La Leyenda del Lago Salado: (Parte 2).

Introducción

Amable lector:

Estas páginas han sido escritas con el propósito no de convencer a nadie; puesto que Dios no se agrada ni se sirve de gente simplemente convencida. Más bien; tiene puesta toda Su complacencia y se vale de las almas plenamente convertidas a Su Verdad (Juan 14: 6 y 17: 17.) y el maravilloso prodigio de convertir a las almas es función, derecho y facultad exclusiva del Espín tu Santo, mediante la Obra perfecta y suprema de Su Palabra escrita — LA BIBLIA — (2 Timoteo 3:16;17).

Es, pues, nuestro primordial objetivo el de advertir oportunamente a nuestros apreciados lectores del inminente riesgo al que se exponen siempre y cuando dan cabida y prestan su atención a los porfiados propagandistas de la enseñanza mormona. Hombres y mujeres pierden dos años y medio de su vida en divulgar las extravagancias de un sagaz aventurero cuyo, nombre fue el de — José Smith Jr–, al que a su vez Correspondió la triste suerte de ser el fundador de esa nefasta secta, con un tan largo nombre como sus descabelladas ideologías de corte y hechura meramente humanos — “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” — No obstante, prefieren ser llamados “mormones”; ellos, como buenos sectarios, niegan esto. A pesar de todo, siempre y cuando se presentan ellos mismos, de sus propios labios, agregan el consabido “mormones”. Y al final de sus intervenciones radiofónicas dicen “Presentado por la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días…(Hormones)” … ¿En qué quedamos por fin, entonces? ¿Son o No Son? Dicen ser y al mismo tiempo niegan serlo. LA BIBLIA DICE: “Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, ,no, porque lo que es más de esto, de mal procede”. “Sino que, vuestro sí sea sí, y vuestro, no sea no, para que no caigáis en condenación”, (Mateo .5:37 y Santiago 5:12).

