DOMINA LA COMUNICACIÓN Y MANEJARAS EL CONFLICTO:

TEXTO: PROVERBIOS.15:1-7.

INTRODUCCION:

Dios espera legítimamente que sus hijos manejen cualquier conflicto espiritualmente y no carnalmente.

Pero.

¿Cómo podemos lograr esto de la mejor manera posible?

Proverbios.15:1-7. Nos da buenas enseñanzas en cuanto a este tema.

Sin embargo aunque con frecuencias citamos este texto.

Raras veces lo llevamos a la práctica y queremos resolver los conflictos a nuestra manera.

Cada uno de nosotros debemos de saber manejar los conflictos de la mejor manera como Dios quiere y no como nosotros queremos.

Por eso debemos de dominar la comunicación y manejaremos el conflicto.

Proverbios.15:1-7. Encontramos 6 consejos para lograr resolver los conflictos satisfactoriamente.

  1. Mantente calmado y amable cuando confrontes el conflicto y tu ejemplo se volverá contagioso. V.1.
  2. Habla con sabiduría asegurándote de que tu información es veraz- Cierta y precisa. V.2.
  3. Recuerde Dios es el juez supremo y ejecutara justicia. V.3.
  4. Usa tus palabras para fomentar la sanidad, arreglar el problema, no culpa. V.4.
  5. Mantente enseñable; se abierto a la corrección rápido para disculparte cuando estés equivocado. V.5.
  6. Habla palabras que difundan conocimiento y entendimiento. V.7.

Si ponemos en prácticas estos consejos que nos da el proverbista podremos resolver los problemas como Dios quiere.

MANTENGAMONOS CALMADOS Y AMABLES. PROVERBIOS.15:1.

La suave respuesta aparta el furor, más la palabra hiriente hace subir la ira.

Una de nuestras armas para apagar el furor es nuestra respuesta suave- es decir, conciliadora- literalmente blanda.

El mejor remedio de mantener la paz es el uso de palabras suaves.

Si el furor se levanta como una tormenta amenazante, la respuesta blanda dispersa las nubes y hace salir el sol.

No hay nada que tanto atice el fuego de la discordia como las palabras ásperas.

Hiriente, en las que abunda el insulto y la recriminación.

I Pedro.3:15. Más bien, santificad en vuestros corazones a Cristo como Señor y estad siempre listos para responder a todo el que os pida razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia.

La mansedumbre, la respuesta suave nos ayuda en todo debate con aquellos que demandan razón de nuestra esperanza.

Como respondió Gedeón.

Jueces.8:1-3. Entonces los hombres de Efraín le dijeron: ¿Qué es esto que nos has hecho, al no llamarnos cuando fuiste a pelear contra Madián? Y lo criticaron duramente.

V.2. Pero él les dijo: ¿Qué he hecho yo ahora en comparación con vosotros? ¿No es mejor el rebusco de Efraín que la vendimia de Abiezer?

V.3. Dios ha entregado en vuestras manos a los jefes de Madián, Oreb y Zeeb; ¿y qué pude hacer yo en comparación con vosotros? Entonces se aplacó la ira de ellos contra él cuando dijo esto.

La respuesta suave de Gedeón calmo, aplaco la ira de los hombres de Efraín.

De la misma manera nosotros podemos aplacar cada situación que se nos presente.

Proverbios.15:18. El hombre irascible suscita riñas, pero el lento para la ira apacigua contiendas.

El enojo enciende un fuego que consume ciudades e iglesias.

Pues el hombre iracundo suscita contiendas y hace que otros se peleen entre sí.

En cambio el que es tardo en airarse no solo impide la contienda, sino que cuando se ha encendido, contribuye grandemente a apagar el incendio, la ira de la otra persona.

Uniendo y reconciliando a los que se habían enemistado antes y trayéndolos a armonía y paz.

Proverbios.25:15. Con la mucha paciencia se persuade al príncipe, y la lengua suave quebranta los huesos.

