LA CRISIS DEL EVANGELIO: TODO EL MUNDO (Nosotros):

 

Marcos 16:15-16

 

Ahora hemos llegado a la última lección del libro de Marcos. Y en la crisis del evangelio falta alguien que debe de tomar su decisión con respecto a Jesús y usted.

Pregunta Pilato en Marcos 15:12: “Respondiendo Pilato, les dijo otra vez: ¿Qué, pues, queréis que haga del que llamáis Rey de los judíos?”

Ahora cada amigo debe de saber lo que Cristo espera de ellos, veamos Marcos 16:15-16: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.  El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” Los apóstoles cumplieron el mandato de Cristo y fueron por todo el mundo a anunciar el evangelio. Todas las personas que oyen el evangelio de Cristo toman una de dos opciones: Los que creen tienen que bautizarse para ser salvos. Y los que no creen son condenados.

Podemos notar que todo lo que Dios podía hacer por nosotros para salvarnos lo hizo ahora la parte que falta es la nuestra. Nos toca la obediencia.

¿Qué debe de hacer para ser salvo?

  • Tiene que oír la palabra de Dios, como dice Romanos 10:17: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” 
  • Tiene que Creer en Cristo, como dice Hechos 8:36-37: “Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?  Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.”
  • Tiene que arrepentirse de sus pecados, como dice Hechos 2:38: “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”
  • Tiene que confesar con su boca la deidad de Jesús, como dice Romanos 10:9-10 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.  Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”
  • Tiene que ser bautizada, como Dice Romanos 6:3-4: “O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?  Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.”

Toda persona que obedece todas estas condiciones recibe el perdón de sus pecados; el don del Espíritu Santo y es añadido a la iglesia del Señor como lo dice Hechos 2:47: “alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

Toda persona que reúsa obedecer las condiciones de Cristo se expone a la condenación eterna, vea 2 Tesalonicenses 1:8-9: “en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;  los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,”

¿Qué hará usted con Jesús?

Gracias por su lectura. Atentamente su hermano y amigo: JAIME VASQUEZ.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*