LA CARNE: EL CABALLO DE TROYA DENTRO DE LAS PUERTAS:

ROMANOS 13:14

 

— “…vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne”.

 

  1. EL CABALLO DE TROYA. Hay leyenda famosa acerca del esfuerzo de los griegos de conquistar la ciudad independiente de Troya en Asia Menor. Según la leyenda los griegos pusieron sitio contra Troya por años sin poder conquistarla. Entonces concibieron el plan de engañar la ciudad.

— Se alejaron de la ciudad dejando la impresión de abandonar el sitio, dejando un gigantesco caballo de madera como trofeo para Troya. Con alegría lo metieron dentro de la ciudad, pero dentro del caballo se escondieron un grupo selecto de soldados que bajaron del caballo y abrieron las puertas para el ejército griego que para esos momentos había regresado a Troya. Por medio de esta táctica los griegos ganaron la victoria.

— Esta leyenda bien ilustra el papel de la “carne” como el enemigo dentro de las puertas porque la “carne” es el mero “asiento del pecado” (Dicc. Vine). Se refiere a los malos pensamientos y malos propósitos que pelean contra el espíritu.

Juan 13:27, Judas, “Satanás entró en él”. Judas le invitó a entrar en su corazón como los de Troya admitieron el caballo lleno de soldados enemigos.

Hechos 5:3, Ananías y Safira. Satanás llenó su corazón, pero con su permiso. Satanás no puede llenar el corazón de la persona a menos que esa persona se lo permita. Satanás es el caballo de Troya, invitado y recibido en el corazón para soltar sus soldados de destrucción y miseria.

Josué 7:21, Acán, “vi … codicié … tomé”. Al codiciar esos tesoros Acán dio entrada a Satanás.  Colosenses 3:5, la avaricia es idolatría.

2 Sam. 11:2, David, vio a una mujer que se estaba bañando … la codició … durmió con ella. Así es el proceso. El enemigo está dentro de las puertas

 

  1. CONCUPISCENCIA, epithumía, significa “deseos” pero en la mayoría de los textos donde aparece significa DESEOS MALOS.

     — “AQUELLOS MALOS DESEOS QUE ESTÁN LISTOS PARA EXPRESARSE EN UNA ACTIVIDAD CORPORAL”.

Romanos 6:12, “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias”.

— La “carne” significa los malos deseos que están listos a expresarse en actividades corporales.

Romanos 8:1-9. V. 7, los “designios” (la mentalidad) de la carne. Son enemigos del espíritu.

Gálatas 5:16-26. V. 24, pasiones y deseos. Esta lista de pecados son las “obras de la carne”. La carne “obra” para destruir el alma.

Efesios 2:3, “los deseos de la carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos”. La carne tiene “voluntad”. Tiene fuertes “deseos” que están ansiosos por expresarse en una variedad de pecados.

1 Tesalonicenses 4:5, “en pasión de concupiscencia”.

2 Pedro 1:4, “habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia”. 2:18, “seducen con concupiscencias de la carne”.

1 Juan 2:16, deseos mundanos.

 

III. SANTIAGO 1:14 BIEN ILUSTRA CÓMO LA CARNE OBRA.

     — “cada uno es tentado cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido”. El “enemigo” del alma nuestra está dentro de las puertas, dentro de nuestro corazón. Se llama la “carne”, el asiento de todos los pecados.

     — Recibimos este enemigo, este “caballo de Troya”, en el corazón y en turno se sueltan todos los “soldados” de Satanás para destruirnos.

Santiago 1:15, “Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”.

     — Compárese Isaías 59:4, “conciben maldades, y dan a luz iniquidad”. Y el v. 13, “concebir y proferir de corazón palabras de mentira”.

    — También Job 15:35, “Concibieron dolor, dieron a luz iniquidad”.

 

  1. LA CARNE ES EL CORAZÓN CORRUPTO.

Marcos 7:21-23, “de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios,

22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

Mateo 5:28, “yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”.

Colosenses 3:5, “Haced morir, pues, lo terrenal (mundano, 1 Juan 2:15, 16) en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría”.

1 Juan 3:15, “Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él”.

 

  1. ES INDISPENSABLE QUE ESTO SE ENFATICE AL ENSEÑAR EL PLAN DE SALVACIÓN.

     Romanos 6:4-6, No solamente enseñar la necesidad del bautismo, sino enfatizar la muerte (crucifixión) del “viejo hombre”, la carne, el corazón corrupto. Es lo que hacemos si de todo corazón nos arrepentimos de los pecados. Entonces ese muerto es bautizado (sepultado en agua, v. 6; Hechos 8:36; 10:47) para lavar los pecados (Hechos 22:16) o sea, obtener el perdón de pecados, Hechos 2:38, y luego resucitar para llevar una vida nueva.

