Enseña Al Niño:

Prov. 22:6

 

Razones por la cual debemos disciplinar:

Producir un cambio en conducta.

Necedad en un niño trae pesar a los padres. Prov. 10:1; 17:25

Un niño que se sale con la suya solo trae vergüenza. Prov. 29:15

La corrección trae consuelo. Prov. 29:17.

 

Para traer un cambio de comportamiento, primero debemos

producir tristeza.

A veces unas nalgadas son necesarias. Prov. 23:13-14

No castigar es señal de odio, no de amor. Prov. 13:24

El amor es la razón detrás de la disciplina. Apo. 3:19

Debemos también enseñarles a confesar su mal. Sant. 5:16.

 

Formas de disciplina que Dios manda:

Reprender (regañar).

No es gritar por frustración, sino señalar el mal. Prov. 25:11-12

Nalgadas.

Dios castiga a sus hijos que se portan mal. Salmos 89:30-34;

Prov. 3:12

Como padres amorosos debemos hacer lo mismo. Prov. 10:13b;

22:15

Quitándoles juguetes o privilegios.

Dios uso esto con Israel. Esdras 7:26 (Biblia De Las Américas)

Repagar el mal hecho.

Principio encontrado en la ley de Moisés. Éxo. 22:1-6

Avergonzar.

Esto es más efectivo con hijos mayores (adolecentes). Jer. 23:40

Como disciplinar:

Justamente, sin enojo. Jer. 10:24; Santiago 1:19-20

Consistentemente, no solo algunas veces. Amos 3:2

Prontamente, no mucho después del hecho. Prov. 19:18.

 

Por: Guillermo Álvarez.

Hillsboro; Ohio.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*