EL REPOSO QUE PERMANECE:

 (Hebreos 4:1-11)

Propósito: Exhortar al cristiano para que no pierda la promesa de entrar en el reposo de Dios (La vida eterna)

INTRODUCCIÓN:

  1. En capítulo tres de «La epístola a los Hebreos» vimos…

  2. Una comparación de Cristo a Moisés.

  3. Con una comparación se presentó una advertencia basada en el ejemplo de Israel en el desierto.

  4. Trayendo a la memoria la caída de Israel en el desierto…

  5. Que a pesar de la dirección de Moisés, la mayoría murió en el desierto y no entraron en la tierra prometida por la falta de fe.

  6. Ahora bajo la dirección de Cristo enfrentamos un peligro similar de perder nuestra «promesa» por una falta de fe (Heb.3: 14154:1)

  7. En el capítulo cuatro continúa la advertencia con un enfoque en la promesa del «reposo» que todo cristiano fiel espera…

  8. Esta promesa de «reposo»es actualmente uno de varios «reposos»encontrados en las Escrituras.

  9. Es un «reposo» que Moisés y Josué no proporcionaron, esto es justamente otra razón por la que el cristiano Hebreo no debe abandonar a Jesús y regresar al judaísmo.

  10. Este es el «reposo que permanece»para las personas de Dios hoy.

  11. En esta lección vamos a dirigirnos a dos preguntas:

  12. ¿Qué es el «reposo que permanece»?

  13. ¿Qué elementos esenciales son necesarios para entrar en el «reposo que permanece»? ❖ Empecemos, entonces, con la primera…

  14. ¿QUÉ ES «EL REPOSO QUE PERMANECE»?

  15. ESTE NO ES «EL REPOSO DE CANAÁN»…

  16. De este «reposo» se alude en (Deut.3: 2012: 910Josué.1: 13 — 15)

  17. Este «reposo» se dio tal como Dios lo prometió (Josué.21: 43— 45)

  18. Pero en el capítulo cuatro «Su reposo» (ó «Mi reposo» «El reposo de Dios») es claramente delineado que Josué entregó (Heb.4: 8)

  19. Anhelado aún después de la muerte de Josué, en el pasaje de (Salmos 95:7,8) estaba escrito.

  20. La palabra «Hoy…» indica que el Espíritu estaba advirtiendo al Israelita, ¿quién hace mucho tiempo había recibido «El reposo de Canaán» ? Ciertamente Josué entregó «El reposo de Canaán», pero hay todavía «El reposo que permanece».

  21. NO ES «EL REPOSO SABÁTICO»…

  22. Para algunos es natural pensar en el día sabático cuando oye ó lee la palabra «reposo».

  23. Cuando por primera vez se le presento a la nación de Israel, se les instruyo de como «El reposo del santo sábado era consagrado al Señor » (Éxodo 16:23)

  24. Este fue el séptimo día de reposo, autorizado después del propio reposo de Dios, al concluir su creación (Gén.2: 2)

  25. Fue puesta en código de ley en las tablas de piedras (Éxodo 20:8—11)

  26. Pero el sábado como «un día de reposo» solamente se dio a la nación de Israel.

  27. No se dio a los padres de la nación (es decir, a sus antepasados como Abraham, Isaac, Jacob, etc ) (Deut.5: 2 — 22Neh.9: 1314)

  28. Se dios a Israel como un recuerdo semanal de su liberación de Egipto (Deut.5: 12 – 15)

  29. Los únicos gentiles que se les ordeno guardar el sábado eran aquellos que vivían entre los Israelitas en las tierras de Canaán («tu extraño que esta dentro de tus puertas»)

  30. El día sábado, como el resto de la antigua ley, fue abrogada.

  31. Se clavó en la cruz (Efes.2: 1415Col.2: 14)

  32. Aquellos que están en Cristo han muerto a la antigua ley, habiéndose entregado a él, pueden servir a Cristo ahora (Rom.7: 46)

  33. El «ministerio de muerte (el antiguo testamento) ha venido a ser reemplazado por el «ministerio del Espíritu» (el nuevo testamento) (2Cor.3: 5 – 811)

  34. Esto es ahora una cuestión de indiferencia a Dios, dejado a la conciencia individual de cada uno, y no para limitar a ninguno (Rom.14: 4 – 6Col.2: 1617)

  35. Finalmente, el argumento con respecto a Josué también puede hacerse con respecto a Moisés…

  36. Anhelado aún después que Moisés les entregó el «reposo sabático» (Salmos 95: 78)

  37. Indicando que había aún otro «reposo» por venir > ¡Aunque Moisés entregó el «reposo sabático», hay todavía «El reposo que permanece»!.

  38. ESTE ES «EL REPOSO DE DIOS»…

  39. A través de esta sesión de las Escrituras se repite las referencias a:

  40. «Mi reposo» (Heb.3: 114: 35; cf Salmos 95: 7 – 11)

  41. «Su reposo» (Heb.3: 184: 1). (1).Aquellos que cayeron en el desierto, no entraron (Heb.3: 18(2).Que el cristiano de hoy tiene una promesa de entrar (Heb.4: 1)

  42. Es un «reposo» en el que Dios entro, al completar su creación (Heb.4: 410)

  43. Es un «reposo» que ni Josué, ni Moisés pudieron proporcionar.

  44. El «reposo» de Dios es uno en el que…

  45. Necesariamente debemos de ser diligentes para no perderlo (Heb.4: 1,11)

  46. Necesariamente debemos entrar («en su reposo») para descansar de su trabajo (Heb.4: 10). El «reposo de Dios» es el «reposo celestial» del cual leemos en el libro de Apocalipsis: “Oí una voz que desde el cielo me decía: £scri6e: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen”(Apoc .14: 13) «El reposo que permanece» por consiguiente es «El reposo de Dios», y en particular «El reposo celestial» en que uno puede entrar para descansar de su trabajos. Ahora, si nosotros deseamos entrar algún día en este «reposo», algunas cosas son necesarias…

II . ¿QUÉ ELEMENTOS SON ESENCIALES PARA ENTRAR EN «EL REPOSO DE DIOS»?

