DEBEMOS DE SER HUMILDES:

Mateo 18:1-4

“En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos? Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.”

Los Discípulos tienen una duda y se la expresan al Señor: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos? Esta pregunta pide a Jesús que escoja a uno de ellos como el mayor. El que EL seleccione. Y el Señor hizo algo que ellos ni pensaban: Tomo a un niño y lo puso en medio de ellos y enfatizo dos cosas:

1- Si no se hacen humildes como este niño no podrán entrar al reino de los cielos.

2- Si se hacen humildes como este niño serán mayores en el reino de los cielos.

Ellos no comprendieron la lección del Señor. Y anduvieron esta pregunta todo el tiempo que duro el ministerio del Señor, ósea los 3 años y todavía la llevaron a la noche cuando EL instituyo la cena. El Señor ya no tuvo más palabras sino el ejemplo del servicio de la humildad, tomo agua y una toalla y empezó a lavarles los pies a cada uno de sus discípulos y aunque Pedro se le quiso oponer EL lo convenció, al final se sentó y les dijo en Juan 13:13-17: “Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.”

La base todo es LA HUMILDAD, si somos humildes vamos a estar dispuestos a servir y no que nos sirvan. Si somos humildes nadie nos podrá humillar, porque solo a los soberbios y altivos se les puede humillar. Si somos humildes nos estamos identificando con una de las cualidades más hermosas que tienen los niños y sobre todo estamos imitando a nuestro Señor, veamos Mateo 11:28-30: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”

Esforcémonos cada uno de nosotros para cumplir nuestro deber con amor y con buena disposición. Dios nos ha dado el privilegio para hagamos su obra entonces pongamos nuestro mejor esfuerzo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*