Dios Escogió Agua:

1 Pedro 3:21

 

 

Dios escogió agua para destruir el mundo y salvar a Noé y su

casa. Gén. 6:5-13, 17-18

El agua vino a ser el punto divisorio entre salvos y perdidos.

1 Pedro 3:20

El agua hizo la diferencia entre ser salvo y estar perdido. Dios escogió agua para librar a Israel y destruir el ejército de

faraón. Éxo. 14:1-31

Pablo dijo que de esa manera Israel fue bautizado. 1 Cor. 10:1-2

El agua hizo la diferencia entre ser libre y permanecer esclavo.

 

Dios escogió agua para limpiar a Naamán. 2 Reyes 5:1-14

Naamán fue limpio por fe, y no por el agua.

El agua hizo la diferencia entre ser sanado y permanecer enfermo.

 

Jesús uso agua para sanar un hombre ciego. Juan 9:1-7

Noten que el ciego permaneció sin ver hasta que el Señor dijo que recobraría la vista.

El agua hizo la diferencia entre permanecer ciego y recobrar la

vista.

 

Jesús mando bautizar en agua para ser salvos. Marcos 16:16

Nacer del agua es necesario para entrar al reino de Dios.

Juan 3:1-7

El agua hace la diferencia entre los que en verdad creen en Dios y los que solo dicen creer. Mateo 7:21.

 

¿Es indispensable el ser bautizados en agua para ser salvo?

En el caso de Noé, el agua marco la diferencia entre ser salvo y

estar perdido.

En el caso de Israel, el agua hizo la diferencia entre ser libre y

permanecer esclavo.

En el caso de Naamán, el agua hizo la diferencia entre ser sanado y permanecer enfermo.

En el caso del hombre ciego, el agua hizo la diferencia entre

permanecer ciego y recobrar la vista.

En nuestro caso, el agua hará la diferencia entre recibir el perdón

de pecados, y permanecer en ellos. Hechos 2:38; 22:16;

Gál. 3:26-27, Col. 2:12.

 

¡Dios escogió agua!

 

Por: Guillermo Álvarez.

Hillsboro, Ohio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*