“DIALOGO ENTRE PORFIRIO Y MERINO”:

Porfirio es un hombre trabajador; buen carpintero. De su casa a su trabajo necesita recorrer, en bicicleta, unas diez cuadras. Normalmente lleva la Biblia a su trabajo, y la estudia en los momentos de descanso. Cierta ocasión, se encontró a un amigo que tenía tiempo de no verlo, llamado Merino. ¡Hola Porfirio! ¿Cómo estás? Muy bien, tú, ¿Qué tal? Hasta ahora, gracias a Dios, me ha ido bien. Oyes Porfirio, me contaron que estás llegando a una Iglesia, ¿es cierto? Sí amigo Merino. Precisamente hoy salí más temprano de mi trabajo para ir al culto. Pues sabes una cosa Porfirio, yo estoy confundido. La otra vez, sólo de mi casa a mi trabajo, conté diez Iglesias diferentes. En una, estaba una mujer predicando, oí que le decían: “La pastora.” Aparte de esto, tenían un escándalo en el culto, unos gritaban, otros aplaudían, algunos hablaban unas palabras que no se entendían, ignoro si las personas que las hablaban las entendían. Entre ellos oí decir, que era la manifestación del Espíritu Santo. En realidad, me sorprendió. Te ruego amigo Porfirio que me expliques algo sobre eso, pues al oír de tantas Iglesias y doctrinas, me confunden. Mira Merino, para contestarle y explicarle, necesitamos leer y basarnos en la Biblia; yo recuerdo un texto que dice así: “Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios…” (1 Pedro 4:11). Té das cuenta, nuestra fe y doctrina, debe ser basada estrictamente en la Biblia. No debe haber en nosotros palabras como: “Yo creo…, ” “Yo pienso…,” o “Bueno, la Biblia dice así, pero mí punto de vista es el siguiente.. .”. Tales pensamientos no deben existir en nosotros. Que te parece Merino, antes de estudiar, ponemos como nuestra única regla de fe a la Biblia, ¿Estás de acuerdo? Claro que sí Porfirio

Bien, la Biblia dice que en el culto, todo se debe hacer “decentemente y en orden” (1 Corintios 14:40). Los escándalos y desorden no están en armonía con Dios. Además, en 1 Corintios 14:33 dice: “Pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos. ” Ahora bien, este problema, amigo Merino, no es nuevo. Pues los hermanos en Corinto 10 tuvieron, de tal manera, que el Apóstol Pablo, se vio en la necesidad de exhórtalos; pues ellos habían mal entendido el uso de los dones, al grado de que cuando se reunía, hacían un desorden en el culto. Pablo les dice: “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?” (1 Coro 14:23). Fíjate Merino, como el Apóstol les dice. O sea, les trata de hacer pensar, que el uso de los dones debe de ser de una manera ordenada. Por eso, en cuanto a las lenguas les dice que debe haber interprete (1 Coro 14:5 y 27). Si te das cuenta en el versículo 28, dice que si no hay intérprete, es mejor que la persona se calle, pues no va a edificar a la Iglesia, sino a sí mismo. Ahora bien Merino, sabías que las lenguas, milagros, etc. ¿Un día tenían que acabar? Sabes Porfirio, en realidad, no lo sé, por favor explícame, porque esto está interesante. Mira, lee 1 Cor. 13:8-10 que dice: “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. ” El versículo 8 dice, que las profecías, lenguas y la ciencia acabarían; y el versículo 9 nos dice que la iglesia conocía en parte, y en parte profetizaba. En otras palabras, la iglesia no tenía “Toda la Voluntad de Dios revelada.” Por lo tanto, las lenguas, profecías y los repartimientos de los dones acabarían, cuando “viniera lo perfecto” (versículo 10). Ahora bien, ¿qué es “Lo perfecto”? Para entender esto, tenemos que leer Judas 3, que dice así: “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. ” Quiero que te des cuenta muy bien, cuando este versículo dice: ” …la fe que ha sido una vez dada a los Santos.” Aquí fe, equivale al conjunto de creencias o enseñanzas consideradas básicas para el cristianismo.

