CONFUNDIENDO EL PROPÓSITO DE LA IGLESIA:

Efesios 1:22-23
Por Israel Zavala
INTRODUCCIÓN
• Cualquiera de nosotros sabe que el propósito de un restaurant es vender comida no medicamentos, que el propósito de un hospital es para ayudar a las personas con problemas de salud no para reparar automóviles, que el propósito de un banco es para hacer movimientos de dinero no vender pastura. Si alguno de estos negocios se involucre en la venta de estos otros productos seguramente va a descuidar el verdadero propósito para el cual fue establecido.
• Tristemente hoy en día muchas personas no confunden el propósito de un restaurant, ni el propósito de un hospital, ni el propósito de un banco, ni el propósito de una tienda de autopartes, PERO SI confunden el propósito de la Iglesia que el Señor Jesús edificó.
• Cuando platicamos con las personas uno puede percibir la ignorancia y confusión que muchos tienen con respecto a la obra y propósito que Cristo le ha encomendado a su Iglesia. Y gran culpa la tiene el mundo religioso que en su afán de ganar adeptos ofrecen toda clase de productos y servicios que Jesús no mandó.
I.- NO ES ENTRETENIMIENTO Y RECREACIÓN
• Hoy en día la gente pregunta ¿Qué actividades hay en tu Iglesia? ¿Hay campamentos? ¿Hay obras de teatro? ¿Hay funciones de cine? ¿Hay equipo de futbol? ¿Tienen canchas deportivas? ¿Hay juegos para niños?, ¿Hacen rifas, kermeses, loterías? ¿Posadas navideñas? etc., etc. Es una pena ver como el concepto de la Iglesia se ha distorsionado tanto y cómo la gente ya no concibe en su mente una Iglesia que no fomente actividades sociales y recreativas, o que se niegue a participar en tales cosas. “Que Iglesia tan aburrida” dicen algunos.
• Y es que lamentablemente, para muchos el evangelio puro de Jesucristo NO ES suficiente. Según ellos para rescatar a las personas del mundo se requiere mucho más. Para mantener a las personas en la Iglesia se requiere mucho más, de tal manera que es muy común ver gente religiosa, muchos que aun dicen ser cristianos, tratando de promover o fomentar actividades recreativas, actividades deportivas, diversión, shows, espectáculos, etc. como actividades propias de la Iglesia.
• ¿Es malo el entretenimiento? ¿Es malo divertirse? ¿Son malas las actividades de esparcimiento y de recreo? Por su puesto que no, por el contrario, son buenas siempre y cuando sean actividades sanas. El problema está cuando queremos que la Iglesia sea la encargada de promover y organizar este tipo de actividades, cuando queremos que la Iglesia sea una Iglesia divertida, cuando queremos que las actividades y aun reuniones de la Iglesia sean una forma de esparcimiento o pasatiempo, cuando olvidamos el propósito y el trabajo que Jesús le asignó a su Iglesia.
• 1a Pedro 2:5.- La Iglesia es una casa espiritual, es un sacerdocio santo cuyo propósito es ofrecer sacrificios ESPIRITUALES por medio de Jesucristo. La naturaleza de la Iglesia no es terrenal y no esta en este mundo para ofrecer diversión a la gente sino para estar continuamente ofreciendo a Dios un servicio espiritual. La Iglesia siempre debe tener el propósito para el cual el Señor la creo. Involucrar a la Iglesia en actividades de entretenimiento y recreación es pervertir su propósito y es entorpecer el trabajo para el cual existe.
• Yo creo que en la Iglesia de Cristo debemos tener mucho cuidado con las llamadas “SERIES DE JÓVENES”. Cuidado de llegar a usar este título como una “carnada” atractiva y de colores para cautivar la atención de la juventud. Cuidado con pensar que las series de predicaciones regulares son aburridas y las “series para jóvenes divertidas” Mucho cuidado cuando la Iglesia se involucra en organizar toda clase de actividades y eventos sociales para diversión y entretenimiento de los muchachos.
