EL JURAMENTO:

TEXTO: MATEO.5:33-37.

INTRODUCCIÓN:
A. El mandato del Señor constituye una condena de las minuciosas arbitrarias restricciones impuestas por los Escribas y Fariseos en el tema de los juramentos, y por los que se profanaba el nombre de Dios.
B. Jesús no prohibe los juramentos, sino prohibe todas las formas de hablar profano, los Judios eran maestros en el arte de hacer sutiles distinciones entre juramentos permisibles (Permitidos) y prohibidos.
C. Cristo condenó el que se jurara ligeramente.
D. Él cristiano debe ser conocido por su palabra, que siempre dice la verdad, y no necesita de juramentos, para probar que esta diciendo la verdad.

I. EL JURAMENTO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO:
A. Se ha hecho uso de los juramentos desde tiempos antiguos:
1. Ejemplo. Abraham. Gen.14:22. Abraham había jurado a Dios que no iba a tomar nada. V.23. Gen.21:23-24,31.
2. Dios mismo. Gen.22:16. Él no puede jurar por otro, ya que no hay otro más grande que él.
3. Moisés jura que Caleb iba a heredar la tierra prometida. Josue.14:9.
4. Saúl juro que no mataría a David. I Samue.19:6.
B. El objetivo de un juramento se explica en Hebreos.6:16.
1. Es para confirmar un pacto. Gen.26:28; 31:44,53.
2. Resolver controversias ante un tribunal de justicia. Ex.22:10-11; Num.5:16-22. Sobre el celo del marido por su mujer.
3. Asegurar el cumplimiento de los hechos prometidos. Gen.24:3-4; 50:25.
4. De deberes sagrados. Num.30:2; II Cron.15:14-15.
C. No debemos jurar falsamente. Lev.19:12. Como lo hicieron los Israelitas. Neh.10:29. Y no cumplieron. Mal.1:14.

II. LOS CRISTIANO:
A. Él Señor Jesús aconseja a los cristianos cumplir con sus promesas sin tener que recurrir a juramentos de modo que la palabra de ellos mereciera entera confianza. Mat.5:34-37.
B. No debemos jurar falsamente como Pedro que juro no conocer a Jesús. Mat.26:74.
C. Pablo juro que no mentía. Gál.1:20. Y a los Tesalonicenses los deja bajo juramento. I Tes.5:27.
D. Lo prohibido es jurar y no cumplir, o como los Judios que sino juraban por Dios, pues el juramento no tenía importancia.
1. Jurar por el cielo. Es jurar por el trono de Dios y no se puede jurar por el cielo sin jurar por Dios mismo.
2. Jurar por la tierra. Es jurar por el Dueño.
3. Por Jerusalén. Es la ciudad de Dios.
4. Por la cabeza. Pues es de Dios, ya que él nos hizo. Ya que él hombre es imagen y gloria de Dios. I Cor.11:7.

CONCLUSIÓN:
A. No se prohibe el jurar, sino jurar a la ligera haciendo diferencia y por eso no cumplir con el juramento. No debemos jurar a la ligera. Como Herodes. Mat.14:7-9.
B. Muchos hombres fieles juraron. Como Abraham, Moisés, Saúl, y él mismo Dios.
C. Que nuestra vida no sea solo andar jurando a cada momento, nuestras palabras deben pesar, cumpliendo todo lo que prometamos sin necesidad de jurar nada.

¡QUE DIOS NOS BENDIGA A TODOS!
MARIO JAVIER MORENO CHÁVEZ
VILLA REVOLUCIÓN, SECTOR: “A”
ANDEN: 7, CASA: 1525-26.
MANAGUA- NICARAGUA
FECHA: 8-9-1995

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*