Te lo explico mejor cuando el Nuevo Testamento se terminó de revelar, o cuando Dios revelo toda la verdad de su Palabra, entonces cesaron los dones, lenguas, milagrosas, etc, etc. Esto fue aproximadamente del año 100 d.c Ahora bien, si volvemos a 1 Cor 13:11, Pablo pone un ejemplo de su niñez, queriéndonos decir, que la iglesia en ese tiempo, era niña en Cristo; que aún no había llegado a una adultez, pero dice claramente, que cuando la iglesia fuera adulta, dejaría de ser niña. En otras palabras los dones milagrosos eran necesarios, para que la gente, viendo creyeran . pero cuando se revelará “Toda la Voluntad de Dios” entonces todo cesaría. Esto también quiere decir, que hoy día, cualquier Iglesia que presuntuosamente diga o enseñe, sobre las lenguas, milagros o dones milagrosos, lo que están haciendo, es volver al estado de niñez de la iglesia.

Recuerdo también Merino, que me dijiste que estaba una mujer en el púlpito, y que le llaman “la pastora” Pues sobre eso la Biblia dice, en 1 Coro 14:34: “vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. (Versículo 35), si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.” Ahora bien, tenemos que preguntamos, ¿porqué dice la Biblia esto? Pues, tenemos que leer 1 Timoteo 2:11-14, y dice así: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en trasgresión.” Bueno Porfirio, que me puedes decir sobre los diezmos, ya que a mi vecina se 10están exigiendo, aparte de los talentos y primicias. Mira Merino, en realidad, los diezmos si fueron pedidos, 10 mismo que las primicias, pero debemos recordar que eran exclusivos para la tribu de Leví, ya que ellos eran los sacerdotes, es decir, los que administraban en el Tabernáculo (Números 18:20-24). En estos versículos, dice claramente que los Levitas, cuando llegarán a la tierra prometida, no tendrían una porción de tierra, como sus demás hechos. Por lo tanto, Dios les pidió a sus hermanos, los diezmos y las primicias, para su sostenimiento. Ahora lo que Dios nos pide a nosotros es la ofrenda, y esto debe ser. “cada primer día de la semana,” es decir, cada domingo, y es ofrenda no diezmo (1 Cor. 16:1-2; 2 Cor. 9:6-7). Si la iglesia se reúne dos o tres veces a la semana, no están obligados los miembros a dar dinero; hacerlo es ir en contra de los principios bíblicos. Además, la Biblia dice que todos los que vienen a Cristo, a través del bautismo, vienen a ser un real sacerdocio (1 Pedro 2:9). El sacerdocio levítico ya no existe.

El escritor a los Hebreos dice que, “cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley” (Hebreos 7:12). Hoy día, nuestro Sumo Sacerdote es Cristo, Hebreos 4:14-16. No tenemos porque basamos al Antiguo Testamento, cuando la Biblia enseña que la ley fue cambiada; hacerlo es cometer un adulterio espiritual, Romanos 7:1-4. También la carta a los Efesios, en el 2:11-17, nos dice que nosotros los gentiles no teníamos nada que ver con el pueblo de Israel, estábamos alejados de Dios, sin Cristo, alejados a la ciudadanía de Israel, sin promesas y sin esperanza; pero en Cristo Jesús, hemos encontrado la salvación. Ahora somos salvos por gracia, mediante el Nuevo Testamento. Por eso esa ley de los diezmos y primicias, sólo eran para los Israelitas en el Antiguo Testamento; nosotros no teníamos nada que ver con eso. Además Cristo, cuando llegó al templo en Jerusalén, y vio que la gente había convertido en un mercado la casa de Dios, inmediatamente volcó las mesas y corrió a los mercaderes, y dijo que la casa de Dios, sería llamada casa de oración (Mateo 21:12-13). Bueno Porfirio, todo lo que me dices pues está basado a la Biblia, pero que me dices sobre este folleto que me dieron ayer unas personas por mi casa. Pues muéstramelo, para saber que dice. Mira, aquí dice que vamos a heredar la tierra, y también citan algunos textos de la Biblia. No hay problema sobre esto Merino, veamos lo que dice la Escritura al respecto. En Mateo 5:5, dice: que los mansos van a heredar la tierra, pero debes analizar Merino, si este texto está hablando literalmente o simbólico. Pues el Apóstol Pedro nos dice, en 2 Pedro 3:7-13, que la tierra, y todas las cosas que en ella hay, serán quemadas. Entonces, si los cielos y la tierra que existen ahora serán totalmente quemados, ¿Qué tierra vamos a heredar? Entonces, Mateo 5:;;, no puede Referirse a esta tierra literal, sino a una simbólica; recuerda el versículo 13, de 2 Pedro 3; ahí dice que nosotros esperamos “cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.” También te invito a que leas Apocalipsis 21:1-2; Juan dice en este libro que él “vio un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron…”. Para reforzar esto, lee lo que Pablo le O escribió a los hermanos de Corinto (2 Cor. 5: 1). Les dice claramente que no nos preocupemos por nuestro cuerpo material, pues allá en el O cielo, “tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos.” Recuerdo que algo semejante le dice a los hermanos de Filipos (Fil.3:20), “Nuestra ciudadanía está en los cielos…”. También Cristo dice, que no nos preocupemos, pues en la casa de su Padre muchas moradas hay… (Juan 14:1-3).

