EL SECRETO DE LA ORACION RESPONDIDA:

 ( 1 Reyes 18:41-46 )

 

La mayoría de las personas creen que el día que Elías desafió a los 450 profetas de Baal, fue el día más grande de su vida. El apogeo, no obstante, todavía había de alcanzarse (note “(1Re 18:1)  Pasados muchos días,  vino palabra de Jehová a Elías en el tercer año,  diciendo:  Ve,  muéstrate a Acab,  y yo haré llover sobre la faz de la tierra.”) Deseamos estudiar esta parte del capítulo 18 bajo el encabezado: «El secreto de la oración respondida».¿En quiénes piensa usted cuando considera a grandes ejemplos de entrega a la oración? Santiago eligió a Elías. “(Stg 5:16)  …  La oración eficaz del justo puede mucho. (Stg 5:17)  Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras,  y oró fervientemente para que no lloviese,  y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. (Stg 5:18)  Y otra vez oró,  y el cielo dio lluvia,  y la tierra produjo su fruto.” Consideremos este texto también “(Apo 11:6)  Estos tienen poder para cerrar el cielo,  a fin de que no llueva en los días de su profecía;  y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre,  y para herir la tierra con toda plaga,  cuantas veces quieran.”

UNA PODEROSA ORACIÓN. Dios responde la oración de Elías.
Hemos visto a Elías ocultándose de los hombres, y luego confrontando a los hombres; ahora veámoslo comunicándose con Dios.
Le dice a Acab: «Sube» (1º Reyes 18.41a). Por todo el Antiguo Testamento, se manifiesta respeto por el ungido de Dios.
«… porque una lluvia grande se oye» Elías oye con los oídos de la fe. (vers. 41b).
Tanto Acab como Elías suben (vers. 42b), pero lo hacen con propósitos diferentes.
Elías comienza a orar (vers.  42b). No se usa la palabra «orar», pero Santiago confirma que esto fue lo que Elías hizo (Santiago 5.17–18).
Elías pide a su criado (¿el hijo de la viuda de Sarepta?) que verifique (vers. 43a).
Al comienzo no sucede nada (vers. 43b).
La oración es respondida. Aparece una pequeña nube (vers. 44a). Esto es suficiente para Elías. Le dice a Acab que prepare su carro (vers.  44b). En efecto, hay una «gran lluvia» (vers.  45a).
La oración de Elías fue respondida maravillosamente. Todo el país fue bendecido. Santiago dijo: «la tierra produjo su fruto».
Elías fue bendecido. Note los versículos 45b y 46. ¿De dónde obtuvo Elías esa energía? «La mano de  Jehová estuvo sobre Elías».
Había potencial de bendición para Acab y, por medio de este, para la totalidad del país.
Elías corre hasta las puertas de Jezreel y espera a ver qué sucede.

¿Qué significa este relato para nosotros?
Este relato dice que en la oración hay poder, dice que Dios responde la oración. Volviendo a Santiago 5, notemos:
tres poderosas palabras del versículo 16: (1) «eficaz» (2) «puede» (3) «puede mucho»
Santiago da prueba de lo anterior en los versículos 17 y 18. (1) Dios respondió la oración de Elías. (2) Dios responderá sus oraciones.
¡Necesitamos aprender esta lección y enseñarla a nuestros hijos!

EL SECRETO DE LA ORACIÓN RESPONDIDA. Antes de notar ese gran «secreto» de la oración respondida, notemos las características de un hombre cuyas oraciones fueron poderosas.
Era un hombre de fe (Santiago 1.6).
Era un hombre que confiaba en Dios.
Era un hombre que se tomaba el tiempo para hablar con Dios.
Era un hombre humilde.
Era un hombre que pensaba en los demás.
Era un hombre ferviente en oración.
Era un hombre perseverante en oración.
Habiendo notado los anteriores antecedentes, estamos preparados para conocer el secreto de la oración respondida.
Hay quienes creen que el secreto radica en los siguientes tres aspectos:
Extensión, Vocabulario, Voz fuerte
Santiago dice que el «secreto» radica en una buena relación con Dios: «… la oración eficaz del justo puede mucho».
Necesitamos alcanzar justicia delante de Dios. Puede que creamos que jamás vamos a vivir una vida de oración como la de Elías; sin embargo, él «era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras».

Sus oraciones eran respondidas no porque él fuera perfecto, sino porque él «estaba en la presencia de Dios» (1º Reyes 17.1). Tenia una completa confianza y dependencia de Dios. Y sobre todo sabia que cosa debía de pedir al Padre. Nosotros también podemos hacer lo mismo.

CONCLUSIÓN
¿Cómo describe usted su relación con Dios? Es importante que nuestra relación con el Padre sea igual a la que tenias Elías. Es nuestro ejemplo a considerar.
¿Tenemos derecho a decir «Padre»? (Gálatas 3.26–27; Juan 3.3–5.)
Si ya somos hijos de Dios, ¿somos hijos fieles? “(Jua 3:31)  El que de arriba viene,  es sobre todos;  el que es de la tierra,  es terrenal,  y cosas terrenales habla;  el que viene del cielo,  es sobre todos.”  “(Sal 66:18)  Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado.” Es decir, que nuestras acciones representa las cosas que tenemos guardados en nuestro corazón.

 

* * * * * * * * * * * *

Pertenece a:

Manuel Lopez Lira.      

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*