Dos cosas se recomiendan aquí en el trato con los demás.

  1. La paciencia- Para soportar el ardor de la ira ajena sin contagiarse de esa ira.

Y para esperar una buena oportunidad para presentar nuestras razones y dar el tiempo suficiente a las personas para que reflexionen.

  1. Suavidad- Para hablar sin pasión ni provocación.

Aun el príncipe más soberbio puede ser persuadido con palabras suaves.

El hueso- Es una sustancia muy dura y sirve, aquí de símil- Una palabra suave ablanda los ánimos más duros y prevale sobre el más duro carácter que podamos encontrar o enfrentar.

Las hermanas pueden ganar a sus maridos con una actitud tierna.

I Pedro.3:1-2. Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres

V.2. al observar vuestra conducta casta y respetuosa.

V.4. sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios.

Miremos la actitud de Nabal y la de su esposa Abigail.

I Samuel.25:9-11. Cuando llegaron los jóvenes de David, dijeron a Nabal todas estas palabras en nombre de David; entonces esperaron.

V.10. Pero Nabal respondió a los siervos de David, y dijo: ¿Quién es David y quién es el hijo de Isaí? Hay muchos siervos hoy día que huyen de su señor.

V.11. ¿He de tomar mi pan, mi agua y la carne que he preparado para mis esquiladores, y he de dárselos a hombres cuyo origen no conozco?

Estas palabras de Nabal enojaron a David.

I Samuel.25:12-13. Entonces los jóvenes de David se volvieron por su camino, y regresaron; y llegaron y le comunicaron todas estas palabras.

V.13. Y David dijo a sus hombres: Cíñase cada uno su espada. Y cada hombre se ciñó su espada. David también se ciñó su espada, y unos cuatrocientos hombres subieron tras David, mientras que doscientos se quedaron con el bagaje.

La actitud de Abigail esposa de Nabal.

I Samuel.25:14. Mas uno de los mozos avisó a Abigail, mujer de Nabal, diciendo: He aquí, David envió mensajeros desde el desierto a saludar a nuestro señor, y él los desdeñó.

I Samuel.25:23-25. Cuando Abigail vio a David se dio prisa y bajó de su asno, y cayendo sobre su rostro delante de David, se postró en tierra.

V.24. Y se echó a sus pies y dijo: Señor mío, sólo sobre mí sea la culpa. Te ruego que permitas que tu sierva te hable, y que escuches las palabras de tu sierva.

HABLA CON SABIDURIA ASEGURANDOTE DE QUE TU INFORMACION ES VERAZ- CIERTA Y PRECISA. PROVERBIOS.15:2.

La lengua del sabio hace grato el conocimiento, pero la boca de los necios habla necedades.

La lengua- palabras del sabio es con mucho conocimiento.

Siempre debemos de estar seguro que lo que hablamos es la verdad, no información de segunda mano.

Si no estamos seguro de primera mano la información no hablemos porque si la información no es cierta esto provocara la ira enojo de la otra persona.

Debemos de saber expresar nuestras ideas nuestra defensa con toda humildad.

Efesios.4:29. No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

Hablar palabras que edifican, que no hieran, hagan daño, provoquen a la otra persona.

Colosenses.3:6. Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona.

Saber responder con conocimiento a cada persona sin ira ni enojo con palabras agrias.

Colosenses.3:19. Maridos, amad a vuestras mujeres y no seáis ásperos con ellas.

Porque el corazón justo piensa como responder.

Proverbios.15:28. El corazón del justo medita cómo responder, más la boca de los impíos habla lo malo.

El justo como prudente que es, reflexiona antes de hablar, de forma que las palabras que dice o habla son beneficiosas y edificante.

Proverbios.13:16. Todo hombre prudente obra con conocimiento, pero el necio ostenta necedad.

RECUERDE DIOS ES EL JUEZ SUPREMO Y EJECUTARA JUSTICIA.
PROVERBIOS.15:3.

