LA TENTACION DE JESUS:

Me imagino que no hubo momento más feliz en la vida de Jesús, que la ocasión en que su Padre le dio aprobación personal.

Desde los cielos vino una voz diciendo: “Tu eres mi hijo amado; en ti tengo complacencia”. ¿Cómo se sentiría usted, si Dios le hubiera dicho eso a usted, en una voz de los cielos que todos hubieran podido oír? Me imagino que Jesús se sentía muy contento en esa ocasión por haber obedecido a su Padre y por haber recibido su aprobación.
Ahora según Marcos, ¿Cuál evento sucedió inmediatamente después del bautismo de Jesús? Dice el texto: “Y luego el Espíritu le impulsó al desierto. Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían.”, Marcos 1:12-13.
Vemos que paso poco tiempo entre el bautismo de Jesús y su tentación. En el momento de su obediencia, vino su enemigo Satanás. En la ocasión de su felicidad, vino también la prueba.
Pero la historia de la tentación de Jesús no termina aquí. Marcos también nos dice, en el mismo versículo 13, que “los ángeles le servían” Jesús recibió ayuda en medio de la prueba. Esta breve historia, se cuenta también en el evangelio según Mateo. Marcos nos da un resumen nada más. Mateo nos da los detalles.

En Mateo 4:1-10 podemos leer acerca de las tres tentaciones de Satanás, y como Jesús resistió cada una de ellas. En una de estas pruebas, Satanás se le tentó a Jesús a pedir la ayuda de ángeles, pero Jesús rehusó hacerlo. Después de que el Señor había resistido las tres tentaciones, Mateo nos dice que “el diablo entonces le dejo; y he aquí vinieron ángeles y le servían”, Mateo 4:11. Vino a Jesús, en seguida de su obediencia, la misma cosa tocante a la cual fue tentado, a saber, la ayuda de ángeles.

Jesús primero que resistir la tentación, entonces recibió la ayuda de los ángeles.
Usted y yo podemos aprender varias lecciones de esta historia:
La primera es la tentación vienes muy pronto después de que el hombre obedezca al Señor. Como es el caso de Jesús, muchas veces las tentaciones y las pruebas vienen inmediatamente después de nuestro bautismo que es para perdón de pecados. Jesús mismo nos dice de antemano que vendrá persecución para el cristiano, podemos leer Mateo 5:10-11; y debemos de prepararnos para la lucha.

Aun después de muchos años de ser cristiano, hay pruebas también. Aprendemos de esta historia que la tentación viene más fuerte en los momentos cuando obedecemos. Satanás ya tiene en su mano a los inmorales, a los corruptos, a los malos. El busca los obedientes, a los discípulos de Jesús, y los busca como león rugiente, veamos 1 Pedro 5:8: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;” Por eso dice el apóstol Pablo en 1 Corintios 10:12: “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”

En tercer lugar, aprendemos que hay socorro para combatir al diablo y la tentación. Ahora, Dios no nos promete darnos la ayuda sobrenatural de ángeles, como hizo con su hijo Jesús, pero si nos promete ayuda. Dice la biblia en 1 Corintios 10:13: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.”
No hay nada mágico en esta ayuda. Como Jesús, nosotros tenemos que resistir la tentación primero, luego el diablo huirá de nosotros, veamos Santiago 4:7: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.” Tenemos que buscar la salida de la tentación.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*