LA NECESIDAD DE PREPARAR Y PLANEAR:

Por: Jereme Toreja.

Al ser los ancianos una parte esencial del patrón de Dios, el hermano Toreja discute formas en que los líderes espirituales pueden ayudar a desarrollar los talentos y habilidades de cada miembro.

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.” (Hechos 20:28).

Los ancianos de cada iglesia local juegan un rol importante en asegurarse de que todo esté en orden de acuerdo a la Biblia. En todo sentido, desde preocuparse por cada miembro de la congregación, los líderes son responsables que es lo que hace falta y corregir lo que está mal, basados en la palabra de Dios. Cristo ama a la iglesia (Efe 5:25), es la cabeza de la iglesia y el Salvador del cuerpo (Efe 5:23; Col 1:24). Quiere que todo esté en orden. Cada miembro debe obedecer los mandamientos de Dios y seguir todas las instrucciones. Jesús quiere de la iglesia “a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” (Efe 5:27). ¿Cómo puede esto lograrse? Es por eso que el apóstol Pablo dejo a Tito en Creta y le ordeno poner en orden las cosas que hicieran falta y constituyera ancianos en cada ciudad.

Con estos versículos mencionados, podemos pensar en la importancia de tener ancianos que lideren al rebaño de la iglesia de Cristo que Él compro con Su propia sangre (Hech 20:28). Si nadie está cuidando al rebaño, ira por mal camino, y cada miembro hará lo que quiera. Esto puede exponer a la congregación a falsas enseñanzas que guiara a la iglesia a peligro. Ningún grupo de personas puede ver por el bienestar de la congregación más efectivamente que los ancianos. Los predicadores predican, pero los ancianos son específicamente mencionados en la Biblia, para ser asignados por el bien de una congregación.

¿Qué podemos hacer si somos miembros de una congregación sin ancianos? ¿Qué pasa si parece imposible en tu situación presente seguir las instrucciones para ser anciano? Si, debemos siempre ir con el patrón Bíblico. No podemos poner ancianos solo por tener ancianos. Seria pecado si constituyéramos ancianos sin basarnos en los requerimientos Bíblicos. En tales situaciones, enseñamos y predicamos, y ayudamos a los varones a crecer al punto en que estén calificados para el servicio.

La iglesia de Cristo en Kapitbahayan es bendecida al tener miembros en casi todas las edades. Al presente, tenemos ancianos y muchos varones jóvenes preparándose para servir como diáconos y ancianos algún día. Para tener éxito, debemos confiar en el Señor, obedecer de corazón, y seguir los mandamientos de Dios.

Un punto clave a considerar es la necesidad de la “planeación y preparación”. Usted tiene la meta de “ser anciano algún día” por el bien de la iglesia, y para la gloria de Dios. Él conoce nuestro corazón y siempre está ahí para guiarnos si seguimos el camino correcto.

Los planes a largo plazo beneficiaran a la siguiente generación de Cristianos. Es como plantar una semilla, que eventualmente se convertirá en una planta madura, creciendo y dando fruto. El que coseche disfrutara el fruto, y el proceso se repetirá una y otra vez. Al continuar enseñando a los miembros a hacer lo mismo con la semilla (la palabra de Dios) se preservara la vida de la iglesia. No se detenga. Siga plantando la semilla. No se disolverá o morirá por si misma porque fue sustraída del poder de Dios. Recuerde a los hermanos no dejar a “su primer amor” para así poder preservar la purificación de las enseñanzas y tener a la iglesia completa.

Sea activo continuamente predicando y esparciendo el evangelio. Anime a la gente a ser Cristianos. Ayude a los miembros a crecer espiritualmente en todos los aspectos y ser edificativos en la fe, de acuerdo con la Biblia. No se detenga con el bautismo.  Los recién convertidos deben continuar hacia la madurez. Usualmente los predicadores reportan muchas almas que son bautizadas, pero después viene el trabajo difícil de edificar. Al animarlos a crecer, está preparando a los miembros a desarrollar sus corazones para desear volverse discípulos maduros, para que algún día deseen ser diáconos o ancianos de acuerdo a la voluntad de Dios.