  1. LA PALABRA DE DIOS…

  2. Nótese que ambos, los Israelitas y nosotros hoy hemos recibido «el evangelio» que nos ha sido predicado (Heb.4: 2)

  3. El «evangelio» (es decir, las buenas nuevas) proclamado a los Israelitas perteneció a las promesas de Canaán.

  4. El «evangelio» proclamado a nosotros pertenece a las bendiciones que ahora tenemos en Cristo.

  5. La palabra de Dios es esencial al menos por dos razones:

  6. Sin ella no sabríamos nada acerca de nuestro «reposo» prometido.

  7. Si ella no sabríamos cómo recibir nuestro «reposo» prometido.

  8. Así es que la palabra de Dios (es decir, el evangelio) es de verdad el poder de Dios para salvarnos (Rom.1. 1617)

  9. Porque en ella se nos dice de la «salvación en Cristo»

  10. Y cómo nosotros podemos recibir esta salvación maravillosa. Pero cuando continuamos, aprendemos que solo la palabra de Dios no es suficiente, porque ésta debe ser…

  11. MEZCLADA CON LA FE…

  12. La palabra de Dios no hizo mucho en los Israelitas, porque éstos no la recibieron con fe (Heb.4: 2)

  13. ¡Tan poderosa como la palabra de Dios puede ser (cf Heb.4: 12) este poder en nuestras vidas es impedido, a menos que la aceptemos con fe!

  14. Claro, la palabra de Dios esta diseñada para crear y nutrir la fe a un punto (Rom.10: 17Jn.20: 3031)

  15. Pero a menos que nuestros corazones sean buenos y nobles, la palabra no encontrará la tierra apropiada que necesita para producir su fruto (Luc.8: 15) Sin la fe, entonces, la promesa del «reposo de Dios» no será experimentado por nosotros.

  16. CON TEMOR Y DILIGENCIA…

  17. El escritor a los Hebreos enfatiza dos de estos elementos esenciales.

  18. “Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún (a promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado ”(Heb.4: 1)

  19. “Procuremos, pues, entar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia ”(Heb .4: 11)

  20. El temor (la reverencia imponente) tiene un lugar importante en la vida del cristiano.

  21. Jesús nos enseña a quién debemos temer (Mat.10: 28)

  22. Pablo enseñó que el «temor y temblor»deben acompañar nuestros esfuerzos para servir a Dios (Fil.2: 12)

  23. La diligencia (el esfuerzo activo) igualmente es muy importante (2Ped.1: 510)

  24. Debemos de ser diligentes para crecer en el carácter de vida cristiana.

  25. Debemos de ser diligentes en «hacer firme nuestra profesión y elección». La necesidad del «temor» y la «diligencia» es comprensible solo si la posibilidad de caer es real.

CONCLUSIÓN:

  1. «El reposo que permanece» es de hecho una bendición maravillosa.

  2. «El reposo de Dios» es por consiguiente un «reposo celestial».

  3. Es un reposo en el cual descansará de sus trabajos, como Dios de las suyas (Heb.4: 10). Este es el «reposo» del cual Juan oyó en la voz del cielo (Apoc.14:13)

  4. Pero también hemos visto cómo la desobediencia hizo que muchos Israelitas perdieran su «reposo en Canaán».

  5. Aunque ellos fueron colectivamente, la nación de Israel, «elegidos de Dios», predestinados para recibir las promesas hechas a Abraham (Gén.12: 1 — 3)

  6. Pero ellos, individualmente, no hicieron su «llamado y elección segura»

  7. Ellos tenían «el evangelio»que se les enseñó.

  8. Pero no lo recibieron con fe.

  9. Y no tuvieron el «temor» y la «diligencia»necesaria para perseverar.

  10. ¿Qué sobre nosotros hoy?

  11. Si nosotros estamos en Cristo.

  12. Somos bendecidos por ser «elegidos de Dios», en un sentido colectivo como el cuerpo de Cristo, la iglesia.

  13. Somos predestinados como tal para recibir las bendiciones maravillosas de salvación en Cristo, incluso el «reposo celestial» nos espera.

  14. Pero, individualmente, también debemos hacer nuestro «llamado y elección segura»

  15. ¿Estamos recibiendo «la palabra mezclada con fe»?

  16. ¿Estamos teniendo un sentido apropiado del «temor reverente a Dios»?

  17. ¿Estamos siendo «diligentes»en nuestros esfuerzos para mantenernos fieles y firmes? > Solo entonces podremos tener la convicción de entrar en «El reposo que permanece»

❖ Permitamos que la exhortación del escritor a los Hebreos redarguya profundamente nuestros corazones… “Procuremos, pues, entraren aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia ” (Heb. 4:11)

REFERENCIA: EPISTLE TO THE HEBREWS» By Mark A. Copeland

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.