RETRATO HABLADO DE UN IMPOSTOR

La aparición de esta secta data del día 6 de Abril de 1830 Doc y Conv. Seco. 20:1 y 21:3 pág. 32 y 38. Fraguada en las densas brumas de la inestabilidad emocional. de un rústico mozalbete campesino de apenas 15 años de edad (José Smith – Historia – pág. Pfo. 7 ), de muy escasa instrucción primaria y evidentemente influenciado por las doctrinas y practicas metodistas, algunas de las cuales fueron previamente distorsionadas e insertadas, y prevalecen hasta la fecha, en la sarta de rarezas que constituyen la pervertidas doctrina mormona y que Vienen a ser una compleja mezcolanza de judaísmo, maniqueísmo, fetichismo, mahometanismo, comunismo y otros tantos “ismos” que sería, demasiado largo de enumerar detenidamente. Lo que sí deja muy bien claro algo y es que, los fundadores de la secta pudieron ser… ¡cualquier cosa.. menos teólogos!. Tampoco Vamos a perder mucho tiempo en describir la forma de sobra conocida en que la secta cobró vida. Bástenos decir que 10 años transcurrieron desde entonces hasta que “Joe” Smith Jr, madurara bien el plan de fundar su propia y nueva secta. Para entonces contaba ya con los 25 años de edad y el escabroso asesoramiento; de un par de socios y “testigos” suyos –Sidney Rigdon y Oliverio Cowdery — El primero de los mencionados fue con anterioridad miembro de la legítima y auténtica ig1esia de Cristo; teniendo que ser expulsado de ella por reincidente conducta amoral; siendo así como algunas de las Doctrinas real y netamente Bíblicas, como es la del Bautismo por inmersión para el perdón de pecados, fueron a parar a la elástica como versátil “revelación moderna mormona”.
Joe Smith Jr, nació el. 23 de Diciembre de 1805, en Sharon, Distrito de Windsor, Estado de Vermont –Pag. 49 – Pfo. 3 — Cuando tenía 10 años de edad, toda la familia salió del Estado de Vermont y se mudó a Palmyra, Distrito de Ontario, hoy Wayne. A los 4 años de estar allí, otro cambio de domicilio les llevó a radicarse en Manchester, Distrito de Ontario. Saturaban para entonces el medio ambiente las controversiales emanaciones del fenómeno re1igioso que sacudiera gran parte de los E U A Y la Europa, al Cual se dio en llamar “El Gran Avivamiento”
En similar manera que –,Charles Taze Russell fue anímicamente contagiado por las especulaciones seudo, proféticas de – Guillermo Miller– (Prefundador del Adventismo del Séptimo ,Día) y a quien é1 (Russel1) llamaba “mi maestro”; así también Jr Smith fue evidentemente influenciado por la secta metodista. Luego de organizada 1a — “Iglesia Cristiana de los Santos del Ultimo Día” — nombre original con que se dio a conocer la secta, en l881, David Whitmer expresó lo siguiente (“Address to All Believers on Christ”) — Discurso a todos los Creyentes en Cristo — <Pag. 9 – “NO apruebo un cambio en el nombre de la ig1esia” _.En la pág. 73 él se refiere a la aparición de Cristo a los Nefitas y como El “Les dio un estricto mandato de llamar a la iglesia con Su Nombre” — III Nefi 27:1-8 “Obedecimos ese mandamiento y le llamamos La iglesia Cristiana hasta el año 1834, cuando debido a presiones de Sidney Rigdon, el nombre de la iglesia fue cambiado a — “La Iglesia de los santos de los Últimos días” — dejando fuera por completo el Nombre de Cristo” — Más tarde se percataron del craso error en que incurrieron gracias al apóstata Rigdon y trataron de enderezar un tanto su maltrecho y zigzagueante timón, y ahora se llaman — “lg1esia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones”)-Organizada en sus inicios con 6 miembros en la ciudad de Fayette, Nueva York, en fecha ya mencionada. Dicho 1ugar vino a ser como una especie de trampolín a una prolongada serie de escapatorias de un lado para otro. El 2 de Enero de 1831 una “revelación” de Smith ordena a los “santos” ir a establecerse a Kirtland, Ohio. A causa de sus primeras fechoría, los moradores de esa región embadurnaron de pies a cabeza con brea y plumas, a Joé y su compañero de andanzas, Sidney Rigdon. Tal procedimiento era aplicado como humillante escarmiento únicamente a los más viles defraudadores de la confianza buena voluntad; como también a los peores enemigos de la paz, el orden y la decencia pública.
Para entonces ya había cobrado auge la febril. epidemia de “visiones” y “revelaciones” de Smith. una tras otra. sin parar. Toda ocurrencia que a él le conviniera todo cuánto se le antojaba; cuando él quería; como lo quería y para qué lo quería, se lo encajaba de inmediato a sus crédulos y dóciles (unos astutos, y simuladores, otros) seguidores, como “profecía” o “revelación” ce1estial. El prometió milagros y prodigios que al no verificarse suscitaron una fiera batalla campal entre los “santos”, sa1iendo a relucir hasta pistolas y cuchillos aún en el área del mismo templo. Resulta difícil. por no decir imposible que se halle sobre la faz de la tierra una más voluminosa colección de embustes y disparates que supere a las demasiadas contradicciones, pretensiones y mentiras que las emitidas por José Smith Jr. En una de sus infundiosas obras los Mormones presentan al famoso General Clark Contemporáneo suyo como gran administrador de Smith, al que supuestamente consideraba “Un segundo Mahoma”. Pero conforme a los registros Biográficos del referido militar, su concepto personal del mormonismo era otro y muy diferente por cierto – “Esta gente ;…- dice el General.. Clark — se ha organizado en una sociedad cuyo principal objetivo consiste en lanzar de su medio a todo el que rehúsa unirse a ellos y secundarles en sus propósitos inmundos, entonces despojar el campo en derredor, y en última instancia someter el Estado a su régimen”. Esto fue plenamente admitido por T. B. Marsh “Presidente de los 12 apóstoles”; quien en Octubre del año 1838 declaró que efectivamente, el plan de Smith era primeramente dominar el Estado, de ahí los E U A Y por fin el mundo entero.

¡He aquí otro peligroso maniático tipo Hitler!. Agrega Marsh que “Smith enseñó que sus profecías eran superiores a cualquier ley de la tierra”. Y que personalmente escuchó al “profeta” afirmar que él pisotearía los cuerpos de sus enemigos, y si no tenía interposiciones pronto se convertiría “en un segundo Mahoma”. Seguidores y no seguidores le oyeron repetir incansablemente hasta la saciedad, su amenaza predilecta: “Yo peleare con pistola, cañón, espada, torbellino o rayo, hasta que ellos (sus enemigos) se acaben como los gatos de Kilkenny'” (Una leyenda regional en que los gatos de ese lugar pelearon hasta matarse todos entre sí).

