Debemos de Congregarnos:

Hebreos 10:19-25

Introducción:
A. Muchos hermanos batallan con las reuniones de la iglesia. ¿ Cree usted que debemos de estar en cada reunión de la iglesia?.
B. Cuando nos convertimos a Cristo venimos con mucho ánimo y deseo de serle fiel, pero, al pasar los días muchos hermanos caen en la rutina y empiezan a llegar tarde o a perder muchas reuniones.
C. El resultado final es que muchos hermanos se enfrían y vuelven al mundo por descuidar las reuniones de la iglesia.

I. Debemos de aceptar el Privilegio de entrar al lugar santísimo (Hebreos 10:19-21):

A. El templo de Dios se dividía en dos el lugar santo y el lugar santísimo. A este lugar solo podía entrar una vez al año el sumo sacerdote en turno, y para entrar
tenía que entrar con sangre ajena, nadie más aparte de él. Veamos Hebreos 9:6-8.
B. Ahora lo que el Espíritu Santo nos está enseñando en Hebreos 10:19-21, que el privilegio que era para el sumo sacerdote ahora nos pertenece a nosotros los cristianos. Cristo nos abrió este camino a través de su sangre. Veamos Hebreos 4:14; 7:25; 10:11-12.
C. Pero la gran bendición es que no es para entrar al lugar santísimo terrenal sino al celestial. El terrenal era sombra del verdadero.

II. Debemos de acercarnos, (Hebreos 10:22):

A. El Espíritu Santo nos pide que nos acerquemos con corazón sincero; Veamos Hebreos 4:16; 7:25; 11:6. En Hebreos 3:12, les exhorto a que no hubiera entre ellos hermano con corazón malo.
B. Dice que debemos de acercarnos en plena certidumbre de fe, la duda no debe de estar en nosotros, veamos Santiago 1:6, Hebreos 6:11 y 1 Tesalonicenses 1:5. Nos pide que nuestros corazones estén purificados de mala conciencia, si nuestra conciencia esta enseñada con la palabra de Dios es guía segura.
C. Y que nuestros cuerpos deben de estar lavados con agua pura, este verso apunta a nuestro bautismo. Nos hace recordar cuando Moisés hizo acercarse a el a Aarón y a sus hijos y los lavo con agua pura, Levíticos 8:6.

III. Debemos de Mantener firme la profesión, (Hebreos 10:23):

A. El Espíritu Santo desea que nos mantengamos en una sola decisión. Veamos Hebreos 3:6,14.
B. El fluctuar es ceder, y Dios quiere firmeza en nosotros.
C. Nuestra vida cristiana es una profesión y como toda profesión debemos de sentirnos con ánimos renovados cada día.
D. Dice que ella da firmeza a nuestra esperanza y esta esperanza es celestial.
E. Dios nos ha prometido la Vida Eterna, veamos 1 Juan 2:25 y EL es fiel con cada una de sus promesas.

IV. Debemos de considerarnos unos a otros, (Hebreos 10:24):

A. Dios diseño la iglesia para que nos veamos como familia. Son muchos versos que nos enseñan la relación de unos a otros. Veamos Filipenses 2:4.
B. Yo debo de considerar a cada uno de mis hermanos para estimularlos al amor y a las buenas obras. Veamos Mateo 5:16 y Efesios 2:10.
C. Cada acción nuestra debe de ser para estimular en el sentido positivo a todos nuestros hermanos.
D. Al considerarnos unos a otros debemos de saber también que si no nos congregamos como Dios lo manda estamos pecando y por lo tanto debemos de ser humildes y pedir perdón a Dios y expresar a la iglesia donde somos miembros que hemos pecado pero que le pedimos perdón a Dios y ahora lo hacemos saber a la iglesia nuestro arrepentimiento, veamos Santiago 5:16 y 1 Juan 1:9-10. De igual forma debemos de expresar a la iglesia si no nos reunimos por enfermedad.

V. Debemos de congregarnos, (Hebreos 10:25):

A. La mejor oportunidad que tenemos para estimularnos al amor y a las buenas obras es en las reuniones. Que gran bendición que con solo nuestra presencia en cada reunión nos animamos unos a otros. Veamos 2 Tesalonicenses 2:1, al leer este verso debemos de hacernos una pregunta: Si no queremos congregarnos con el Señor y su iglesia en cada reunión, ¿será que deseemos congregarnos con EL en el día final?.
B. Debemos de exhortarnos cada día para ser más fieles a nuestro Dios. Ya lo había expresado el Espíritu Santo en Hebreos 3:13 y esto para que el pecado no endurezca nuestro corazón.
C. El verso habla de un día acercándose; algunos hermanos piensan que se refiere al domingo otros al día en que Jerusalén fue destruida y otros al día en que nuestro Señor volverá.
D. Hay costumbres buenas y hay otras que son malas y estas últimas las debemos de evitar. Sabemos que no nos reunimos por costumbre. Pero hay hermanos que se acostumbran se adaptan a no congregarse.
E. Debemos de ver cada una de las reuniones de la iglesia como un privilegio para adorar a nuestro Dios y para acercarnos a EL con el vivo deseo de adorarle de ofrecerle culto, loor, y debemos de estar llenos de gratitud por este gran privilegio, veamos Hebreos 12:28.

Conclusión:
A. Cada reunión es una bella comunión con el Padre con su Hijo con el Espíritu Santo y con todos nuestros hermanos.
B. Mi oración a Dios es para que nos mantengamos fieles en nuestro servicio al Señor.

 

Por: Jaime Vasquez.

Managua, Nicaragua.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*