El Cristiano Y El Racismo:

De uno, vinieron todos.
En el principio, creo Dios… Gén. 1:26-28
De Adán y Eva Dios creó a todos los demás. Hechos 17:24-26
Las diferentes naciones comenzaron con Dios. Gén. 11:1-9
El A.T. nos da la historia de los descendientes de Abraham.
Gén. 12:1-3
El reino de Cristo no se basa en el color de la piel o lenguaje.
Efe. 3:13-16
Por fe somos un pueblo nuevo. 1 Ped. 2:9-10
En esta nueva relación, ahora somos hijos de Dios. Efe. 4:6.

Para Dios no existe Judío ni Gentil en Cristo Jesús.
Dios no hace distinción basado en nacionalidad. Stg. 2:1-5;
1 Sam. 16:6-7; Juan 3:16
En Cristo la línea racial desaparece. Gál. 3:26-29
El evangelio es para todos. Rom. 1:14-16; 15:7-12, 18-19,
Hechos 28:30-31
Jesús no hizo distinción. Mat. 22:15-21; 5:39-48
El evangelio acaba con todo prejuicio. Mat. 22:35-40; 7:1-2, 12; 1
Juan 4:20-21.

¿Cómo podemos evitar el sentir racismo?
Al no asumir que toda persona dentro de un grupo étnico son
iguales.
Existe gente mala de todas las razas.
Nuestra obligación es con amor predicar el evangelio, pues Cristo
murió por todos. Mateo 28:18-20.

Por: Guillermo Álvarez.
Hillsboro; Ohio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*