EL HIJO PRODIGO:

TEXTO: LUCAS.15:11-32.

INTRODUCCION:

Esta parábola está relacionada con las otras dos parábolas anteriores.

Es una parábola extensa y con más detalle, a diferencia de todas las demás más, contiene más de una lección.

El hijo prodigo es un ejemplo de un arrepentimiento total y sincero.

El hermano mayor ilustra la maldad de los fariseos con su prejuicio e indiferencia hacia los pecadores que se arrepentían.

Así por creerse justo por méritos propios.

El padre representa a Dios siempre dispuesto y gustoso para perdonar con un anhelo constante por el regreso del pecador al seno de su hogar.

El tema central como en las otras dos parábolas en este capítulo, es el gozo de Dios las celebraciones que se desbordan en el cielo cada vez que un pecador  se arrepiente.

Lucas.15:7. Os digo que de la misma manera, habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentimiento.

Lucas.15:10. De la misma manera, os digo, hay gozo en la presencia de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.

LA PARABOLA EMPIEZA ASI. LUCAS.15:11-12.

Y Jesús dijo: Cierto hombre tenía dos hijos; Desde el principio se sabe que El Padre tiene dos hijos, uno fiel, el otro infiel.

Lucas.19:10. Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Juan.10:16. Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor.

Y el menor de ellos le dijo al padre: “Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde.” Y él les repartió sus bienes.

En Cristo tenemos todas las bendiciones espirituales. Efesios.1:3. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,

Según la ley el primogénito recibía  el doble de la prosperidad que recibían los demás hermanos.

Deuteronomio.21:17. Sino que reconocerá al primogénito, al hijo de la aborrecida, dándole una porción doble de todo lo que tiene, porque él es el principio de su vigor; a él pertenece el derecho de primogenitura.

La propiedad se distribuía después de la muerte del padre, por tanto tal petición mostraba la dureza e insensibilidad de este joven.

Les repartió sus bienes. De esta manera el hijo más joven recibió la parte de la hacienda que le correspondía.

Si el decidía venderla, el comprador no ponía tomar posición de ella sino hasta después de la muerte del padre.

Juntándolo todo. Es evidente que el hijo prodigo convirtió su herencia en dinero y abandono a su padre para aventurarse en  una vida de iniquidad.

Viviendo perdidamente.  No solo desperdigo sus bienes con extravagancia, sino que también se entregó al desenfreno y la inmundicia.

Una vida vergonzosa  y de vicios. Este joven se entregó a toda obra de la carne.

Galatas.5:19. Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad,

Vino lo que muchos no esperan, si se malgasta el dinero esto es lo que ocurre.

Lucas.15:14. Cuando lo había gastado todo, vino una gran hambre en aquel país, y comenzó a pasar necesidad.

Periodos de gran hambre azotaban a palestina casi cada diez años.

Lucas.15:15-16.

Entonces fue y se acercó a uno de los ciudadanos de aquel país, y él lo mandó a sus campos a apacentar cerdos.

Y deseaba llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada.

Este joven no solo se vio formado a trabajar para un gentil, sino que se le dio el empleo más denigrante para un judío.

El de apacentar cerdos, considerados animales inmundos.

Esto era equivalente a abandonar su fe, ya que estaba permanentemente inmundo por causa de los cerdos.

II Pedro.2:20, 22. Porque si después de haber escapado de las contaminaciones del mundo por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, de nuevo son enredados en ellas y vencidos, su condición postrera viene a ser peor que la primera.

Les ha sucedido a ellos según el proverbio verdadero: EL PERRO VUELVE A SU PROPIO VOMITO, y: La puerca lavada, vuelve a revolcarse en el cieno.

Cuando nos separamos de Dios y nos hacemos amigos del mundo.

Santiago.4:4. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Efesios.2:12. Recordad que en ese tiempo estabais separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza, y sin Dios en el mundo.

El cambio de este joven.

Lucas.15:17-19. Entonces, volviendo en sí, dijo: “¡Cuántos de los trabajadores de mi padre tienen pan de sobra, pero yo aquí perezco de hambre!

Volviendo en si- Es decir, recupero la conciencia. Al darse cuenta de que su pecado lo había dejado en bancarrota y hambriento, pudo pensar con más claridad.

“Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: ‘Padre, he pecado contra el cielo y ante ti;

Ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; hazme como uno de tus trabajadores.'”

Un día se puso a pensar en su padre tan bueno, que él había dejado en casa.

Llegó a tomar una decisión: “Voy a regresar con mi papá. Le voy a decir: “Papá, he pecado contra ti y contra Dios también, y he hecho cosas muy malas.

Su padre lo estaba esperando.

Lucas.15:20. Y levantándose, fue a su padre. Y cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión por él, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó.

El hijo no sabía que todos los días su papá, que tanto lo amaba, lo estaba esperando, vigilando el camino por donde su hijo podría regresar a casa.

Es evidente que el padre había esperado ya anticipado el regreso de su hijo.

Apocalipsis.3:20. ‘He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.

El arrepentimiento del hijo.

Lucas.15:21-22. Y el hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo.”

Pero el padre dijo a sus siervos: “Pronto; traed la mejor ropa y vestidlo, y poned un anillo en su mano y sandalias en los pies;

Note que el hijo no alcanzo a terminar su discurso de arrepentimiento que había ensayado porque el padre le interrumpió para concederle el perdón total.

I Juan.1:9. Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.

Sin una sola palabra de amonestación por el pasado, el padre expreso sin restricción el amor que sentía por su hijo y expresa su gozo por haber hallado lo perdido.

El gozo del padre.

Lucas.15:23-24. Y traed el becerro engordado, matadlo, y comamos y regocijémonos;

Porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado.” Y comenzaron a regocijarse.

El becerro gordo. Reservado único y exclusivamente para las ocasiones más especiales.

Regresar a Cristo es regresar a todas las bendiciones espirituales. Efesios.1:3.

El hijo mayor estaba trabajando en el campo. Cuando regresó, se acercó a la casa y oyó la música y el baile. Llamó a uno de los sirvientes y le preguntó: Lucas.15:24-27.

¿Cómo se comportó el otro hijo?

Se sintió indignado.

  1. Porque consideraba a su hermano de lo peor. Lucas.15:28.

Como el fariseo de Lucas.18:11.

  1. Porque se consideraba a sí mismo como excelente persona. Lucas.15:29.

Se negó a entrar a la fiesta.

Para él, el regreso de su hermano no era motivo de fiesta.

Él no sentía gozo, sino celos, coraje y rechazo hacia su hermano.

Lucas.15:29.

Esta era la actitud de los fariseos, no se consideraban estar en pecado. Sin embargo seguían las tradiciones.

  1. Le reclamó a su Padre le reclamó ser injusto.
  2. Le reclamó ser mal administrador.
  3. Le reclamó ser egoísta con él.

Lucas.15:30.

Por su enojo este hermano mayor no se refiere a su hermano menor como “mi hermano”.

El padre lo corrige en el Versículo. 32. Este tu hermano.

Aunque un hermano ande fuera de la iglesia sigue siendo nuestro hermano en Cristo.

II Tesalinosences.3:15.

¿Cómo respondió el Padre?

  1. Con amor, paciencia y comprensión.
  2. Reconociendo su fidelidad: “Tú siempre estás conmigo.”
  3. Aclarándole que todo lo suyo le pertenecía.
  4. Defendiendo su derecho como Padre de regocijarse por el regreso de su hijo.
  5. Enfatizando la necesidad de que todos, incluyendo al hijo mayor, celebraran el haber recuperado a su hermano.

Los hijos fieles de Dios necesitamos entender la manera apropiada de recibir al hijo que se aparta de Dios, cuando regresa arrepentido.    No con una actitud de celos, o inconformidad como el hijo mayor, sino con gran gozo.

Dios nos perdona.

Cuando nosotros nos damos cuenta de nuestros pecados, lo que debemos hacer es lo que hizo el muchacho de la historia.

Debemos volver a nuestro Padre celestial y decirle: “Padre, he pecado contra ti.

Perdóname, por favor”. Nuestro Padre Dios nos perdonará.

Como el papá de la historia, le da gusto recibirnos de nuevo cuando regresamos a Él.

Dios quiere que sepamos que siempre nos amará.

 

MARIO JAVIER MORENO CHAVEZ.

APARTADO POSTAL: CJ- 02.

MANAGUA- NICARAGUA. C.A.

Sábado, 1 de julio de 2017.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*