• Todos los jóvenes deben estar interesados en asistir a cualquier serie de predicaciones y hacer el esfuerzo (aun viajar a otras ciudades) para visitar otras congregaciones y edificarse de la Palabra de Dios y no solamente cuando se trata de una “series para jóvenes”. No es malo que en una serie de predicaciones se den temas enfocados en alguna necesidad de la juventud, por el contrario es bueno, pero cuidado con sembrar en la mente de los muchachos consciente o inconscientemente la idea de que “Serie de Jóvenes” es sinónimo de diversión, sinónimo de entretenimiento, de recreo, de ligue, o evangelismo social. Ningún joven debe tener esto en su mente cuando piensa en cualquier actividad DE LA IGLESIA.
• A veces hermanos o hermanas me expresan con asombro ¡¿Ustedes no tienen series para jóvenes?! Casi diciendo ¿Cómo es posible? ¿Qué clase de Iglesia son? La realidad es que aquí en Odessa Tx., en esta congregación tenemos series de predicaciones, y estas son para jóvenes y para NO jóvenes, y todo cristiano fiel sin importar la edad debiera estar interesado en acudir, si es que realmente es la Palabra de Dios lo que le interesa. Hasta donde yo recuerdo, en México antes del año 2000 no existían estas llamadas “Series de jóvenes” es algo nuevo en las Iglesias y debemos estar muy atentos de que las buenas intenciones de algunos hermanos no se conviertan en algo fuera de base o autoridad bíblica. 1a Pedro 2:2
II.- NO ES DE GUARDERÍA, EDUCACIÓN SECULAR, NI EVENTOS SOCIALES
• Muchas personas confunden el propósito de la Iglesia y decimos que lo confunden porque nos hacen preguntas tales como ¿La Iglesia tiene guardería? ¿Tiene servicio de cuidado infantil? ¿Tiene kindergarten? ¿Tiene escuela primaria? ¿Tienen salón de eventos sociales? ¿Se puede hacer en el edificio de la Iglesia una quinceañera, una boda, un baby shower, un cumpleaños? ¿Se casan por la Iglesia? ¿Tienen cafetería? ¿Comedor? ¿Hay café y donas? ¿Dan comida? ¿Dan ropa? ¿Hay servicio médico?, en fin, tantas y tantas cosas que la gente piensa que una Iglesia debe tener.
• Muchos se extrañan de que la Iglesia de Cristo no ofrezca esta clase de servicios a la gente. ¿Cómo es posible? En la Iglesia fulana o zutana “si lo hacen”, “allí si tienen”, “allí si dan,” etc. Sin embargo, según 1a Timoteo 3:15 la Iglesia debe ser columna y baluarte de la verdad. Nuestro trabajo es dar a conocer la Palabra de Dios, predicar el evangelio, enseñar la doctrina de Cristo, dar a conocer al mundo la multiforme sabiduría de Dios. 1a Pedro 2:9.
• Cristo es el arquitecto y constructor de su Iglesia. El Nuevo Testamento es la guía para que la conozcamos y entendamos su misión en el mundo. Nuestro trabajo es rescatar almas por medio del evangelio. La Iglesia no debe perder su enfoque, no debe desviarse de su propósito, no debe descuidar la verdadera obra que el Señor le asignó.
• 2a Corintios 10:3-5 Dice el apóstol Pablo que las armas de nuestra milicia no son carnales. No es por medio todos estas cosas que debemos atraer a las personas a Cristo, no es apelando a sus emociones, a sus deseos físicos, a sus intereses, a los atractivos sociales sino apelando a sus conciencias, a su razonamiento por medio de la verdad del evangelio. ¿O cuando Pedro o Pablo o Juan o Felipe o Bernabé usaron este tipo de cosas como atractivo de la Iglesia para ganar almas? Nunca lo hicieron. Si realmente confiamos en el poder del evangelio nunca usaremos estas estrategias como “carnada”. Otra vez, debemos apelar al buen juicio de las personas para que entiendan el evangelio y se conviertan.- Hechos 18:4; 18:11; 18:19.