En todo lugar están los ojos del SEÑOR, observando a los malos y a los buenos.

Una de las rozones más grande que nos debe de motivar para hablar suave respuestas y no provocar el enojo la ira en las demás persona.

Es que Dios todo lo ve y Él nos va a pagar de acuerdo a nuestra conducta.

Dios no solo ve desde lo alto sino que está presente en todas partes, por lo que no se le oculta nada.

Salmos.33:13-14. El SEÑOR mira desde los cielos; El ve a todos los hijos de los hombres.

V.14. Desde el lugar de su morada El observa a todos los habitantes de la tierra;

Por eso Dios sabe si hablamos palabras que edifican que ayudan.

O hablamos palabras que ofenden y provocan la ira, el enojo, la guerra.

Dios lo ve todo.

Proverbios.5:21. Pues los caminos del hombre están delante de los ojos del SEÑOR, y El observa todos sus senderos.

Por eso no podemos escondernos de Dios, nuestras palabras nuestra conducta esta al descubierto ante Dios.

Daremos cuenta por nuestras palabras.

Mateo.12:36-37. Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio.

V.37. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

El juicio va ser también por nuestras palabras, nuestras respuestas.

II Corintios.5:10. Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo.

Todos estaremos ante el tribunal de Cristo y vamos a ser recompensando de acuerdo a nuestras obras.

Por eso debemos de ser muy prudente en lo que hablamos y decimos.

Porque nuestras palabras pueden ayudar a resolver muchos problemas o pueden ayudar para hacer crecer el enojo la ira la guerra los pleitos división.

USA TUS PALABRAS PARA FOMENTAR LA SANIDAD, ARREGLAR EL PROBLEMA, NO CULPA. PROVERBIOS.15:4.

La lengua apacible es árbol de vida, más la perversidad en ella quebranta el espíritu.

La diferencia entre este versículo el versículo.1. Es que en el versículo uno se trata de apaciguar la ira, mientras que aquí se trata de dar instrucciones sana, curativa y edificante.

Se menciona el árbol de la vida, cuyas hojas sirven para la sanidad.

Apocalipsis.22:2. En medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de  fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones.

En efecto una buena lengua puede curar almas enfermas de ira, enojo, pleito, rencor.

En cambio la lengua perversa puede hacer mucho daño.

Santiago.3:5-6. Así también la lengua es un miembro pequeño, y sin embargo, se jacta de grandes cosas. Mirad, ¡qué gran bosque se incendia con tan pequeño fuego!

V.6. Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida.

Pero un habla apacible es curativa.

Proverbios.11:30. El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio.

Con nuestra lengua apacible dócil podemos ganar almas para Cristo.

Pero una lengua ofensiva hará perder muchas almas.

Hablando el proverbista de la sabiduría dice: Es árbol de vida.

Proverbios.3:18. Es árbol de vida para los que de ella echan mano, y felices son los que la abrazan.

Proverbios.10:31-32. La boca del justo emite sabiduría, pero la lengua perversa será cortada.

V.32. Los labios del justo dan a conocer lo agradable, pero la boca de los impíos, lo perverso.

Lamentablemente muchas veces hablamos no para resolver el problema o conflicto porque no hablamos para resolverlo, sino para echar la culpa o buscar culpable.

Debemos mejor hablar para buscar arreglar el conflicto y no buscar culpables y echarles siempre la culpa a otros.

Siempre busquemos mejor soluciones y no culpables, porque eso no ayuda en nada, más bien irrita a las personas y crea un conflicto.

Seamos personas que curen heridas y no que abran heridas con nuestras palabras- lengua.

Ya que muchas heridas nunca llegan a curarse ni a cerrarse en la vida de muchas personas.

Y muchas mueren con odio, rencor.

MANTENTE ENSEÑABLE; SE ABIERTO A LA CORRECCION Y SE RAPIDO PARA DISCULPARTE CUANDO ESTES EQUIVOCADO. PROVERBIOS.15:5.