Entonces Merino, como tú mismo estás leyendo la Biblia, no hay tal enseñanza de que vamos a heredar la tierra; la promesa es en el cielo. ¡Sí, es cierto Porfirio, la Biblia lo dice! Oyes Porfirio, aquí también dice que no hay infierno, eso está algo dudoso. Ya sé Merino, seguramente me vas a pedir que te explique pues, no es ningún problema, ya que la Biblia tiene una respuesta a todas « tus inquietudes. Lee Merino Lucas 12:4-5, que dice, pues el Señor Jesucristo nos dice: “Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.” ¿Qué tal Merino, convencido?, o quieres leer otro texto de la Biblia. Si quieres podemos leer la carta a los Romanos, en el capítulo 3, versículos 5 y 6; ahí Pablo dice, que” ¿Será injusto Dios que da castigo?” Y luego dice: “¡En ninguna manera! De otro modo, ¿cómo juzgaría Dios al mundo?” ¡Caramba, pues está muy claro, es cierto Porfirio! Además, recuerda como Dios no perdonó a Sodoma y a Gomorra; esas ciudades perecieron a través de fuego y azufre que cayó del cielo. También oí, en otra Iglesia, que tenían un conjunto entero en pleno culto, y la música era semejante a las rancheras, cumbias, etc., solo con la única diferencia, de que letra cristiana. Yo pienso Porfirio, que lo que se edifica es la carne, y no el espíritu. Tienes toda la razón Merino, pues realmente 10 que hay en un tipo de culto así, es puro emocionalismo, si quitáremos toda esa clase de bullicio, y emocionalismo acompañada de la música, estarían vacíos esos lugares. Bueno Merino, yo deseo que tú leas la Biblia, porque esa fue la regla que pusimos, al principio de nuestra plática. Para entender un poquito más sobre esto, saber que la Biblia tiene tres eras, o dispensaciones, las cuales son: la era Patriarcal, la Mosaica y la cristiana. En cada era, se nos menciona un tipo de ley o códigos que la gente de ese tipo debía de observar; aquí es donde la gente se confunde, porque ponen mandamientos del Antiguo Testamento a las personas hoy día, no haciendo distinción de las eras de la Biblia. Por ejemplo, en cuanto a la música, el texto donde se basan para la práctica ” del uso de instrumentos en la adoración, es en el Antiguo Testamento.