En el mes de Junio de 1831, Joe recibió otra “reve1ación” en la que se ordenaba a los “santos” ir a estab1ecerse en Missouri (La tierra de Sión) A partir de entonces 1as ciudades de K1irtland, Ohio y Sión, Missouri, se convirtieron en los principales centros de operaciones de la secta. Joe montó el “Safety Bank” (Banco De Seguridad), que operaba ilegalmente, y al declararse “en bancarrota” en el año 1838, no conformes con la idea de perder, sus fondos invertidos, los confiados pero no resignados acreedores quisieron echar mano al profeta bancario. pero éste ya había tomado las de Villadiego con su inseparable compañero de andanzas Sidney Rigdon, y cruzando el río se internaron en Missouri.
Pero, también de allí fueron expulsados como indeseables, nocivos y perniciosos a la sociedad; por un irrevocable Decreto emitido y confirmado el día 27 de Octubre de 1838, por el Señor Gobernador Estatal Lilburn W Boggs. Reunidos en Sesión Municipal Abierta, los ciudadanos de Missouri acordaron unánimemente — “Es un ineludible deber no solamente por nosotros mismos, nuestras esposas y nuestros hijos, sino también como garantía a la moral y decencia pública, quitarlos de en medio de nosotros”. De un sólo atinado plumazo el Sr. Gobernador Boggs les puso fuera.
En la primavera de 1839 los mormones arribaban a Nauvoo estado de Illinois Fue allí donde la aguda psicosis de Joe alcanzó su punto culminante, proclamándose a sí mismo Teniente General; rango al cual únicamente el Ilustre Estadista George Washington, había llegado hasta entonces. A más de eso, Joe se auto designó alcalde, miembro del concilio y de la corte municipal, sumo sacerdote, vidente y traductor “divinamente inspirado”, “profeta” y juez.
Y como si tanto fuese aún demasiado poco, Joe se postuló candidato a la Presidencia de los E U A, comisionando nada menos que a 2.000 “misioneros” para que anunciaran y promovieran entre los “gentiles” “las buenas nuevas” de su campaña electorera. Para no perder el ritmo él mismo les “revelaba” a todos, no solamente cómo y por quién votar, sino también cómo habían de conducir sus asuntos y negocios particulares.
Muy pronto los habitantes de Illinois estuvieron igual o mucho más defraudados, resentidos e indignados que los de Missouri. Cuando las autoridades statales de Missouri requirieron la extradicci6n de Joe como fugitivo de la justicia, el “general” Smith se negó rotundamente a entregarse, y sus sumisos e intimidados seguidores, forzadamente, se abstuvieron de hacerlo. Insolentemente, Joe, desafió a todo y a todos. Uno de sus extremadamente ofensivos pronunciamientos aparecido en su diario fue la gota que hizo rebalsar el cubo. El Gobierno Central le notificó oficialmente que su periódico seria confiscado, En sus panegíricas enjundiosas y retocadas narraciones los mormones afirman que fue “una chusma enardecida” la que destruyó aquellas instalaciones, pero, lo cierto del caso es que al recibir el comunicado gubernativo, en uno de sus habituales y frecuentes histéricos arrebatos de ira y soberbia, el mismo Joe, personalmente y armado de un hacha, se encargó de destruir las prensas. Fue puesto tras las rejas por haber declarado la guerra a los EUA y Nauvoo quedó preventivamente bajo la ley marcial.
Toda su vida Smith Jr. fue un zahorí, y en su Juventud un asiduo y frenético “gambusino”; buscador de tesoros ocultos y yacimientos subterráneos de agua; llevando por delante, al caminar, una rama de árbol en forma de horqueta (Y Griega), entre sus manos (Lo que ahora se conoce como — Radiestesista). Nunca encontró ni lo uno ni lo otro, pero sí se las ingenió para “descubrir” la fácil y bonita manera de quedarse con los bienes y propiedades ajenos; manipularlos y explotarlos al máximo a su gusto y antojo en beneficio de sus propios intereses y conveniencias y de sus más allegados; con un “Así dice el Señor vuestro Dios” o “Yo, vuestro Dios, así lo he decretado”. “¡Despertad, oh reyes de la tierra! ¡Venid, oh venid, con vuestro oro y con vuestra plata en auxilio de mi pueblo….. !”