LA RESURRECCIÓN DE CRISTO:

1 CORINTIOS 15:1-22 –

Introducción.
A. Pablo dice en Romanos 1:4 que Cristo «fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos». Este texto nos hace ver la gran importancia de la resurrección: Cristo fue declarado Hijo de Dios por la resurrección. Si El no resucitó, entonces no era y no es en realidad el Hijo de Dios.
B. Pablo dice en Romanos 4:25 que Cristo «fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación». Nuestra justificación depende de la realidad de su resurrección. Si Cristo no resucitó, no hemos sido justificados. Desde luego, nuestra conversión a Cristo pierde su significado si en realidad Cristo no resucitó (1 Pedro 1:3, «nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos»).
C. Es parte integral del evangelio – que Cristo murió por nuestros pecados, fue sepultado, y resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras. Si Cristo no resucitó nuestra fe es vana y todavía estamos en los pecados. En tal caso “somos los más dignos de lástima”.
D. Veremos en este estudio varias otras cosas que demuestran la gran importancia de la resurrección de Cristo.

I. Jesús dijo que iba a resucitar.
A. Mateo 12:39, 40, “39 El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. 40 Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches”.
B. Mateo 16:21, “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día”.
C. Mateo 17:9, “Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos”.

II. Jesús estaba muerto.
A. Algunos incrédulos dicen que Jesús solamente se desmayó, que no estaba muerto. Pero obsérvese la siguiente evidencia:
B. Juan 19:31-33 “1 Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo[a] (pues aquel día de reposo[b] era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí. 32 Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. 33 Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas”. Juan agrega, «Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis» (versículo 35).
C. Marcos 15:42-45, “ Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo,[a] 43 José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús.
44 Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. 45 E informado por el centurión, dio el cuerpo a José”.
Nicodemo, otro miembro del Concilio ayudó a José en la sepultura de Jesús. ¿Tales hombres eminentes sepultaron a un hombre vivo?
D. Es muy importante que se observen los detalles registrados por estos escritores. Juan era un testigo ocular. Podemos leer estos detalles con indiferencia pensando ¿por qué será importante todo eso? Precisamente porque hay incrédulos que dicen que Jesús no murió y, por eso, no resucitó. Pero los que confirmaron que Jesús estaba muerto eran los mismos romanos: el soldado que le abrió el costado a Jesús; el centurión encargado del asunto; Pilato que investigó la cuestión; José de Arimatea, un miembro del concilio, hombre responsable. ¿Era posible que tales hombres responsables se engañaran y que en realidad sepultaran a Jesús vivo (solamente desmayado)? Solamente personas controladas por fuertes prejuicios aceptarán tal idea. Sin lugar a dudas, Jesús estaba muerto cuando lo sepultaron.

III. Obsérvese el sepulcro de Jesucristo.
A. Mateo 27:59, 60, “Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia,
60 y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue”.
B. Juan 19:41, “Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno.
— ¿Por qué hacen mención del detalle de que era un «sepulcro nuevo», «en el cual aún no se había puesto a nadie»? Son detalles muy importantes para confirmar la resurrección.
— Era importante confirmar la identidad de Jesús con respecto a su sepultura y resurrección.
— Cristo fue sepultado de una manera muy especial para evitar cualquier sospecha de engaño o decepción. Al leer estos detalles nadie debe pensar que fue así por casualidad, sino que debe reconocer que todo se llevó a cabo bajo la dirección de Dios para producir fe y eliminar toda duda.
— Según la costumbre de los judíos se sepultaban familias juntas en el mismo sepulcro, pero en tal caso es más difícil preservar la identidad de cada persona. Jesús no fue sepultado en un sepulcro familiar, sino en un sepulcro nuevo en el cual todavía no se había puesto a nadie.
C. Mateo 27:60, “y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue”.
— El sepulcro «había sido labrado en la peña»; también Marcos 15:45 dice, » 5 E informado por el centurión, dio el cuerpo a José, 46 el cual compró una sábana, y quitándolo, lo envolvió en la sábana, y lo puso en un sepulcro que estaba cavado en una peña, e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro”.
— ¿Son importantes estos detalles o se mencionan simplemente como detalles incidentales? Son de suma importancia como evidencia de la resurrección de Jesús.
— Los judíos acostumbraban sepultar a sus seres queridos en cuevas. Recuérdese la cueva de Macpela comprada por Abraham (Génesis 23:7-20; 50:13).
— Pero en tales cuevas comúnmente hay túneles y si el cuerpo de Jesús se hubiera puesto en una cueva, entonces con más razón los enemigos podrían haber dicho que los discípulos llevaron el cuerpo a otra parte diciendo que resucitó.
— Por lo tanto, el cuerpo de Jesús fue sepultado en un sepulcro nuevo —
— en el cual todavía nadie se había puesto para que no hubiera duda alguna acerca de la identidad de la persona sepultada o resucitada
— y era un sepulcro cavado en la peña y, por eso, nadie podía decir que fue sacado por alguna salida del sepulcro. Los dos detalles evitaron toda posibilidad de decepción.
D. Mateo 27:60 agrega otro detalle importante: «y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue»; Marcos 15: 46 dice «e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro» y luego en 16:1-4 registra la conversación de las mujeres que llegaron el primer día para ungir el cuerpo con especias aromáticas: «decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande».
— ¿Por qué mencionar la piedra «muy grande» que fue colocada en la entrada del sepulcro?
— Por un momento vamos a suponer que los incrédulos tienen razón cuando dicen que Jesús solamente se desmayó. ¿Qué tan fuerte estaba físicamente después de estar azotado sin misericordia, clavado a la cruz, y su costado abierto por una lanza? Después de estar en un sepulcro labrado en la peña con una piedra rodada a la entrada desde el viernes en la tarde hasta el domingo en la madrugada sin atención médica y sin comida
— aun suponiendo que había aire que respirar en el sepulcro, ¿habría tenido la fuerza necesaria para remover la piedra? Los incrédulos no pueden creer la verdad, pero sí pueden creer esta teoría totalmente absurda.
E. Mateo 27:62-66 explica el apuro de los judíos. Recordaron que Jesús había dicho: «Después de tres días resucitaré»;
— Querían que los romanos aseguraran el sepulcro aun más. Con el permiso de los romanos «aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia».
— Esta precaución dio más tranquilidad a los judíos, pero al mismo tiempo sirvió para confirmar aun más el milagro de la resurrección.