¡ Por cierto es el Salmo 150, que dice que se debe “alabar a Jehová, con: 1) salterio y arpa, con pandero y danza, con cuerdas y flautas, con , címbalos resonantes, y que todo lo que respire alabe a Jehová.” Pero quiero Merino, que te des cuenta, y analices muy bien lo siguiente: ¿En qué era de la Biblia está hablando el Salmo 150? No está hablando para nosotros, y te voy a explicar porqué. En primer lugar, el salmista David, escribió este Salmo en la era Mosaica; y segundo, no había ninguna iglesia establecida en ese tiempo. La iglesia de Cristo fue establecida en el día de Pentecostés, en la ciudad de Jerusalén, aproximadamente en el ~ año 33 de nuestra era cristiana. Y como tercer punto, nos haremos la siguiente pregunta: La Iglesia primitiva, usaba instrumentos en la adoración? Veamos lo que dice la Biblia. Lee Efesios5:19, y te dará cuenta de que la alabanza a Dios primeramente sale de adentro del corazón del cristiano. Otro texto es Colosenses 3: 16; ahí Pablo habla lo mismo, dice Sí: ” …cantando con gracia en vuestros corazones al Señor…”.La Biblia no nos da ningún ejemplo de uso de instrumentos en la adoración; entonces, ¿porqué nosotros los vamos a usar hoy? Oyes Porfirio, yo tengo un amigo que adora a Dios, él me dijo que debemos guardar el sábado, que no debemos trabajar, sino dedicado a Dios, ¿qué me puedes decir sobre eso? Hace un momento Merino te expliqué, que nosotros, en el Antiguo Testamento, estábamos alejados de Dios sin Cristo, sin esperanza, y ajenos a los
pactos de la promesa (Efesios 2:13). Dándonos a entender la Biblia, de que nosotros como gentiles no entrábamos en los convenios de Dios con Israel, sino que cuando Cristo muere en la cruz, ahí terminan los convenios de Dios con los Israelitas. Y ahora, a través de la muerte de Cristo, tenemos entrada a las bendiciones de Dios, lo mismo que el pueblo de Israel (Efesios 2: 13-17). Ahora bien, si leíste bien estos textos de Efesios, te habrás dado cuenta de que, a través de la muerte de Cristo, los mandamientos expresados en ordenanzas fueron terminados mediante la crucifixión de nuestro Señor; esto es lo que el Apóstol Pablo les escribió a los hermanos de Colosas, lee Colosenses 2:14-15. Ahí nos dice que “Cristo clavó y anuló el acta de los decretos que había contra nosotros…,” y en versículo 16, nos informa, que la ley fue terminada en la cruz; ahora nadie tiene el derecho de juzgamos “en cuanto a comida, bebida o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo.” Oyes Porfirio, pero mi amigo me dijo que hay dos leyes, “La ley moral, es decir, los diez mandamientos, y la ley ceremonial, mejor conocida como ley ritual.” Y recuerdo que él me dijo que lo que Cristo clavó en la cruz fue la ley de los ritos, pero que el sábado no lo abolió, o sea, que el sábado está en la “ley moral.” Permíteme Merino, no quiero que te confundas. Primero, quiero que tomes en cuenta, que cuando la Biblia habla de ley, no está hablando de diversas leyes, sino sólo de una. Ahora bien, si tu amigo dice que el sábado estaba en la “ley moral,” pues veamos lo que Cristo mismo dice sobre eso en Mateo 22:34-40. Cristo mismo dijo que la ley y los profetas, se resumen en dos mandamientos, que son: “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, y con toda tu mente,” y luego dijo qué “el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Entonces Merino, la ley se basa al amor, pero no dice nada del sábado. En cualquier ley que quieran poner el sábado, en las dos se habla de que no está en vigencia. Recuerdo Merino que dijiste que en el camino de tu casa al trabajo, contaste como 10 Iglesias diferentes. Oyes Porfirio, sí yo recuerdo, será que eso es correcto. Mira Cristo en el evangelio de Juan, capítulo 17, versículo 20 y 21, oró por la unidad, él dijo que quiere “que todos sean uno así como tú en mi y yo en ti, para que el mundo crea que tú me enviaste.” Cristo no está de acuerdo con tales divisiones religiosas, ni los apóstoles estuvieron. Cuando la iglesia de Corinto manifestó una división, inmediatamente Pablo la acató; él dijo: “¿Acaso está dividido Cristo?” (1 Corintios 1:13). Los hermanos de Corinto decían que pertenecían a Cefas, otros a Apolos, un grupo decía que eran de Cristo. Pablo los amonestó severamente. Yo me pregunto Porfirio, ¿porqué hay tantas iglesias? Lo único que trae esto es confusión; la Biblia habla algo sobre eso. Sí Merino, y para ello vamos a leer 1 Timoteo 4:1-5, fíjate mucho como dice la Biblia, ahí se está hablando sobre la apostasía. Esta palabra significa: “Desviarse de la fe,” es decir, apartarse de lo correcto. Pablo dice que esto tenía que ocurrir, ya que el Espíritu Santo mismo lo está diciendo. También en 2 de Tesalonicenses 2:1-12, habla sobre la apostasía, y dice claramente que el Señor no vendría por segunda ocasión, sino que, primero debía ocurrir la apostasía, pero debes ver que esto no es de Dios. Las divisiones y sectarismos no provienen de 10alto, sino que es del Diablo, la Biblia 10menciona muy bien.