III.- NECESITAMOS DISTINGUIR ENTRE INDIVIDUO E IGLESIA
• El trabajo y responsabilidad de una Iglesia local NO ES necesariamente el mismo trabajo y responsabilidad que Dios le ha asignado al individuo. Hay muchas cosas que el cristiano tiene mandamiento de hacer pero NO quiere decir que por esa causa la Iglesia tenga autorización para hacerlo.
• La responsabilidad de un cristiano como individuo NO se limita exclusivamente a la Iglesia. Como individuos tenemos más responsabilidades en las cuales tenemos que manifestar y demostrar lo que ha hecho el conocimiento de Cristo en nuestras vidas. Es de vital importancia que todo cristiano agrade a Dios y que haga su voluntad en la Iglesia primeramente, pero también en el hogar, en su trabajo o en la administración de su negocio, en su relación con las autoridades o el gobierno, en el trato con sus semejantes, etc. Sin embargo, aunque hay mandamiento para el individuo no quiere decir que la Iglesia tiene autoridad para hacer tales cosas. Veamos algunos ejemplos:
a) El cristiano debe obtener sus ingresos trabajando con sus manos, trabajando en algún
oficio, alguna profesión o negocio.- Efesios 4:28
• ¿Autoriza esto a la iglesia a involucrarse en negocios, ventas, actividades de comercio, etc. para obtener ingresos y compartir con el necesitado? ¿Puede la Iglesia comprar camiones y ponerlos a trabajar para tener mayores ingresos? ¿Puede la Iglesia invertir en un restaurant para darle trabajo a los hermanos y recaudar fondos? ¿Puede la Iglesia poner una imprenta y vender libros y revistas para incrementar el dinero de la tesorería? ¿Puede comprar tierras de cultivo para sembrar? ¿Vender ropa usada, comidas, juguetes, etc.? ¡Por supuesto que no! Como individuos tenemos libertad para hacer esta clase cosas pero la Iglesia no la tiene.
• La ofrenda es la única forma autorizada por Dios para que la Iglesia tenga ingresos económicos y puedan llevar a cabo su obra.- 1a Corintios 16:1-2.
b) El cristiano tiene como individuo, el mandamiento y la responsabilidad de proveer materialmente para su familia, es decir mantenerla, proveer techo, abrigo, alimento, etc. – 1a Timoteo 5:8; 16
• ¿Puede la Iglesia hacerse cargo o hacerse responsable de mantener a nuestras familias? ¿De ayudar a nuestros padres? ¿De pagarle el colegio a nuestros hijos? ¿De dar el pago de nuestro carro o de nuestra casa? ¿De dar vales para despensa? Etc. ¡Por supuesto que no! El mandamiento es para el individuo.
• La Iglesia tienen el deber y la responsabilidad de practicar la benevolencia hacia los santos necesitados, únicamente es situaciones de primera necesidad y en situaciones que NO hayamos creado nosotros mismos. Mientras tengamos salud debemos de trabajar para suplir a nuestra capacidad la necesidad que tengamos y la de nuestra familia.- 1a Tesalonicenses 4:11-12; 2a Tesalonicenses 3:10-12; Efesios 5:28-29; Mateo 15:4-6; 1a Timoteo 5:4
c) El cristiano como individuo tiene la responsabilidad de ayudar a cualquier persona
necesitada.- Gálatas 6:10; Hechos 9:36
• ¿Puede la Iglesia hacer lo mismo? ¿Puede la Iglesia materialmente hablando ayudar a toda persona en general? ¿Puede hacer uso de la ofrenda para ayudar cualquier persona que necesita sin importar quién sea? Si algún desconocido llega al lugar de reunión pidiendo dinero, ¿es correcto darle de la ofrenda? Por supuesto NO ES correcto.