IV. Pero a pesar de todo esto Jesús resucitó al tercer día como dijo.
— Mateo 28:1-6; Marcos 16:1-6; Lucas 24:1-6; Juan 20:1-8 “vio y creyó”

V. ¿Cómo explicar el sepulcro vacío? ¿Qué pasó con el cuerpo de Jesús?
A. Mateo 28:11-15, “1 Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. 12 Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, 13 diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos. 14 Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo. 15 Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy”.
— Explicación de los soldados: “Sus discípulos .. lo robaron .. estando nosotros dormidos” — ¿los discípulos que habían huido ahora son tan valientes? ¿no despertaron a ningún soldado? ¿con qué propósito habrían quitado el cuerpo? ¡Los soldados testificaron de lo que pasó cuando estaban dormidos! ¿Qué pensaría algún juez del testimonio de un dormido? (Testimonio de los soldados era testimonio comprado).
B. Juan 20:3-8, “Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. 4 Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. 5 Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró. 6 Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, 7 y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. 8 Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó”. Si en verdad el cuerpo de Jesús se hubiera robado, ¿los ladrones habrían dejado la ropa de Jesús enrollada.
— ¿Ladrones dejan todo en orden? ¿Los lienzos y el sudario enrollados, todo en buen orden?
C. ¿Judíos quitaron el cuerpo? Mat 27:62-66, “2 Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato,
63 diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré. 64 Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche, y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. 65 Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis. 66 Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia”.
— ¿Los judíos quitaron el cuerpo? Muy al contrario, ellos mismos hicieron todo lo posible por evitar que el cuerpo se quitara del sepulcro.
— Hechos 2:24 “al cual Dios levantó”. Si los judíos hubieran quitado el cuerpo, habrían dicho que lo que Pedro dijo era mentira y habrían producido el cuerpo. Tanto judíos como romanos querían estar seguros de que Jesús se quedara en el sepulcro.

VI. Otra explicación necia: “los apóstoles querían creer en la resurrección, con anhelo la esperaban; por eso, siendo tan crédulos, se engañaban solos”.
A. ¿Los apóstoles querían creer en la resurrección de Jesús? Mateo 16:21, 22, “ Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. 22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca”.
— Los apóstoles esperaban un reino terrenal. Había rivalidad entre ellos. Mateo 18:1, “En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?” Mateo 20:20-21, “0 Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. 21 Él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda”.
— Los apóstoles sólo pensaban en un reino terrenal y grandeza en ese reino. ¡No esperaban ninguna resurrección! Ellos sólo querían que Jesús viviera y que estableciera un reino terrenal.
B. Lucas 24:9, 11, Algunas mujeres vieron el sepulcro vacío “y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once, y a todos los demás … 11 Mas a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las creían”. ¡Para los apóstoles la idea de una resurrección era locura!
C. Marcos 16:14, “Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado”.

Conclusión
A. Romanos 1:4, “que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos”.
B. Romanos 4:25, “el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación”.
C. Consecuencias si no hay resurrección. 1 Corintios 15:12-19, “Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? 13 Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. 14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15 Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. 16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. 19 Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*