El necio rechaza la disciplina de su padre, más el que acepta la reprensión es prudente.

Debemos siempre estar abierto a que nos corrijan ya que no siempre vamos a estar en lo correcto.

Muchos conflictos se dan porque pensamos que siempre tenemos la razón y que no nos equivocamos pero no es verdad, podemos estar equivocado y debemos de estar dispuesto a aceptar nuestro error.

¿Por qué se dan muchos conflictos en la familia?

Por qué los hijos desprecian- rechazan la corrección de sus padres pensando que ellos tienen la razón y tienen en poco la disciplina- corrección de sus padres.

Así que no seamos necio en no aceptar cuando nos equivocamos, aun antes nuestros hijos.

Muchos padres no aceptan delante de sus hijos que se equivocaron y esto trae conflicto en la familia.

Padre e hijo.

Esposa e esposo.

Hermano con hermano.

Por eso muchas veces somos presa de este pecado.

Proverbios.5:22-23. De sus propias iniquidades será presa el impío, y en los lazos de su pecado quedará atrapado.

V.23. Morirá por falta de instrucción, y por su mucha necedad perecerá.

No seamos presa en no aceptar cuando fallamos.

Seamos humildes y aceptemos y pidamos perdón cuando pequemos.

HABLA PALABRAS QUE DIFUNDAN CONOCIMIENTO Y ENTENDIMIENTO. PROVERBIOS.15:7.


Los labios de los sabios esparcen conocimiento, pero no así el corazón de los necios.

Cuando hablamos debemos de usar las palabras adecuadas y que ayuden siempre a no causar problemas, sino a que arregle cualquier problema que se dé.

Nuestras palabras ayudan a edificar o a destruir.

El sabio siempre hablara sabiamente este donde este y en la circunstancia que este, saldrá siempre su sabiduría en hablar.

El hombre sabio anda rectamente en su conducta en su habla.

Proverbios.15:21. La necedad es alegría para el insensato, pero el hombre inteligente anda rectamente.

Pensemos siempre antes de responder como responder no actuemos a la ligera eso traerá conflicto siempre.

Eclesiastes.10:12. Llenas de gracia son las palabras de la boca del sabio, mientras que los labios del necio a él consumen.

Proverbios.10:32. Los labios del justo dan a conocer lo agradable, pero la boca de los impíos, lo perverso.

La prueba y la balanza  de la bondad de un hombre está en que habla bien y con sabiduría.

Ya que su boca produce sabiduría al hablar de la misma manera que un árbol produce su fruto para beneficio de quien lo come.

Proverbios.22:11. El que ama la pureza de corazón tiene gracia en sus labios, y el rey es su amigo.

La persona que es limpio de corazón siempre hablara con gracia sin adulación.

Expresando sus ideas en lenguaje decente y limpio como su corazón.

Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Mateo.12:34. ¡Camada de víboras! ¿Cómo podéis hablar cosas buenas siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

El hombre habla lo que hay en su corazón.

Mateo.12:35. El hombre bueno de su buen tesoro saca cosas buenas; y el hombre malo de su mal tesoro saca cosas malas.

¿Qué tipo de corazón tenemos?

Proverbios.10:13-14. En los labios del entendido se halla sabiduría, pero la vara es para las espaldas del falto de entendimiento.

V.14. Los sabios atesoran conocimiento, pero la boca del necio es ruina cercana.

La boca del sabio siempre será de gran bendición porque siempre sabrá cómo hablar.

La boca del necio llama a golpe.

Proverbios.18:6-7. Los labios del necio provocan contienda, y su boca llama a los golpes.

V.7. La boca del necio es su ruina, y sus labios una trampa para su alma.

Por eso debemos siempre responder con sabiduría, y no responder al necio según su necedad.

Proverbios.26:4. No respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él.

La palabra del sabio siempre traerá paz y prosperidad.

