JUSTIFICADOS: NO LOS OIDORES SINO LOS HACEDORES:

INTRODUCCIÓN:

  • Romanos 2:13, “porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados”.

  • Santiago 1:21, “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos”.

 

LA FALSA CONFIANZA DE MUCHOS JUDÍOS.

 

  • Pensaban que siendo “judíos” eran privilegiados y que no tenían que practicar lo que predicaban. Pablo se dirige a los judíos que, a pesar de sus vidas pecaminosas, se justificaban a sí mismos porque eran poseedores de la ley de Moisés. Creían que con eso aunque cometían los mismos pecados que los gentiles, Dios sería tolerante de sus pecados porque eran Judíos, circuncidados hijos de Abraham. Pero Pablo destruye tal confianza equivocada y dice que los que serán justificados no son los oidores de la ley sino los hacedores de la ley.

  • Se apoyaban en la ley (de Moisés, la ley escrita) (Romanos 2:17); es decir, pensaban que era suficiente poseer la ley y que no era necesario guardarla. Mateo 23:2,3, “En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen”.

  • Mateo 3:9, “y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre;porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras”. Juan 8:30, “Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais”; 8:44, “Vosotros sois de vuestro padre el diablo”.

TENGAMOS CUIDADO DE NO CAER EN ESTE ERROR

     Uno puede engañarse solo pensando que “soy miembro de la iglesia verdadera, la iglesia del Nuevo Testamento y, por eso, el Señor será muy tolerante de mis equivocaciones”. Pero léase 1 Pedro 4:17, “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” También Santiago 3:1, “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación”.

  • Enseñamos la importancia de orar, de estudiar las escrituras, de ganar almas para Cristo y muchos otros “deberes” y oportunidades como miembros de la iglesia, pero ¿qué tan cumplidos somos en llevar a cabo estas enseñanzas? ¿Practicamos lo predicamos?

  • ¿Cuál es la actitud de la iglesia con respecto a sus deficiencias? Tito 1:5, “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé”. Si la iglesia no tiene ancianos, ¿qué hacemos para que pronto podamos corregir esta deficiencia? Lamentablemente parece que para algunos las “calificaciones” de 1 Timoteo 3 y Tito 1 no son calificaciones sino “descalificaciones”.

  • ¿Cuántas conversiones cada año? ¿Estamos llevando a cabo la verdadera obra de la iglesia? 1 Timoteo 3:15.

TODOS SERÁN JUZGADOS CONFORME A SUS OBRAS, Romanos 2:6.

  • Romanos 2:6, “el cual pagará a cada uno conforme a sus obras”; es decir, no serían juzgados como judíos privilegiados, sino conforme a sus obras (su vida y conducta en general).

  • Tampoco seremos juzgados conforme a nuestra fe. ¿Qué texto bíblico dice que Dios pagará a cada uno conforme a su fe? ¿Por qué no? Porque la fe sin obras no es nada. Es cosa muerta.

  • 2 Corintios 5:10, “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo,para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”.

  • Y Dios no hace acepción de personas. Romanos 2:11; Hechos 10:34, 35.

  • La doctrina de la supuesta salvación por la “fe sola” es doctrina de demonios y engaña a millones.

  • Santiago 1: 2:17, 24, 26 enseña la justificación por obras: “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma… Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe. 25 Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? 26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”.

  • Pablo y Santiago están de perfecto acuerdo. Enseñan la misma cosa; es decir, que solamente los hacedores de la Palabra de Dios serán salvos. Pablo lo afirma tan claramente como Santiago, y lo hace en la carta a los romanos que ha sido miserablemente torcida por el calvinismo con el propósito de sostener la teología diabólica basada en el supuesto “pecado original”, que todos nacen pecadores, habiendo heredado una naturaleza corrupta) y, por eso, no pueden hacer nada para efectuar su salvación. A consecuencia de esta falsa doctrina, hay una cadena de doctrinas mentirosas: que Dios escoge (elige) incondicionalmente a los que serán salvos aun antes de que nazcan; que Cristo murió solamente por tales “elegidos”; que el Espíritu Santo obra directamente sobre su corazón para cambiar su carácter para que puedan creer y amar a Dios; y que los “elegidos” no pueden caer de la gracia. Toda esta mezcolanza de doctrinas confusas y mentirosas contradicen la afirmación de Pablo de que todos serán juzgados por sus obras.

  • Aquí conviene hacer una aclaración importantísima: La Biblia enseña claramente que Cristo es el único Salvador. Nadie puede salvarse solo. Las “buenas obras” de la “gente buena” no les pueden salvar (como vemos en el caso de Cornelio, Hechos 10, 11). La vida eterna es “dádiva de Dios” (Romanos 6:23), pero esa salvación no es universal y, por eso, no es incondicional. Es necesario que la dádiva de Dios sea aceptada y no rechazada por el hombre. Aquí entra la enseñanza de ser hacedores y no solamente oidores. Aquí entra el obedecer al evangelio, la obediencia de la fe. Aun el creer es algo que “hacer” como vemos en Hechos 16:30, 31, El carcelero preguntó, “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”. ¿Qué debo HACER? ¡CREER! Creer es algo que hacer pero no es la única cosa que hacer. Siga leyendo: V. 32-34, “Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. 34 Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios”. El “creer” obviamente no es simplemente una cosa mental, sino que se expresa en la obediencia al evangelio (2 Tesalonicenses 1:7-8; 1 Pedro 4:17).