Gálatas 2:20, “ Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”.

Efesios 4:22-32, despojarse del “viejo hombre”, la vida pasada, la vida pecaminosa, es como ropa sucia). Es necesario quitarla y vestirse de Cristo.

Nunca enseñar que la conversión es fácil. No es “fácil” ser cristiano. Mateo 12:24, “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. Es DIFÍCIL NEGARSE A SÍ MISMO.

     — POCOS LO HACEN. Mateo 7:13, 14,  Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”.

No es nada fácil llevar la cruz de Cristo y seguirle. Por ejemplo, considere con mucho cuidado el siguiente texto:

Mateo 5:29-30, “si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno”.

EJEMPLOS:

     — Mateo 5:32; 19:9. Muchos se han casado legalmente, pero su “matrimonio” es adulterio. El terminar tal “matrimonio” (separarse) es como cortar la mano derecha y sacar el ojo derecho.

Mateo 6:33, “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. El empleo de muchos hermanos no permite que asistan a los servicios el primer día de la semana para adorar a Dios. Para algunos esta es una prueba severa.

Otra circunstancia que podría exigir el cambio de empleo: En muchos empleos hombres y mujeres trabajan juntos todos los días y se forman no solamente lazos de amistad sino de profundo cariño, los cuales pueden destruir su matrimonio.

Hay muchas adicciones que deben ser abandonadas, pero para los adictos es como cortar la mano derecha y sacar el ojo derecho. Me refiero no solamente al fumar, tomar, usar drogas, etc. sino también al problema de los maldicientes, chismosos, etc. El “amor al dinero” y el deseo de enriquecerse es otra adicción (avaricia) que es idolatría (Colosenses 3:5).

     — Pero cueste lo que cueste, es indispensable – imprescindible – que estemos preparados para el encuentro con nuestro Dios para vivir con Dios, los ángeles y redimidos eternamente en el cielo, y que evitemos el castigo espantoso de estar atormentados en el fuego del infierno eternamente, sufrimiento que nadie puede imaginar.

 

  1. NO PROVEER PARA LOS DESEOS DE LA CARNE, ROM. 13:14

     — No alimentar el monstruo llamado “carne”, los deseos mundanos.

     — Gálatas 5:16, “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”. LA CARNE TIENE FUERTES DESEOS QUE BUSCAN SATISFACCIÓN. TIENE APETITO INSACIABLE.

     — Por lo tanto, es necesario que haya cambio de apetito. Si el doctor lo recomienda, ¿qué hacemos? ¡Cuánto más para salvar el alma!

     — 1 Corintios 15:33, alimentamos la carne con “mala compañía”. “No erréis; las malas compañías corrompen las buenas costumbres”. Sin duda, este es uno de los problemas más grandes para los que quieran vencer la carne. Tienen que abandonar a los malos compañeros con sus hábitos malos, palabras corrompidas, etc. ¿Por qué seguir andando con ellos si no quiere ser como ellos y practicar lo que ellos practican?

NO PROVEER PARA LOS DESEOS DE LA CARNE, POR EJEMPLO, CON LIBROS, REVISTAS, MÚSICA, TV/VIDEOS (PORNOGRAFÍA).

Llenar el corazón con cosas buenas, sobre todo La Escritura.

Filipenses 4:8, “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

     — Colosenses 3:1-3,  “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios”.

Colosenses 3:16, “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales”. Si tenemos el corazón lleno de la Palabra de Dios y “con salmos e himnos y cánticos espirituales”, no caben los deseos de la carne.

 

VII. EL DOMINIO PROPIO SIGNIFICA QUITAR DESEOS MALOS Y LLENAR EL CORAZÓN CON PENSAMIENTOS Y DESEOS BUENOS.

     2 Pedro 1:5-7, “vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor”.

1 Corintios 9:27, “golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado”. Poner el cuerpo y la mente en servidumbre, bajo la dirección de nuestro Señor Jesucristo.

Filipenses 4:13, “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”,

 

VIII. TAMBIÉN ES NECESARIO HUIR DEL PECADO.

     — 1 Corintios 6:18, “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”.

     — ES LO QUE HIZO JOSÉ, Génesis 39:12, La mujer de Potifar “lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió”. José le había dicho, “¿cómo haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” y con esta actitud José nos dejó un ejemplo excelente de huir del pecado.

     — 2 Timoteo 2:22, “Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor”.

 

CONCLUSIÓN:

     — Obviamente lo que más se necesita es el corazón puro.

     — Mateo 5:8, “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*