BENDITA TÚ ENTRE LAS MUJERES

TEXTO: LUCAS.1:28.

INTRODUCCIÓN:

  1. Hace como dos mil años, él Ángel Gabriel pronunció estas palabras a una joven piadosa del pueblo de Nazaret.
  2. En el transcurso de los siglos desde el nacimiento de Jesús los conceptos respectos a María han tomado dos extremos:
  3. Por un lado hay quienes la exaltan al mismo nivel que Jesús.
  4. Por el otro lado, la ignoran a tal punto que no recibe el respeto que merece.
  5. Los dos extremos son Incorrectos.

I. MARÍA NO ERA PERFECTA, SIN PECADO, COMO ALGUNOS AFIRMAN.

  1. Todos los descendientes de Adán pecaron. Rom.5:12. María no fue ninguna excepción, sin duda ella luchaba con las mismas tentaciones que nosotros.
  2. De no haber sido asi, todos hubiéramos visto una diferencia clara entre la santidad de María y de las demás personas de su alrededor.
  3. La gente hubiera esperado algo especial de ella. Los que mejor la conocían no se hubieran extrañado de que Dios la escogiera para ser madre del Mesías, pero aún José reconoció en ella la posibilidad de alguna falta moral. Mat.1:18-20.
  4. Si María hubiese sido consciente de la diferencia entre ella y los demás.
  5. Al ser así hubiera estado esperando una misión especial, pero la Biblia nos da a entender que la llegada de Gabriel y la noticia que él trajo la tomaron por sorpresa: “Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba que salutación sería esta”. Lucas.1:29.
  6. La respuesta de María indica que ella no sospechaba ninguna virtud especial en su persona que la calificará para ser la madre del Mesías. Lucas.1:38.

II. MARÍA FUE FAVORECIDA Y BENDITA ENTRE LAS MUJERES, NO “SOBRE” ELLAS.

  1. La palabra favorecida- “KECHARITOMENE”- Significa dotada de gracia, enriquecida con gracia, como Ef.1:6.
  2. Estas palabras de Gabriel concuerdan con todo el resto de las escrituras, María de entre las miles de mujeres judías fieles, fue la escogida para dar a luz al Mesías.
  3. Solo una persona en la historia del mundo pudo recibir este honor. Es correcto que nosotros reconozcamos la importancia de su lugar en el plan de Dios.
  4. María misma profetizó: “Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones”. Lucas.1:48.
  5. Bienaventurada- Felicitar, Elizabet ya le había pronunciado una bienaventuranza. Lucas.1:45. Aparece otra en. Lucas.11:27. Pero esto es algo muy distinto de la adoración de María.
  6. La bendición de Dios en la vida de María obviamente dependía de su misión humilde, voluntaria y alegre al hacer la voluntad de Dios. Lucas.1:38.
  7. A través de la historia y hasta el dia de hoy, todas las mujeres piadosas que han tenido esa misma actitud sumisa y ese deseo ardiente de servir a Dios han sido “Benditas entre las mujeres”.
  8. Jesús repitió este concepto durante su ministerio. En una ocasión, mientras enseñaba, una mujer de entre la multitud prorrumpió en palabras de alegría y alabanza a Jesús.
  9. El sentido de sus palabras era: “Que bendición sería ser la mujer a la que usted llama madre”. Jesús no negó que ella tuviera razón, pero dijo: “Antes bienaventurado los que oyen la palabra de Dios, y la guardar”. Lucas.11:27-28.
  10. En otra ocasión, alguien le dijo: “He aquí tú madre y tus hermanos”. La respuesta de Jesús seguramente sorprendió a todos. “¿Quien es mi madre y quienes son mis hermanos?. Todo aquel que hace la voluntad de mi Padre”. Mat.12:47-50.
  11. En estos dos ejemplos, Jesús no menospreciaba a su madre, ni implicaba que no fuera importante hablar con ella, más bien hacia hincapié a las siguientes verdades:
  12. Las condiciones que aseguraron las bendiciones de Dios para María, pueden cumplirse por todos aquellos que tienen un profundo deseo de hacer la voluntad de Dios.
  13. Para los que cumplen con estas condiciones les esperan bendiciones iguales o aún más grande que las que experimento María.
  14. Dios no hace acepción de personas entre los que son fieles. En otras palabras, no existen niveles de importancia, rango o posición en la familia.

III. MARÍA NO TIENE UN LUGAR SOBRESALIENTE EN LA BIBLIA.

  1. Por cierto la Biblia habla poco de María, después de que Jesús la entregó al cuidado del apóstol Juan. Juan.19:27. Solo una vez más leemos de ella en la Biblia. Hechos.1:14.
  2. En todas sus epístolas Pablo no habla nada de ella, tampoco Santiago hace mención de ella, aunque era hijo de ella.
  3. Juan, él que la cuida después de la muerte de Jesús nunca hace mención de ella. El enfoque claro y céntrico de todas las cartas es él Cristo exaltado.

IV. MARÍA AL IGUAL QUE USTED Y YO NECESITÁBA UN SALVADOR.

  1. Veamos las palabras de María misma: “Entonces María dijo: engrandece mi alma al Señor y mi Espíritu se regocija en Dios mi salvador”. Lucas.1:46-47.
  2. El mismo concepto de salvación, reconoce el hecho de que los hombres estan perdidos.
  3. Cuando María habló de Dios su salvador. ¿A que salvación se refería sino a la de su propia alma?.
  4. María admitió francamente que era una pecadora y que era Dios quien suplió su salvación.

CONCLUSIÓN:

  1. María fue una mujer humilde, y por eso Dios la escogió para que diera a luz al Mesías.
  2. Nosotros debemos respetarla como mujer que hizo la voluntad de Dios, pero no debemos adorarla, por que solo Dios recibe adoración. Mat.4:10.

¡QUE DIOS NOS BENDIGA A TODOS!

MARIO JAVIER MORENO CHÁVEZ

VILLA REVOLUCIÓN, SECTOR: “A”

ANDEN: 7, CASA: 1525-26.

MANAGUA- NICARAGUA.

FECHA: 28-9-2000.