EL REMORDIMIENTO DE JUDAS:

TEXTO: MATEO.27:1-5.

INTRODUCCIÓN:
A. Judas fue él discípulos que entrego a Jesús por 30 piezas de platas, aunque fue una persona mala, podemos aprender de sus errores, para no cometerlos.
B. Era uno de los doce discípulos que Jesús había escogido para su ministerio. Mat.10:4.
C. Jesús lo llamo un diablo. Juan.6:70-71.
D. Era un ladrón. Juan.12:4-6.
E. Fue él que entrego a Jesús. Mtat.26:14-16
F. Entrego a Jesús con un beso. Mat.26:47-49.

I. JUDAS SE ARREPIENTE. MATEO 27:3-5
A. Vemos que Judas se arrepintió, pero no fue un arrepentimiento como el de Pedro. Mat.26:75.
1. ¿Qué le indujo a sentir remordimiento?. “VIENDO QUE JESÚS HABIA SIDO CONDENADO”.V.3. Es probable que Judas pensara que Jesús se escaparía de las manos de sus perseguidores.
a. Con lo que Cristo quedaría con el honor.
b. Los Judios con la vergüenza.
c. Y él con el dinero, y asi nadie sufriría ningún daño.
2. Quienes regulan sus acciones por las consecuencias que ellos mismos prevén, y no por la ley de Dios, se encuentren con que las medidas que tomaron han resultado equivocadas. Como David que intento quedar impune de su pecado. II Samuel.11:1-17. David intento que Urías se acostara con su esposa para encubrir su pecado y decir que el hijo era de Urías y no de él. Intento persuadir a Urías para que se acostara con su esposa.
a. Primer intento para que se acostara con su esposa. V.8-10.
b. Segundo intento. V.13-14. De nuevo mandar que se acostara con su esposa.
c. Tercer intento. V.15-18. Mandarlo a matar.
3. Pero ninguno de los tres pasos le dio resultado por que antes Dios no nos podemos esconder. II Cron.16:9; Job.14:16; 28:24; Salmo.44:20-21; Prov.5:21; 15:3; Jer.16:17; 32:19; Heb.4:13. Dios ve todos nuestros pasos, de él no nos podemos esconder. Muchos cometen pecados y creen que pueden salir impune de sus pecados, pero sino se arrepienten recibirán condenación.
B. JUDAS SINTIÓ REMORDIMIENTO. V.3. “Significa realmente dolerse después”. “O tener dolor otra vez o después”. La misma palabra la encontramos en Mat.21:30. “Del hijo que se arrepintió y cambió su actitud a la de obediencia. Pero este remordimiento no fue como los de Pentecostés. Hechos.2:37. Judas cuando fue tentado a traicionar a su maestro, las treinta piezas de plata aparecían a sus ojos brillantes y atractivas, pero cuando, tras saber que las cosas no salieron como el pensaba. La plata se le volvió escoria. El mero dolor no sirve de nada, a no ser que lleve a un cambió de mente y de vida, la tristeza conforme a Dios. II Cor.7:9. Judas solo sintió un remordimiento que lo llevo al suicidio. Muchas veces sentimos dolor por el pecado que cometemos pero esto no garantiza que ya hemos sido perdonado, el verdadero dolor conduce al arrepentimiento según Dios.
C. Ahora la conciencia le echaba en cara “QUE HE HECHO”. “QUE LOCO Y MALVADO SOY, AL HABER VENDIDO A MI MAESTRO POR ESTA BAJESA”.
1. Probablemente Judas estuviera diciendo.
a. Yo tengo la culpa de que le hayan atado y condenado, escupido, abofeteado.
b. Posiblemente le vinieron a la mente los buenos momentos que paso junto con él Señor. Ahora le vendrían a la mente las palabras del Señor. “MÁS LE VALDRÍA A ESE HOMBRE NO HABER NACIDO”. Mat.26:24.
2. ¿Cuales eran las indicaciones de su remordimiento?.
a. Primero hizo restitución: “DEVOLVIÓ LAS TREINTAS PIÉZAS DE PLATA A LOS PRINCIPALES SACERDOTES Y A LOS ANCIANOS”. V.3. Ahora el dinero le quemaba la conciencia, y estaba tan disgustado de él como antes había sentido tanto anhelo. Lo mal adquirido no puede producir ningún verdadero bien a quienes asi lo adquieren. Prov.5:22. Si lo hubiera hecho antes devolver el dinero, antes de la traición lo habría podido hacer con algún consuelo, pero ahora era demasiado tarde.