Por cierto Porfirio, tú, ¿a qué Iglesia llegas? Yo asisto a una que la Biblia la identifica como la iglesia de Cristo, pues vemos de ella en la Biblia, lee Mateo 16:18. Cristo dijo: “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” No te vayas a confundir, pues algunos dicen que la Iglesia fue establecida sobre Pedro, pero esto no es así. Ya que, cuando la Biblia menciona” sobre esta roca,” a 10 que Cristo se refiere es a la confesión que el Apóstol Pedro había hecho en Mateo 16:16. Además el mismo apóstol, en su primera carta, en el capítulo 2, versículo 4, identifica a Cristo como la roca. También quiero que leas Merino, la carta a los Romanos, en el 16:16, “…os saludan todas las iglesias de Cristo.” Cuando dice “todas las iglesias de Cristo,” no se está refiriendo a diferentes iglesias. Ya que el Apóstol Pablo había establecido en diferentes lugares la iglesia de Cristo, pero todas estaban unidas en fe y doctrina.

También debes saber que la iglesia de Cristo no diezma, no hacemos mercadería de las cosas de Dios; no vendemos libros, folletos, casetes, comidas, sino que nos sostenemos a través de ofrendas voluntarias depositadas solamente, cada primer día de la semana. No guardamos el sábado, sino el domingo, debido a que en ese día el Señor resucitó (Marcos 16:9). La mujer no predica en el púlpito (1 Cor.14:34; 1 Tim. 2:11-13). Tampoco usamos instrumentos en la adoración, sino sólo cantamos vocalmente. Y participamos de la cena del Señor, “cada primer día de la semana,”basándonos en Hech. 20:7; 1Cor 11:23-27. Tampoco tenemos una cabeza terrenal que nos diga lo qué tenemos que hacer, sino que cada iglesia es autonomía, se dirige por sus propios ancianos (Hechos 14:23). La única cabeza de la iglesia es Cristo (Efesios 1:22-23). Y nos rige el Nuevo Testamento, Oyes Porfirio, y para ser miembro de la iglesia, ¿qué hay que hacer? Bueno, la Biblia nos dice que los primeros hombres tuvieron que bautizarse para “el perdón de sus pecados” (Hechos 2:36-41), y lo hicieron” en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28: 19). Y nosotros solamente somos conocidos como cristianos (Hechos 11:26; 26:28 y 1 de Pedro 4: 16). No tenemos ningún nombre denominacional, simplemente cristianos. Amigo Merino, no sé porqué a la gente no le agradan estas cosas, si yo solo veo una iglesia en la Biblia, un solo nombre. Amigo Porfirio, ya viste la hora, creo se te hizo tarde para el culto. Amigo Merino, te invito a la iglesia, todavía nos dá tiempo, solo que ya no voy a ir a la casa, si quieres acompañarme, vamonos de una vez. Vamos Porfirio. Merino siguió asistiendo a los cultos de la iglesia de Cristo al poco tiempo se convirtió a Cristo. Ahora es un verdadero Cristiano, incansable trabajador en la obra del Señor.

Escribe: Jesús Romero Villegas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*