• De nuestro dinero, de nuestra bolsa, de nuestros ingresos como individuos podemos ayudar a quien nosotros queramos y nadie puede oponerse, sin embargo, no así con la ofrenda, la cual es exclusiva para ayuda de los santos necesitados.- 1a Corintios 16:1; 2a Corintios 8:3-4; Romanos 15:25-27
d) El cristiano tiene la responsabilidad de criar a sus hijos en la disciplina y amonestación del
Señor.- Efesios 6:4
• ¿Puede la Iglesia tener el compromiso de ser la que crie a nuestros hijos? ¿La que los instruya? ¿La que los corrija? ¿La que los prepare para la vida? ¡Por supuesto que no! Es un mandamiento para el individuo.
• La Iglesia tiene como obra la edificación de los miembros, enseñar la palabra de Dios, y aun los niños se benefician de clases y estudios bíblicos, sin embargo, por ningún motivo la Iglesia debe asumir la responsabilidad de la crianza de los hijos nuestros.- Efesios 4:11-12
e) El cristiano como individuo está sujeto al gobierno bajo el cual vive como ciudadano.- 1a
Pedro 2:13-14; Romanos 13:1-7
• ¿Puede ser usada la Iglesia para tener alianzas con el gobierno? ¿Puede involucrarse o inmiscuirse en campañas políticas? ¿Puede la Iglesia involucrarse en apoyo a candidatos o partidos políticos? ¡Por supuesto que no!
• Todo asunto político es asunto del gobierno y de las instituciones civiles, Dios los ha puesto a ellos para atender y resolver este tipo de cuestiones y la Iglesia no tiene por qué meterse en todos estos asuntos. El individuo como ciudadano tiene parte en estos asuntos pero no la Iglesia de Cristo. Claro está que se debe sujetar en el Señor a las leyes de la ciudad o del gobierno y pagar impuestos si es necesario, pero nunca inmiscuirse en asuntos civiles o de política. Esa no es la obra que Cristo le asignó.
f) El cristiano como individuo debe asociarse con los demás hermanos, pasar tiempo con ellos, tener convivencia social unos con otros, comer juntos, etc. Los hermanos del primer siglo así lo hacían y nosotros hoy en dia también debiéramos de hacerlo.- Hechos 2:44, 46
• Sin embargo, ¿ya por eso está la Iglesia facultada o autorizada por Dios para ser un centro de actividad social? ¿Debiera la Iglesia organizar una hora social con comida, refrescos, y esparcimiento? ¿Debiera la Iglesia de proveer comedor, cafetería, salas de juegos para los miembros? ¿Puede la Iglesia organizar un equipo de futbol para los jóvenes, campamentos, excursiones, fiestas para niños, baby showers para las hermanas, etc.?
• No negamos el hecho de que hay mucho bien que se deriva en asociarse unos con otros, de comer juntos, de pasar momentos agradables de convivencia social, y debemos de procurarlo, por el bien nuestro y de nuestra familia, pero recuerde, que todo esto debe ser practicado como actividad del hogar y como actividad del individuo y no como actividad propia de la Iglesia. Nunca en la Escritura se autoriza a la Iglesia proveer entretenimiento, recreo o diversión, ni a niños, ni a jóvenes, ni a adultos, ni a ningún miembro. Nuestra casa y nuestros propios recursos deben ser el centro de la actividad social de los cristianos.- 1a Corintios 11:22; 11:34
CONCLUSIÓN
• Jesús edificó la Iglesia, el compró con su sangre, él es la cabeza de la Iglesia y él es el único que tiene autoridad para establecer leyes en ella. Él es el que ha dicho cuál es su propósito y nosotros nos debemos sujetar.- Efesios 1:22-23
• Ninguna persona, ningún cristiano, predicador o anciano tiene el derecho o la autoridad divina para corromper la fuerza, el celo, y los recursos de la Iglesia local para servir a metas y propósitos humanos. La Iglesia debe guardarse fiel a la misión divina, la cual es espiritual: Predicar el evangelio, la edificación de sus miembros y la benevolencia a santos necesitados. Recuerde que tan solo porque un pasaje de la Biblia autorice o requiera que los individuos hagan algo, NO ES prueba de que la Iglesia esté autorizada para hacer lo mismo.
• Evitemos cualquier cosa que no se ajuste al modelo de la Iglesia de Cristo que describe el Nuevo Testamento.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*