La oración:

Lucas11:1“Aconteció que, estando Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: -Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.”

Introducción
Las Escrituras muestran que la oración fue una parte importante en la vida de Cristo. Vemos en mateo por ejemplo que Después de alimentar a los 5000, salió a una montaña para orar.
Mateo 14:23 “Una vez despedida la gente, subió al monte para orar a solas; y cuando llegó la noche, estaba allí solo.”
Antes de escoger a sus apóstoles, oró toda la noche.
Lucas 6:12 “Aconteció en aquellos días que Jesús salió almonte para orar, y pasó toda la noche en oración a Dios.”
Después de estar con la gran multitud se apartó muy de la mañana para orar.
Marcos 1:35 “Habiéndose levantado muy de madrugada, todavía de noche, Jesús salió y se fue a un lugar desierto y allí oraba.”
Cada vez que le encontramos comiendo, siempre dio gracias por la comida primero.
1. Alimentando a los 5000: Mateo 14:19
2. Alimentando a los 4000: Marcos 8:6,7
3. Instituyendo su cena: Mateo 26:26,27
4. Comiendo con los discípulos después de su resurrección: Lucas 24:30
En el tiempo de su agonía: Mateo 26:36
El contenido más grande de una de sus oraciones que tenemos registrado en Juan 17. “Si la oración fue tan importante para Jesucristo, el Hijo de Dios, cuanto más debe ser para nosotros. “Señor,enséñanos a orar.”

¿Cómo debemos orar?

1. Conforme a la “voluntad de Dios”.Mateo 26:39-44 “Pasando un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: -Padre mío, de ser posible, pase de mí esta copa.Pero, no sea como yo quiero, sino como tú. Volvió a sus discípulos y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: -¿Así que no habéis podido velar ni una sola hora conmigo? Velad y orad, para que no entréis en tentación. El espíritu, a la verdad, está dispuesto; pero la carne es débil. Por segunda vez se apartó y oró diciendo: -Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba,hágase tu voluntad. Cuando volvió otra vez, los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño. Dejándolos, se apartó de nuevo y oró por tercera vez, repitiendo las mismas palabras.”1 Juan 5:14-15 “Y ésta es la confianza que tenemos delante de él:que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”
2. Hemos de dirigirlas al Padre celestial. Mateo 6:9 “Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre,”
3. En el nombre de Jesucristo.Colosenses 3:17 “Y todo lo que hagáis, sea de palabra o de hecho,hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.”Juan 14:6 “Jesús le dijo: -Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,”Juan 16:23-27 “En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto,de cierto os digo que todo cuanto pidáis al Padre en mi nombre, él os lo dará.Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre. Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo. Os he hablado de estas cosas en figuras; pero viene la hora cuando ya no os hablaré más en figuras, sino claramente os anunciaré acercadel Padre. En aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado y habéis creído que yo he salido de la presencia de Dios.”
4. Con fe.Santiago 1:6-7 “Pero pida con fe, no dudando nada. Porque el que duda es semejante a una ola del mar movida por el viento y echada de un lado a otro. No piense tal hombre que recibirá cosa alguna del Señor.”

¿Como no debemos orar?

Evitando los obstáculos a nuestras oraciones.
1. Queriendo agradar a los hombres en vez de hablar a Dios. Lucas 20:46-47 “Guardaos de los escribas, a quienes les gusta andar con ropas largas, que aman las salutaciones en las plazas, las primeras sillas en las sinagogas y los primeros asientos en los banquetes. Estos, que devoran las casas de las viudas y como pretexto hacen largas oraciones,recibirán mayor condenación.”
2. Con orgullo. Lucas 18:9-14 “Dijo también esta parábola a unos que confiaban en sí mismos como que eran justos y menospreciaban a los demás: “Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; y el otro, publicano. El fariseo,de pie, oraba consigo mismo de esta manera: ’Dios, te doy gracias que no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano. Ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que poseo.’ Pero el publicano, de pie a cierta distancia, no quería ni alzar los ojos al cielo,sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ’Dios, sé propicio a mí, que soy pecador.’ Os digo que éste descendió a casa justificado en lugar del primero.Porque cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”
3. Pidiendo“mal”. Santiago 4:3 “Pedís, y no recibís; porque pedís mal, para gastarlo en vuestros placeres.”
4. Si hemos cometido alguna injusticia. 1 Pedro 3:12 “Porque los ojos del Señor están sobre los justos,y sus oídos están atentos a sus oraciones. Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.”
5. Si no hemos perdonando a nuestros hermanos. Marcos 11:25 “Y cuando os pongáis de pie para orar, si tenéis algo contra alguien, perdonadle, para que vuestro Padre que está en los cielos también os perdone a vosotros vuestras ofensas”
6. Con ira. 1 Timoteo 2:8 “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar,levantando manos piadosas, sin ira ni discusión.”
7. Con vanas repeticiones. Mateo 6:7 “Y al orar, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que serán oídos por su palabrería.”
8. con ingratitud. Colosenses 4:2 “Perseverad siempre en la oración, vigilando en ella con acción de gracias”

¿Por qué debemos orar?