Hablemos palabras que edifican, palabras que sazonan.

Efesios.4:29. No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

Colosenses.4:6. Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona.

Nunca ofendamos ni alcemos la voz, porque eso no edifica ni ayuda a resolver los problemas conflictos.

Seamos Pronto para oír, tardos para hablar, tardo para la ira.

Santiago.1:19. Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira;

Pero muchas veces hacemos todo lo contrario somos:

Tardo para oír escuchar a otros.

Pronto para hablar, muchas veces ni dejamos hablar a la otra persona.

Pronto para airarnos explotamos rápidamente.

Así de esa manera nunca vamos a poder arreglar los problemas.

Somos rápido a hablar.

Proverbios.10:19. En las muchas palabras, la transgresión es inevitable, más el que refrena sus labios es prudente.

Debemos esperar el momento adecuado para poder hablar.

Proverbios.17:27. El que retiene sus palabras tiene conocimiento, y el de espíritu sereno es hombre entendido.

Es mejor el lento para la ira.

Proverbios.16:32. Mejor es el lento para la ira que el poderoso, y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad.

No nos apresuremos a enojarnos.

Eclesiastes.7:9. No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo se anida en el seno de los necios.

No nos apresuremos a hablar antes de escuchar primero.

Eclesiastes.5:2. No te des prisa en hablar, ni se apresure tu corazón a proferir palabra delante de Dios. Porque Dios está en el cielo y tú en la tierra; por tanto sean pocas tus palabras.

Hermanos y amigos el poder de la muerte y la vida está en nuestra lengua.

Proverbios.18:21. Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto.

EL TRIPLE FILTRO.

En la Antigua Grecia Sócrates, fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que presentaba a todos.

Un día, un conocido se encontró con el gran filósofo y le dijo:

Sabes lo que escuche a cerca de tu amigo?

Espera un minuto, replico Sócrates.

Antes de decirme, quisiera que pasaras un pequeño examen yo lo llamo el examen del TRIPLE FILTRO.

– Triple Filtro?, Pregunto el hombre.

Correcto, contesto Sócrates.

Antes de que me hables sobre mi amigo puede ser una buena idea filtrar tres veces, lo que vas a decir.

Es por eso que lo llamo el “EXAMEN DEL TRIPLE FILTRO”

EL PRIMER FILTRO ES LA VERDAD.

¿Estas absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto? No dijo el hombre, realmente solo escuche sobre eso…

Bien dijo Sócrates, entonces realmente no sabes si es cierto o no.

Ahora permíteme aplicar el segundo filtro

EL SEGUNDO “ES EL FILTRO DE LA BONDAD”

Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo? No, por el contrario, entonces deseas decirle algo malo de El pero no estás seguro que sea cierto.

 

Pero aún podría querer escucharlo porque queda un filtro

EL TERCERO “Y ES EL FILTRO DE LA UTILIDAD”

Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo? No, la verdad que no.

Bien concluyo Sócrates. Si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno e incluso no me es útil, para que querría yo saberlo?

Usa este filtro cada vez que oigas comentarios sobre alguno de tus hermanos y amigos.

CONCLUSION:

Hemos visto la manera como Dios desea que podamos hablar y poder arreglar los conflictos que se nos presente en nuestra vida.

Seamos amables- suaves al hablar no gritemos porque eso hace subir el furor en la otra persona.

Hablemos con sabiduría con palabras que edifican y que den gracias al oyente.

Recordemos que Dios siempre nos está viendo.

Seamos humildes en aceptar cuando nos corrigen.

Seamos pronto para escuchar.

Seamos tardo para hablar.

Seamos tardos para airarnos.

 

 

MARIO JAVIER MORENO CHAVEZ.

APARTADO POSTAL: CJ- 02.

MANAGUA- NICARAGUA. C.A.

WWW.COMPRALAVERDADYNOLAVENDAS.COM

20 de junio de 2018.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.