. “Venid, vosotros, con todo vuestro oro, vuestra plata. vuestras piedras preciosas y todas vuestras antigüedades”. “El que os reciba, a mi me recibe; y os alimentará y os vestirá y os dará dinero”. “Y mi anciano siervo José Smith, padre, que se sienta a la diestra de Abraham; y bendito y santo es él, porque es mío “. “Además, apártesele a mi siervo José Smith, hijo, el terreno que se ha destinado para construir mi casa … apártesele también la herencia sobre la cual su padre ahora reside”. “Y este es el principio de la mayordomía que he señalado por bendición sobre él y sobre su padre” “porque he aquí. le he reservado una herencia, a su padre para su sostén: por tanto él será contado con los de la casa de mi siervo José Smith, hijo”. “En cuanto a mi casa de huéspedes que os he mandado construir para el alojamiento de forasteros…haya lugar en ella para mi siervo, José y su casa, de generación en generación.”. “Por consiguiente, haya lugar en esa casa para mi siervo José y para su posteridad después de él, de generaci6n en generación, para siempre jamás, dice el Señor”. “He aquí, os digo, tengo reservada una misión para mi siervo William y para m siervo Hyrum, y solamente para ellos. Y permanezca en casa mi siervo José porque hace falta… Así sea, Amen”. “Apártesele a mi siervo Sidney Rigdon, como su mayordomía, el sitio donde ahora reside y el terreno de la curtiduría …”. “Y esta mayordomía y bendición yo, el Señor, le confiero a mi siervo Sidney Rigdon por bendición sobre él y sobre su descendencia después de él”. “De cierto os digo, compre mi siervo José acciones de esa casa, de manos de ellos, como le parezca bien … ni tampoco podrá hacerlo ningún otro hombre, dice el Señor”. “De cierto, invierta capital en esa casa mi siervo Hyrum como bien le parezca, para él y su posteridad después de él, de generación en generación”. “Para que mi siervo Hyrum pueda ocupar el oficio de Sacerdocio y Patriarca que le señaló su padre por bendición y también por derecho”. “Y desde ahora en delante, lo nombro profeta, vidente y revelador de mi iglesia, así como mi siervo José”. “Primeramente os nombro a Hyrum Smith para ser vuestro patriarca…”. “Os nombro a mi siervo José para ser élder presidente de toda mi iglesia, para ser un traductor, un revelador, un vidente y profeta”.
¡Vaya doctrina! ¡ Ad-hoc y Sui Géneris! Doc. y Conv. Secc. 124:11:26 84:89 124:19 104:43-45 ;124:56;59 124:102 104:20;22 124:72;77 124:91;94 ; 124:124,125. Honorables personas quienes conocieron a Smith, Jr desde los 10 a los 25 años han declarado solemnemente que era un temible embustero, y que jamás conocieron a alguien tan íntegramente desprovisto de conciencia, como el. Con cargos acumulativos de falsificador, desfalcador encubridor y protector de peligrosos crimina1es fugitivos de la justicia y de otros graves delitos más, Smith, junto con su hermano Hyrum fueron confinados a prisión.
Finalmente a eso de las 5 de la tarde, del día 27 de Junio de 1844, una patrulla de 200 indignados ciudadanos se tomaron la justicia en sus manos, penetrando en la cárcel de Cartago, Illinois y aunque Joe se defendió con una pistola, el y su hermano Byrum fueron eliminados a balazos privando así a la humanidad entera “del más grande profeta que hayan contemplado lo siglos”
La desmedida e insaciable ambición del poder, del dinero, la intriga política y flagrante violación de todas las leyes, principios y derechos tanto humanos como Divinos, dieron al traste con la sombría carrera, y costaron el derramamiento “de la mejor sangre del siglo XIX”.
Esto no es todo, pero si lo suficiente para definir a Joe tal y como lo que fue; un consumado ególatra capaz de … ¡Cualquier cosa!.
(Hay más información, espere la parte 3).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*