Falsos maestros – Sus métodos:

SUS MÉTODOS DESTRUCTIVOS (2 Pedro 2: 1, 3)
ELLOS TRABAJAN “ENCUBIERTAMENTE” (2 Pedro 2: 1), Reconociendo que el error no puede resistir la luz de la verdad, ellos acudirán a trabajar “en secreto”. La verdad no teme al examen, los que tienen la verdad no temen a una evaluación justa. ¡Si un maestro no está dispuesto a que su doctrina sea examinada abiertamente por otros, esto debe servir como señal de advertencia!
ELLOS APELAN A “LA CODICIA” (2 Pedro 2: 3), Especializados en la codicia, ellos tentaran a través de esto “la lujuria de la carne” (2 Pedro 2: 14,18), Ofrecerán cosas que la carne desea a menudo: la riqueza, la salud, el poder, la influencia, etc. Éstos predican un “evangelio de salud y prosperidad”.
1. ELLOS USAN “PALABRAS FINGIDAS” (2 Pedro 2: 3), Pedro agrega después “…hablando palabras infladas y vanas, seducen…”(2 Pedro 2: 18), Éstos son suaves habladores, quienes saben lo que quieren ¡engañar a los ingenuos que los sigan! ¡Si un maestro no puede ofrecer “el libro, capitulo, y versículo”, sino que apela a la “murmuración de la tecnología”, tengamos cuidado!
SU FINAL DESTRUCTIVO (2 Pedro 2: 1, 3)
“ATRAEN SOBRE SÍ MISMOS DESTRUCCIÓN REPENTINA” (2 Pedro 2:1), No sólo destruyen a otros sus doctrinas, sino a ellos mismos. Cuando vendrá, su destrucción será “repentina”. A menudo hemos visto la caída de “falsos maestros”. ¿Cuándo sucederá su destrucción repentina? Ésta no vendrá tan rápidamente como quisiéramos, pero Pedro sigue explicándonos para tranquilizarnos que…
“LA CONDENACIÓN NO SE TARDA, Y SU PERDICIÓN NO SE DUERME” (2 Pedro 2: 3), Mientras haya “falsos maestros”, Dios no está ocioso, el juicio y la destrucción no se duerme. Como Pedro sigue describiendo en (2 Pedro 2: 4 – 9) Dios no perdonó a los ángeles que pecaron. Pero Dios ha escogido tardar un poco la ejecución del juicio a los impíos, ofreciendo la oportunidad del arrepentimiento (2 Pedro 3: 7 – 9) ¡Pero cuando venga el tiempo de Dios, el juicio y la destrucción serán repentinos! (2 Pedro 3: 10)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*