  • Romanos 1:5, “y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre…”

  • Romanos 6:3-4, “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”. Aquí Pablo se refiere a la muerte al pecado. V. 6 dice “nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él”, obviamente hablando del arrepentimiento, el cambio de corazón que resulta en cambio de vida. El hombre arrepentido es el viejo hombre crucificado. Entonces este hombre muerto es sepultado en el bautismo y resucitado con Cristo para andar en vida nueva. En esto es “hacedor” de la Palabra de Cristo (Marcos 16:16) y del Espíritu Santo (Hechos 2:38).

  • Pero el calvinismo “bautiza” a hombres vivos, porque enseña que uno es salvo por la fe sola, que con nada más creer recibe el perdón de pecados y anda en vida nueva como cristiano, hijo de Dios. Así es la consecuencia absurda de las doctrinas de demonios.

  • Romanos 6:17, 18, “Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia”.

  • Romanos 10:16, “Mas no todos obedecieron al evangelio”. Compárese 2 Tesalonicenses 1:7, 8, “y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo…” ¿El apóstol Pablo enseña la salvación por la fe sola? Si enseña tal doctrina ¿por qué dice que Cristo viene en llama de fuego para dar retribución a los que no obedecen al evangelio? Son dos conceptos completamente contradictorios.

  • “Justificado”. Si uno es justificado es perdonado, justo, recto y aprobado delante de Dios. El calvinismo tuerce esta palabra enseñando que Pablo la usa de una manera y Santiago de otra manera aunque un niño de la primaria puede ver que los dos hablan de ser justos y aceptables ante los ojos de Dios. El calvinismo dice que solamente Pablo la usa para significar justificado o salvo por Dios de los pecados y que Santiago no la usa de esa manera. El calvinismo que prevalece en la mayoría de las iglesias humanas (denominaciones) imita el error de los escribas y fariseos que quebrantaban e invalidaban la Palabra de Dios (Mateo 15:3, Marcos 7:13). Por lo tanto, es doctrina de demonios, al igual que las doctrinas de apostasía mencionadas por Pablo en 1 Timoteo 4:1-3.

 

ESTA EXHORTACIÓN ES PARA TODOS.

  • Mateo 7:21-24, “, “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad… 24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca”.

  • Lucas 6:46, “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”

  • Romanos 2:21, 22, “Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas? 22 Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio? (¿saqueas templos?” LBLA). Es absurdo que alguien enseñe a otro lo que él mismo rehúsa practicar. Obviamente la vida debe estar de acuerdo con la enseñanza. ¡Qué ridículo que el ladrón condene el hurtar o que el adúltero condene el cometer adulterio!” Deuteronomio 6:25, 26 prohibió que el pueblo llevara a su casa tesoros de los templos que destruyeron.

 

ES NECESARIO PRACTICAR LO QUE PREDICAMOS

  • Estudiar la Palabra de Dios no solamente para ser conocedores (oidores) sino también hacedores de la Palabra.

  • Juan 5:39, “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”.

  • También Hechos 17:11, “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.

  • Efesios 5:17, “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor”.

  • Citamos estos textos y otros para enseñar la importancia de estudiar las Escrituras. La predicación es buena pero ¿qué tal la práctica?

  • EL ORAR. Hay muchos textos citados en la predicación y en clases bíblicas sobre este tema. Cristo nos ha dejado un ejemplo perfecto de orar al Padre. Pablo oraba sin cesar, mayormente por los hermanos de varios lugares.

  • Muchos sermones son predicados sobre el tema, pero ¿cómo se compara la práctica de los miembros de la iglesia con la predicación que se oye en el púlpito?

  • ASISTIR A LOS SERVICIOS. Hebreos 10:25.

  • GANAR ALMAS PARA CRISTO. Hechos 8:4; 1 Timoteo 3:15, la iglesia es columna y baluarte de la verdad. 1 Pedro 3:15.

  • Santiago 2:14-16, “Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?” Predicamos la importancia de la benevolencia, la ayuda para hermanos necesitados pero ¿qué practicamos?

  • 1 Corintios 16:1, 2, “En cuanto a la ofrenda para los santos,haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas”. ¿Cuántas iglesias “fieles” citan este texto cada domingo para enfatizar la ofrenda del primer día de la semana pero no hacen caso del propósito indicado por Pablo? La ofrenda se usa para docenas de propósitos, pero ¿para ayudar a los hermanos necesitados?

  • Romanos 15:26, “Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén”.

  • Efesios 4:28, “El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad”.

CONCLUSIÓN:

     MATEO 7:21, “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”.

     LUCAS 6:46, ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*