b. Segunda Hizo confesión: “HE PECADO, ENTREGANDO SANGRE INOCENTE”. V.4. Para honor de Cristo, proclamo inocente su sangre. Pero fue una tardía confesión de traicionar sangre inocente. Para vergüenza propia, confiesa que ha pecado, entregando sangre inocente. No le hecha la culpa a otros, sino que se la echa entera a sí mismo. Cuantos muchas veces pecan y le echan la culpa a los demás, como Adán le echo la culpa a Dios. Gen.3:10-12; la mujer le echa la culpa a la serpiente. Gen.3:13. Ninguno acepto su culpa. Pero solo ellos eran los culpables de su pecado nadie más. Asi nosotros somos culpable de nuestros pecados nadie más. Muchos dicen el hermano o la hermana me hizo pecar, o Satanás me la puso difícil. Eso es solo excusas para no aceptar la culpa del pecado.
c. Vemos en Judas que iba por el camino del buen arrepentimiento, pero su tristeza no era para salvación. II Cor.7:10, confeso, pero no antes Dios, sino ante los hombres. No dijo como el hijo pródigo. “PADRE, HE PECADO CONTRA EL CIELO Y CONTRA TI”. Lucas.15:21.
d. Tercera hizo justicia: Pero una justicia por su propia mano, el mismo ejecuta su sentencia de muerte. “SE AHORCÓ”. V.5. Su caso nos recuerda el de otro traidor Ahitófel. II Sam.17:23.
D. Veamos ahora qué respondieron los principales sacerdotes y los ancianos a la confesión de Judas. Le dijeron. “A NOSOTROS, ¿QUÉ? ¡ALLÁ TÚ!. V.4. “O TÚ VERÁS”. No les importaba a ellos nada. Ellos mismo echan un lado su culpa en este asunto, como que ellos no eran culpables también en este asunto.
E. Conque desprecio hablan de la traición hecha a Jesús: ¿Que nos va a nosotros en eso?. Como si todo el asunto fuera ajeno a ellos. Conque despreocupación hablan del pecado de Judas. Él había dicho. “HE PECADO”. Y ellos responden: “ALLÁ TÚ”. Cosa grave es pensar que los pecados ajenos no nos afectan, especialmente cuando de algún modo somos cómplices de ellos. Somos un cuerpo y todo pecado afecta. I Cor.12:12,14. Cuando nos hacemos indiferentes con el pecado de otros hermanos estamos participando en el pecado. Un poco de levadura leuda toda la masa. I Cor.5:6. Por eso debemos de exhortarnos los unos a los otros. Heb.3:13. Por eso debemos de ayudar a los que han pecado. Gál.6:1.
F. Ellos parecen decirle a Judas, “SI ES INOCENTE, ALLÁ TÚ OPINIÓN; NOSOTROS LE HEMOS HALLADO CULPABLE”. Conque despreocupación hablan del remordimiento de Judas, estaban contentos de haberle usado en el pecado, y se sentían satisfechos de él, Pero ahora le volvían la espalda sin darle ningún consuelo, sino dejándole abandonado a su propio destino, quienes estan endurecidos del pecado se burlan de quienes siente algún remordimiento. Después de metido en la trampa Judas se ve, no solo desamparado, sino también burlado, los malvados miran con desprecio y hasta con odio a quienes desertan de la maldad. Es cosa corriente que quienes aman la traición, odien al traidor.
1. Como aquellos que inducen a las pandillas a los jóvenes y cuando la policía los busca a los echan a la cárcel los dejan solos.
2. Como también los que inducen a los jóvenes a las drogas, al alcohol, al robo, a la fornicacion, cuando ya estan atrapados en los vicios los dejan solo a su destino. Muchos son los que se dejan engañar por estas personas que buscan la ruina de las personas que se dejan llevar por el vicio. Y después ni le ayudan a salir de ellos. Y Cuando alguien lograr dejar las pandillas, las drogas, el alcohol o el robo, lo tienen como traidor.

CONCLUSIÓN:
A. Judas se arrepintió demasiado tarde, cuidado nosotros cuando pecados sea demasiado tarde, o nuestro arrepentimiento sea como el del mundo, y no según Dios.
B. No creamos que el pecado de otros no nos afectan a nosotros, no nos hagamos indiferentes cuando otros pecan tratemos de ayudarles, y corrijamos el pecado. Ya que un poco de levadura leuda toda la masa.
C. No nos dejemos engañar de aquellos que nos inducen a pecar para entrar a las pandillas las drogas, el alcohol, el robo, cuando estemos en problema no nos van a ayudar, nos van a dejar solo.

MARIO JAVIER MORENO CHÁVEZ.
VILLA REVOLUCIÓN, SECTOR: “A”
ANDEN: 7, CASA: 1525-26.
MANAGUA- NICARAGUA.
(27-12-2001).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*