LA IDENTIDAD DE LA IGLESIA:

— La iglesia no existió durante el ministerio de Cristo en la tierra (registrado por Mateo, Marcos, Lucas y Juan), pero Cristo dijo (Mateo 16:18), “edificaré mi iglesia”.

— Pablo dice que Dios (Cristo) compró la iglesia con su sangre (Hechos 20:28). Esto significa que al morir Cristo en la cruz Él hizo posible la salvación de los que obedecen al evangelio y los salvos son la iglesia.

— Después de su resurrección y antes de ascender al cielo, Jesús dio el mandamiento a los apóstoles de predicar el evangelio a todas las naciones. “15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. 16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:15-16). 18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:18-20).

— Los apóstoles predicaron el primer sermón después de la resurrección de Cristo el día de Pentecostés (Hechos 2:37-38); cuando el apóstol Pedro acusó a los judíos de haber crucificado a Cristo, “37 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? 38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

— Hechos 2:41 nos dice el resultado de ese sermón: 41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas”. Los nuevos conversos formaron un “grupo” que se llama “iglesia” (Hechos 5:11; 8:1; 11:26; 14:23, 27; 15:3, 22; 18:22). Romanos 16:16 dice “Todas las iglesias de Cristo os saludan”. Pablo no se refiere a todas las denominaciones porque ninguna denominación existió en ese tiempo, sino que se refiere a las varias congregaciones que habían establecido, cada una de ellas siendo una iglesia de Cristo.

— 1 Corintios 1:2 Pablo escribe esta carta “a la iglesia de Dios que está en Corinto”. Dice “iglesia de Dios” porque Cristo es Dios como vemos en Hechos 20:28, “la iglesia de Dios la cual Él compró con su propia sangre”. Pablo no se refiere a Dios el Padre sino a Cristo el Hijo de Dios (igual a Dios, Juan 5:18). Juan 1:1 dice que Cristo es Dios. Romanos 9:5 dice que Cristo es Dios.

— Cristo había prometido edificar su iglesia (Mateo 16:18) y ahora en Hechos encontramos la palabra “iglesia” repetidas veces. Por lo tanto, la iglesia de la cual leemos en Hechos y en el resto del Nuevo Testamento es la iglesia que Cristo edificó, la que compró con su sangre.

— La iglesia mencionada varias veces en Hechos existió y existe siendo formada por los que obedecen al evangelio. Vemos esto en Hechos 2:41, 47. Tres mil fueron bautizados y “se añadieron” o formaron el grupo llamado la iglesia, como vemos al leer el resto del libro de Hechos.

Este grupo de los que obedecen al evangelio son el cuerpo de Cristo. 1 Corintios 12:27, “vosotros sois el cuerpo de Cristo”. Es indispensable que seamos miembros del cuerpo de Cristo porque Pablo dice Efesios 5:23 que Cristo es el Salvador del cuerpo. Efesios 1:22, 23, “la iglesia la cual es su cuerpo”. Efesios 4:4, Pablo dice que “Hay un solo cuerpo”; por eso, hay una sola iglesia y la “una sola iglesia” no es la Católica, ni la Bautista, ni la Metodista, ni la Evangélica, porque estas y muchas otras iglesias fueron edificadas por los hombres porque no les gusta ser miembros de la “una sola iglesia” por la cual Cristo derramó su sangre.

— Más bien, prefieren ser grupos religiosos que no se mencionan en el libro de Hechos de los Apóstoles. Tienen diferentes nombres, diferentes doctrinas, son diferentes en casi todo sentido. ¡Qué tragedia y qué vergüenza que al hablar de su religión falsa ocupen la palabra “iglesia”! Es que quieren el apoyo que puedan obtener por el uso de esta palabra bíblica.

— Es necesario preguntar, ¿de dónde vienen la iglesia llamada Católica Romana, o la que se llama Bautista o Metodista o Luterana, etc.? No se encuentra ninguna de estas en el libro de Hechos y los otros libros del N. T. que hablan tanto de la iglesia. Por lo tanto, se puede concluir que son iglesias establecidas por los hombres.

¿Por qué establecen iglesias? Porque no les gusta la iglesia de la cual leemos en Hechos de los Apóstoles. Son iglesias humanas. Tienen su propio nombre, su propia doctrina, su propio culto, su propia organización y obra.

— No predican el plan de salvación que los apóstoles predicaron.

— No predican y no practican los cinco actos de culto revelados por el Espíritu Santo y enseñados y practicados por los apóstoles como embajadores de Cristo.

— Las varias congregaciones de estas denominaciones no son independientes, sino que están organizadas bajo gobiernos centrales. Hechos 14:23 dice que los apóstoles designaron ancianos en cada congregación y esto significa que cada congregación es independiente y no ligada a ningún gobierno central. Cristo es la cabeza de la iglesia y, desde luego, esto significa que Él es el “Gobierno Central” de su iglesia pero cada congregación debe tener sus propios ancianos o pastores como supervisores.

— Los que establecen iglesias humanas rechazan el culto espiritual que el Nuevo Testamento enseña porque quieren tener música instrumental para atraer más gente. La música instrumental y el teatro y otras actividades humanas son puro entretenimiento. La Iglesia Católica Romana ha convertido la cena del Señor en lo que llaman el “Sacramento de la Misa” que hace burla del sacrificio de Cristo.

— Desde luego, estamos hablando de iglesias humanas y siendo humanas pueden hacer lo que les gusta pero qué tragedia, qué lástima que no puedan ver la belleza y lo glorioso de la iglesia como Cristo la dejó establecida.

— Lo que Jesús dice en Mateo 7:23, “Jamás os conocí” debe ser muy alarmante para los que establecen y promueven religiones humanas.

.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*