BONDAD Y FIDELIDAD:

Por: Steve Wallace

Aunque la bondad y la fidelidad son ambas importantes, Steve afirma que la fidelidad nos llama para un compromiso más grande que la bondad.
Salomón escribió, “Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?” (Prov 20:6). La “bondad” tiene varios significados. Significa “misericordia” en Proverbios 19:22. Este trato hace a una persona agradable. De acuerdo con nuestro proverbio “Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad,”. Salomón no discute esto. Las personas de Dios en ambos testamentos han sido llamadas para mantener buenas obras (Lev 19:1-37; Tito 3:8). Aun así, la sección de este proverbio en la que nos enfocaremos es el adversativo “pero”. Algo más debe ser considerado.
Enfocándonos en la segunda mitad de nuestro proverbio, la palabra clave es “hallara”. Va más allá de lo que las personas podrían decir de sí mismos a lo que descubrimos que son en realidad. Nuestro proverbio dice que es fácil encontrar personas que proclamen su propia bondad, pero implica que la fidelidad en una persona, ya sea a Dios o al hombre, es algo difícil de encontrar.
Pausemos un momento para tener un mejor entendimiento de un hombre fiel.
Algunas características del hombre fiel.
Un hombre fiel no miente (Prov 14:5). Aunque mentir pueda hacer fácil nuestro camino en muchas situaciones, un hombre fiel no participa en eso. Un hombre fiel será fiel en problemas de menos importancia. Los dos sirvientes que multiplicaron sus talentos, se les fue dicho por su amo, “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré” (Mat 25:21,23). Jesús dijo, “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel;” (Luc 16:10).
Un hombre fiel les enseñara a otros lo que ha aprendido de la palabra del Señor (2 Tim 2:2). Solo el evangelio de Dios tiene el poder para salvar (Rom 1:16; Marc 16:15). Debe enseñarse fielmente a los perdidos y errados a creer y obedecer. Por lo tanto debe ser enseñado así como fue entregado a los apóstoles y a los profetas por el Espíritu (Efe 3:3-5; 1 Cor 11:23; 15:3; Gal 1:1, 11-12).
Un hombre fiel obedece a Dios (Luc 19:13-16). Los hipócritas toman el camino fácil pretendiendo obediencia pero practicando la desobediencia. Después de todo, la desobediencia podría ser excusada hasta el día final. Sobre sus responsabilidades ante Dios, Pablo escribió, “Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.” (1 Cor 4:5). La fidelidad de Pedro y Juan es vista claramente en sus palabras a los líderes judíos: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.” (Hech 5:29). El hombre fiel obedece a Dios incluso cuando es difícil hacerlo.
Las palabras de nuestro proverbio implican que la fidelidad nos llama a un compromiso más grande que la bondad. Con esto en mente, veamos algunos ejemplos relevantes.
La bondad y la fidelidad a la vista de Dios.
En Mateo 7:21-23, Jesús hizo una clara diferencia entre el que dice, “Señor, Señor” y el que “hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. Muchos proclamaran su propia bondad en el último día (v. 22). En lugar de reconocerlos como fieles, Jesús los reconoce como hacedores de maldad (v.23). Él no negó sus buenas obras. El problema es de intención, ellos no fueron fieles a Su palabra y no hicieron la voluntad de su Padre.
La bondad y la fidelidad a los ojos de Dios y del hombre.
Consideremos lo que Pablo cuenta de su confrontación con Pedro: “Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?” (Gal 2:11-14).
Muchas personas buenas podemos incluir en este pasaje, incluyendo a Bernabé quien era un “varón bueno” (Hech 11:24) Sin embargo, había solo un hombre fiel en el asunto tratado en el pasaje (v. 11, 14). No ayudamos a hombres buenos que se extravían yéndonos con ellos o quedándonos callados. La fidelidad, a la vista de Dios y de los hombres, es vista al ayudar a los demás que se extravían a entender su error.
Considere la exaltación de Pablo a Onesiforo quien probo ser un verdadero amigo: “Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes. Tenga el Señor misericordia de la casa de Onesíforo, porque muchas veces me confortó, y no se avergonzó de mis cadenas, sino que cuando estuvo en Roma, me buscó solícitamente y me halló. Concédale el Señor que halle misericordia cerca del Señor en aquel día. Y cuánto nos ayudó en Éfeso, tú lo sabes mejor.” (2 Tim 1:15-18).
En el verso 15, Pablo no está diciendo que todos aquellos en Asia se alejaron del Señor, más bien, se habían alejado de él. El reporto luego, “En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.” (2 Tim 4:16). Quizás Pablo les había escrito a algunos de ellos, pidiendo su presencia. Recordemos que Éfeso estaba en Asia. Recordando las lágrimas que fueron derramadas cuando Pablo hablo con los ancianos de Éfeso (Hech 20:36:38), es difícil creer que las cosas que el describió allí ¡sucedieron! Cual sea el caso, seguro que había muchos hombres buenos incluidos en aquellos que Pablo menciono en el verso 15, pero solo hubo uno en este pasaje que fue fiel a él como amigo y hermano.
Fidelidad.
La fidelidad controla el conducto. Pablo estaba sorprendido por el hecho de que el resto de los hermanos en Antioquia se hubieran hecho del lado de Pedro en su hipocresía. Onesiforo no fue controlado por la opinión de los demás. Cuando somos fieles a Dios, la verdadera bondad saldrá naturalmente.
En el matrimonio, un compañero fiel es preferible a un compañero bueno. Los cristianos a veces se casan con no-cristianos. En algunos casos, he escuchado decir: “Él es un buen hombre, solo no es cristiano”. Algunos de estos matrimonios terminan con el esposo dejando a la esposa. Muy seguido, un compañero es bueno con su pareja solo mientras quiera hacerlo. Recordemos la enseñanza de Jesús en Mateo 19:4-6. Jóvenes, escuchen cuidadosamente las palabras de esa persona con la que llevan una relación seria. Si esa persona le miente a alguien, reconozcan el peligro verdadero que él/ella pueda mentirte a ti, a pesar de los votos matrimoniales que hagan. Busquen fidelidad primero.
La fidelidad hace una buena vida. Muchas personas quieren vivir bien, disfrutando de buena salud, larga vida, buenas relaciones, muchas posesiones etc. Jesús dijo, “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mat 6:33). Como el contexto muestra, “estas cosas” se refiere a las necesidades de este mundo (v. 25-32). La fidelidad es buscar primero el reino de Dios y su justicia. Nos da esperanza y hace que valga la pena la vida, sin importar cuál sea nuestra fortuna en esta tierra (Mat 25:21).
Aquellos en el error necesitan hombres fieles para ayudarlos y corregirlo (Gal 2:11-14). Ellos no necesitan que los demás proclamen su bondad. Ellos necesitan hermanos fieles que los arrebaten del fuego (Judas 23).
La fidelidad en una persona es vista en: en el matrimonio, como padres, en la iglesia, en el trabajo, etc. Como notamos arriba, Salomón escribió, “Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?” Por sus obras los conoceréis.
La fidelidad es una responsabilidad personal en donde se requiere del cristiano ser diferente de aquellos a su alrededor. Se requiere del cristiano ser diferente de otros cristianos. La fidelidad a Dios es la llave para ser la luz en la iglesia y en el mundo.

Traducido por: Eula Vásquez.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*