1. Para pedir las bendiciones de cada día. Mateo 6:11 “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.”
2. Para dar gracias a Dios. Filipenses 4:6-7 “Por nada estéis afanosos; más bien, presentad vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción degracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.”
3. Para pedir ayuda en tiempos de tentación. Mateo 26:41 “Velad y orad, para que no entréis en tentación. El espíritu, a la verdad, está dispuesto; pero la carne es débil.”
4. Para pedir perdón por nuestros pecados. Hechos 8:22-24 “Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque veo que estás destinado a hiel de amargura y a cadenas de maldad. Entonces respondiendo Simón dijo: -Rogad vosotros por mí ante el Señor, para que ningun acosa de las que habéis dicho venga sobre mí.”
5. Para que se divulgue el evangelio. Lucas 10:2 “Y les decía: “A la verdad, la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.”
6. Para que prediquemos como debemos. Colosenses 4:2-4 “Perseverad siempre en la oración, vigilando en ella con acción de gracias. A la vez, orad también por nosotros, a fin de que el Señor nos abra una puerta para la palabra, para comunicar el misterio de Cristo, por lo cual estoy aún preso. Orad para que yo lo presente con claridad,como me es preciso hablar.”
7. Para pedir sabiduría. Santiago 1:5-7 “Y si a alguno de vosotros le falta sabiduría,pídala a Dios, quien da a todos con liberalidad y sin reprochar; y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada. Porque el que duda es semejante a una ola del mar movida por el viento y echada de un lado a otro. No piense tal hombre que recibirá cosa alguna del Señor.”
8. Para que podamos vivir en paz. 1 Timoteo 2:1-3 “Por esto exhorto, ante todo, que se hagan súplicas, oraciones, intercesiones y acciones de gracias por todos los hombres;por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que llevemos una vida tranquila y reposada en toda piedad y dignidad. Esto es bueno y aceptable delante de Dios nuestro Salvador.”

¿“Cómo” Dios contesta nuestras oraciones?

A veces Dios dice “Sí”, a veces dice “más tarde”, y a veces dice “algo más será mejor”, A veces Dios dice, “No”.
1. Dios dijo a su Hijo “No” tres veces. Mateo 26:39-44 “Pasando un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: -Padre mío, de ser posible, pase de mí esta copa.Pero, no sea como yo quiero, sino como tú. Volvió a sus discípulos y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: -¿Así que no habéis podido velar ni una sola hora conmigo? Velad y orad, para que no entréis en tentación. El espíritu, a la verdad, está dispuesto; pero la carne es débil. Por segunda vez se apartó y oró diciendo: -Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba,hágase tu voluntad. Cuando volvió otra vez, los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño. Dejándolos, se apartó de nuevo y oró por tercera vez, repitiendo las mismas palabras.” Algunos piensan cuando Dios dice “No” quiere decir que sus oraciones no han sido oídas.
2. “No”es una respuesta. Hebreos 5:7-9 “Cristo, en los días de su vida física, habiendo ofrecido ruegos y súplicas con fuerte clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído por su temor reverente. Aunque era Hijo, aprendió la obediencia por lo que padeció. Y habiendo sido perfeccionado, llegó a ser Autor de eterna salvación para todos los que le obedecen,” Si Dios pudo decir“No” a su Hijo, ¿por qué no podrá hacerlo con nosotros?
2 Corintios 12:8-9 “En cuanto a esto, tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí; y me ha dicho: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad.” Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo.”
Dios dijo a Pablo “No” tres veces, también.
A veces “No” es la mejor respuesta.
Debemos confiar en el juicio de Dios cuando nos diga “No”.
Dios siempre contesta nuestras oraciones, pero algunas veces no nos da la respuesta que queríamos.

¿Qué tan larga debe ser una oración?

1. Tan larga como sea necesario para decir todo que deseamos decir a Dios.
Ejemplo:
a) Jesucristo oró toda la noche.
Lucas 6:12 Aconteció en aquellos días que Jesús salió al monte para orar, y pasó toda la noche en oración a Dios.
b) Moisés oró por 40 días a favor de Israel.
Deuteronomio 9:25-26 Yo me postré delante de Jehovah cuarenta días y cuarenta noches; me postré, porque Jehovah dijo que os iba a destruir. Oré a Jehovah diciendo: Oh, Señor Jehovah, no destruyas a tu pueblo, a tu heredad que has rescatado por tu grandeza, al cual sacaste de Egipto con mano poderosa.
2. Hay tres frases que necesitamos considerar:
a) “Si Dios quiere…”
Santiago 4:13-15 ¡Vamos pues ahora los que decís: “Hoy o mañana iremos a tal ciudad, estaremos allá un año y haremos negocios y ganaremos”!Vosotros, los que no sabéis lo que será mañana, ¿qué es vuestra vida? Porque sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. Más bien,deberíais decir: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.”
b) Hágase tu voluntad”
Mateo 26:39-44 Pasando un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: -Padre mío, de ser posible, pase de mí esta copa.Pero, no sea como yo quiero, sino como tú.
c) “Según o conforme a su voluntad”
1 Juan 5:14-15 Y ésta es la confianza que tenemos delante de él:que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

Conclusión:

1. El orar es un privilegio y una de las bendiciones espirituales que solamente los que están en Cristo pueden disfrutar. Debe ser apreciado.
2. Pablo valoró las oraciones de sus hermanos, aunque fueron “niños” en Cristo. 1 Tesalonicenses 5:25 “Hermanos, orad también por nosotros.”2 Tesalonicenses 3:1 “Por lo demás, hermanos, orad por nosotros para que la palabra del Señor se difunda rápidamente y sea glorificada, así como sucedió también entre vosotros;”
3. Necesitamos orar unos por otros. Santiago 5:16 “Por tanto, confesaos unos a otros vuestros pecados, y orad unos por otros de manera que seáis sanados. La ferviente oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho.”
4. “Señor, enséñanos a orar”

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*