¿Qué actividades ayudan a alcanzar esta meta eficiente y correctamente? Aquí hay algunas cosas que estamos haciendo en la congregación de Kapitbahayan que usted puede considerar implementar:

  • Asignar diáconos para formar diferentes grupos, guiados por predicadores (u otros hermanos maduros) con diferentes tareas a lo largo de la semana.

  • Invitar a los inconversos a participar en estudios Bíblicos en los hogares y atender las reuniones de la iglesia.

  • Identificar a los hermanos que se ausentan en los estudios Bíblicos a mitad de semana y servicios de adoración, identificar sus problemas o razones, y hacer algo al respecto.

  • Visitar a los hermanos que están enfermos y a los que son pobres, también a los que son víctimas de alguna calamidad, para manifestar amor y ánimo para aquellos que estén sufriendo.

  • Pedir a los miembros que participen al invitar a sus amigos o familiares para que atiendan las reuniones de la iglesia, y si lo hacen, reconocer su presencia al mencionar su nombre.

Los ancianos deben pensar en programas donde los miembros se beneficien. Puede escoger el conducir una clase donde los varones se entrenen para desarrollarse como predicadores. Puede agendar clases Bíblicas para las damas, donde las hermanas enseñen a otras hermanas y niños. Mantener clases de niños, donde los niños sean nutridos con la palabra de Dios, para que así, en los años siguientes, no se aparten de la fe. Tenga clases con los bautizados recientemente, para que crezcan en conocimiento de los principios básicos en las enseñanzas, para que sepan de su preocupación por su bienestar espiritual.

En nuestra congregación, invitamos a los predicadores de otras iglesias de Cristo, locales o extranjeras, para que guíen estudios y sermones. Le damos la bienvenida a cualquier predicador que esté interesado en conducir estudios y predicar seminarios de entrenamiento, o la enseñanza de cualquier lección Bíblica que ayude al conocimiento de la verdad entre los hermanos, especialmente los varones.

Los ancianos pueden pedirles a los diáconos que asignen predicadores jóvenes que estén en entrenamiento a unirse con los predicadores maduros de dos en dos, para que puedan aprender del ejemplo de aquellos que son maduros. Cada dos o tres años, nuestra congregación mantiene una reunión evangelizadora donde cada miembro de la iglesia se le pide traer al menos una persona que hayan invitado. (Nota del editor: Después de la asamblea, los hermanos comparten alimentos juntos como individuos, como hacemos los hermanos americanos en los convivios). Usamos contribuciones personales como individuos, separado de la ofrenda, para alimentar a los visitantes que no son cristianos.

Agendamos visitas y distribución de tareas cada sábado. Estas actividades son guiadas por predicadores de la congregación y varios grupos de miembros. Agendamos un foro en la iglesia cada primer Domingo del mes después del servicio de adoración, donde cada miembro se le permite hacer sugerencias, comentarios, expresar su preocupación por la iglesia de acuerdo a la Biblia. Las mujeres pueden hablar cuando piden permiso a los ancianos con sumisión. Estas preguntas son escritas por los diáconos quienes las presentan durante la reunión y son incluidas al final del reporte.

En el top de todas estas actividades, la vida futura de la congregación se desarrollara de la obediencia y la fe de los jóvenes individuos, mientras maduran a través de la eficiencia de las actividades. Los jóvenes son el futuro de la iglesia, si son entrenados de acuerdo a la voluntad de Dios (Prov 22:6). Por lo tanto, sea dedicado en moldear su corazón en servir a la iglesia para la gloria de Dios. Los predicadores jóvenes de hoy deben desear en su corazón que algún día, en el tiempo apropiado, se convertirán en ancianos cuando cumplan con todos los requerimientos que se establecieron en la Biblia. Manifestemos la obediencia cada día, en cada servicio, y confiemos en el Señor con todo nuestro corazón.

Traducido por: Eula Vasquez.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*