“EL QUE SE HUMILLA”:

Lucas 14:7-11:

 

Debemos de aprender el gran principio de la humildad.

 

La expresión: “Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido” fue usada por Jesús siempre en sus enseñanzas veamos:  Mateo 23:12; Lucas 18:14.

Pero también fue un tema enseñado por los Apóstoles, veamos:

Filipenses 2:3-4; Santiago 4:10; y 1 Pedro 5:5-6.

La Senda de la Humidad:

¿En donde comenzamos?, ¿Dónde está el comienzo verdadero de la humildad?. El lugar donde comienza es el corazón de uno mismo.

Veamos algunas cosas que deben de mantenernos dentro de la humildad:

Nuestras debilidades físicas y corporales: Hablado físicamente, ¿Qué somos?, somos polvos. Veamos Salmos 103:13-16.
Pensemos: ¿cuántas enfermedades incurables hay?. Job 5:7; 14:1,2.

Nuestras limitaciones mentales: ¿Cuánto sabemos? Y ¿Cuánto no sabemos?. Todos somos ignorantes en algo. La pequeñez de nuestro conocimiento debe de mantenernos en humildad.
Veamos Salmos 139:6; Filipenses 3:8-11;  2 Pedro 3:18.

Nuestras debilidades y fallas morales:  Nadie esta exento, lo que le pasa ahora a otro, mañana puede ser lo que nos pase a nosotros. No podemos creernos inmunes al pecado. Veamos Juan 8:1-11. Muchos por orgullo han dicho: “Eso a mi no me pasara nunca”, y al tiempo es igual o peor. Por eso necesitamos hacernos siempre un auto examen. Leamos 1 Corintios 10:12.

EL PATRON DE LA HUMILDAD:

En la última cena los apóstoles se encontraron con un deseo intenso de estar en el mejor lugar, en el lugar de más honor: Lucas 22:24-27, veamos la repuesta del maestro en  Juan 13:3-17. Piense: ¡El Príncipe de Gloria nos lava los pies!. Que emoción y confusión sentirían todos ellos.
Cuando el vino al mundo nació en un pesebre y al salir del mundo se reclino en una cruz.

¿QUIERE USTED SER HUMILDE COMO LO ERA NUESTRO MAESTRO?.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*