LA PROFANIDAD DE ESAU:

Pasaje: Hebreos 12:14-17. (Heb 12:14 NVI) Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. (Heb 12:15 NVI) Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos; (Heb 12:16 NVI) y de que nadie sea inmoral ni profano como Esaú, quien por un solo plato de comida vendió sus derechos de hijo mayor.* (Énfasis MH2L) (Heb 12:17 NVI) Después, como ya saben, cuando quiso heredar esa bendición, fue rechazado: No se le dio lugar para el arrepentimiento, aunque con lágrimas buscó la bendición. (Heb 12:16 DHH) Que ninguno de ustedes se entregue a la prostitución ni desprecie lo sagrado; pues esto hizo Esaú, que por una sola comida vendió sus derechos de hijo mayor.

El pecado de la profanidad. El texto de Hebreos. Se aplica aquí al que renuncia sus privilegios y deberes como cristiano para gozar de los deseos mundanos por un tiempo breve. Profano sign.: “del mundo”,“común”. Profanar, Contaminar denota: (a) hacer común, por ello, en un sentido ceremonial, profanar, hacer inmundo, contaminar (Mat_15:11,18,20; Mc 7:15,18,20,23, en todos ellos traducidos con el verbo contaminar; Hechos 21:28 «ha profanado», RV: «ha contaminado»; Heb_9:13, «inmundos», RV, RVR); (b) considerar inmundo, o contaminado (Hechos 10:15; 11.9:«no lo llames tú común») (Diccionario Vine N.T.)

ANTECEDENTES DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

Revisión de la historia de Abraham y las promesas hechas a él. “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” (Génesis 12.1-3, RVR60). “Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré estatierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido.” (Génesis 12.7, RVR60).

Después que Abraham murió, su hijo Isaac se convirtió en portador de estas promesas.

A los 40 años, Isaac tomo a Rebeca para que fuera su esposa; dio a luz gemelos, Jacob y Esaú.

Algunas cosas interesantes ocurrieron mientras Rebeca estaba gestando a estos gemelos. La Biblia dice que había conflicto entre ellos aun antes de su nacimiento. “Y los hijos luchaban dentro de ella; y dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová;” (Génesis 25.22,RVR60) “y le respondió Jehová: Dos naciones hay en tu seno, Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, Y el mayor servirá al menor. (Énfasis MH2L)”.

(Génesis 25.23, RVR60) “Cuando se cumplieron sus días para dar a luz, he aquí había gemelos en su vientre. Y salió el primero rubio, y era todo velludo como una pelliza; y llamaron su nombre Esaú. Después salió su hermano, trabada su mano al calcañar de Esaú; y fue llamado su nombre Jacob. Y era Isaac de edad de sesenta años cuando ella los dio a luz. ” (Génesis 25.24-26, RVR60) Importante: Antes de su nacimiento de estos gemelos, Dios ya había hecho su elección en cuanto a quien sería el portador de estas promesas hechas a Abraham y había anunciado esta elección a Rebeca (Rom. 9:10-13) (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.

GENESIS 25:27-34. ¿Qué menospreció? Su primogenitura, La versión NVI “sus derechos de hijo mayor”. Hoy en día no se considera muy en especial el primogénito. En mi familia soy el hijo mayor, recuerdo de los beneficios de ser el mayor, pero además tenia deberes y responsabilidades.

En el A.T. era muy apreciada la primogenitura. Tenía derechos, beneficios, ventajas muy marcados con referencia a sus hermanos menores.

El primogénito heredaba el rango, la situación y las prerrogativas de su padre; venía a ser jefe de la familia o de la tribu. (Gén 27:29 RV60) Sírvante pueblos, Y naciones se inclinen a ti; Sé señor de tus hermanos, Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldijeren, Y benditos los que te bendijeren. (Gén 49:3 RV60) Rubén, tú eres mi primogénito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; Principal en dignidad, principal en poder. En ausencia de su padre llegaba a obtener autoridad. Otro derecho era que heredaba una porción doble de los bienes paternos, derecho garantizado al hijo primogénito, incluso si había una segunda esposa preferida a la madre del primogénito “(Deut. 21:15-17). Si un hombre tuviere dos mujeres, la una amada y la otra aborrecida, y la amada y la aborrecida le hubieren dado hijos, y el hijo primogénito fuere de la aborrecida; en el día que hiciere heredar a sus hijos lo que tuviere, no podrá dar el derecho de primogenitura al hijo de la amada con preferencia al hijo de la aborrecida, que es el primogénito; mas al hijo de la aborrecida reconocerá como primogénito, para darle el doble de lo que correspondiere a cada uno de los demás; porque él es el principio de su vigor, y suyo es el derecho Comamos y bebamos, porque mañana moriremos.” (Isaías 22.13, RVR60).

Colocó la satisfacción del deseo carnal por encima del privilegio espiritual. No es incorrecto estar hambriento. Lo incorrecto o profano vino cuando coloco ese deseo por encima del privilegio espiritual. ¿Qué es más importante? “El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4.4, RVR60) Abandono lo que era bueno y correcto para evitar una pena temporal. Dios probó la fe de todos los patriarcas, quizás esta fue la prueba de Esaú. ¿Nos adheriremos a lo que es bueno y correcto, a pesar de la posibilidad del dolor, la inconveniencia y la persecución? Revise cual fue la profanidad de Esaú.

El ejemplo de Esaú sirve para todos los que menosprecian sus privilegios y las promesas divinas. Una vez perdidos, no se recobrarán, por muy tristes o arrepentidos que estén en el día final.  Una advertencia para todo cristiano. Pensemos acerca de lo que tenemos: Perdón de pecados, miembro de la iglesia, el privilegio de la oración y la adoración, el privilegio y el deber de vivir en tal forma que glorifiquemos a Dios. Y una esperanza segura y constante. ¿venderemos todo esto por un plato de lentejas?.

 

 

* * * * * * * * * * * *

Pertenece a:

Manuel Lopez Lira.    

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*