; Éxodo 30:1-10).
4. El quemar incienso era una buena obra que Dios había autorizado, pero era una obra que a el no le correspondía (verso 18).
5. La autoridad divina solamente había autorizado a los sacerdotes a quemar incienso (Éxodo 30:1-10).
6. Cuando Usías actuó sin la autoridad divina, el, así mismo, originaba o constituía su propia autoridad. El no poseía ese poder, solo Dios.
Conclusión:
De esta lección debemos de haber aprendido:
Que tenemos que tener en religión autoridad para todo lo que hagamos.
Hay dos orígenes de autoridad: La Divina y la Humana.
No está en el hombre el dirigir sus propios pasos.
Podemos adorar a Dios y todavía podríamos estar equivocados.
En la adoración, una cosa no está correcta porque pensamos que sí.
Cuando Dios Nos Dice Lo Que Hay Que Hacer, No Es Necesario Que Nos Diga Lo Que No Hay Que Hacer.
Las cosas que se escribieron antes (Romanos 15:4).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*