LAS RIQUEZAS:

TEXTO: PROVERBIOS.23:4.

INTRODUCCIÓN:
A. Ser rico no es pecado, es cierto que podemos y debemos ser diligentes en nuestro trabajo, a fin de ganar una condición de vida acomodada para nosotros y nuestra familia, no se prohibe aquí enriquecerse honestamente.
B. Lo que sí se ha de evitar es hacer de la riqueza un fin en si mismo, un amor a ellas, que ella ocupe el primer lugar en nuestra vida y no Dios.
C. “RIQUEZAS”- Abundancia de posesiones, ya sean materiales o espirituales, en la historia antigua de Israel, las riquezas consistían mayormente en rebaños y manadas, plata, oro, bronce, hierro y vestidos. Josué.22:8.
D. Dios enseño a Israel que él era el dador de sus riquezas. Deut.8:18. Dios es él que da las riquezas, por eso no es pecado ser rico, sino poner la confianza en las riquezas y no en Dios.

I. EJEMPLOS DE HOMBRES QUE FUERON RICOS.
A. Vamos a ver varios ejemplos de hombres que fueron muy ricos, y temerosos de Dios. Las riquezas no les impidieron servir al Señor.
1. Abraham. Era muy rico. Gen.13:2; 24:35. Dios lo había enriquecido y Abraham fue un gran hombre, fiel a Dios y temeroso de hacer la voluntad de Dios.
2. Salomón. I Reyes.3:13; 21-23. Salomón fue muy temeroso de Dios aunque tenia muchas riquezas, servia a Dios, las riquezas no perdieron a Salomón, sino las mujeres.
3. Job. Otro hombre de Dios, intachable, recto, temeroso de Dios, apartado del mal. Job.1:1. Y era muy rico. Job.1:3. Aunque Dios permitió que le quitaran todo él nunca dejo de servir a Dios, siempre mantuvo su integridad. Job.1:21; 2:9-10; 42:12.
B. Aquí tenemos algunos ejemplos de hombres ricos que sirvieron a Dios. Las riquezas no impidieron servir a Dios.

II. EL PROBLEMA CON LAS RIQUEZAS.
A. El problema no es ser rico. El problema es confiar amar el dinero. I Tim.6:10.
B. Esto es lo que torna difícil que un rico entre en el reino de Dios, el amor al dinero, “es el ejemplo del joven rico”. Mat.19:16-23; Marcos.10:17-24.
C. No debemos confiar en las riquezas por que:
1. Son pasajeras vuelan como alas de águila. Prov.23:4-5.
2. Cuando muramos no sabemos a quien le quedara. Sal.39:6; Ec.2:18-19; 4:8.
3. No son eternas. Prov.27:24.
4. No debemos acumular tesoros en la tierra. Mat.6:19-21.
a. Los tesoros en la tierra son inciertos. “El orín y la polilla corrompen”.
b. Son inseguros. “Ladrones minan y hurtan”.
D. Él rico entre más tiene más quiere. Ec.5:10-12. Pasa el predicador a mostrar la vanidad de las riquezas, pues no pueden hacer feliz al hombre, ya que cuanto más se tiene más se quiere. V.10. Hay deseos corruptos que nunca se sacian cuando aumentan los bienes. V.11. Más aumentan los que los consumen. No solo por que la mejora social lo exija. “Una mejor casa, mejores servicios, más criados”, sino que aumentan los amigos. Prov.19:4; 14:20. Y parientes lejanos que desean sacar provecho de dicho aumento. El rico, también tiene la desventaja del continuo temor de robo, o secuestros. V.12. Prov.13:8.
E. Para colmo de males, él que tiene mucho dinero suele invertirlo en negocios y empresas que pueden ir a la banca rota con una desafortunada operación financiera. Ec.5:11-13. No quedando nada para los herederos, lo cual es mucho más doloroso. Cuanto más alto era el nivel de vida al que estaban acostumbrado, el resultado es más duro, por el golpe que reciben. Y el resultado es que se marchan de esta vida sin haberle sacado provecho, si no solo fatigas y dolores. V.15-17.
F. No debemos de confiar en las riquezas ni jactarnos de ella. Salmos.49:6. Muchos dependen de ella como fuente de dicha y seguridad, “SU ORO ES SU CONFIANZA”. Prov.10:15. Y asi viene hacer su dios. Job.36:19; 31:24-25.
G. Salmos.52:7. Miserablemente se engañan quienes piensan que pueden apoyarse en su poder y sus riquezas. Aunque las riquezas aumenten no debemos poner el corazón en ellas. Salmos.62:10.
H. Las riquezas del hombre rico son su ciudad fortificada. Prov.18:11. Son como muro alto, que no se pueden escalar ni derribar, pero se engañan a sí mismo, no lo son en realidad, sino solo en su imaginación. Lucas.12:19-20. Son necios, insensatos los que confían en sus riquezas sean muchas o sean pocas.
I. De nada servirán las riquezas en el dia del juicio. Prov.11:4. “¿Que provecho obtendrá el hombre si gana todo el mundo y pierde su alma?”. Mat16:26. El alma no tiene precio, no hay intercambio que valga por el alma, las riquezas en el juicio final no van a valer nada y no nos van a servir de nada. No serán útiles en ese dia.
J. Los que confían en las riquezas caerán. Prov.11:28. La virtud se mantiene en pie aunque caigan las riquezas como un árbol que retoña y reverdece, aunque lo hayan cortado, en cambio él que se apoya en las riquezas sin virtud, caerá sin remedió cuando caigan estas y no volverá a levantarse.
K. Las riquezas pueden enaltecer nuestro corazón. Ez.28:5. Nos engañan. Mat.13:22. No debemos poner la confían en las riquezas, sino en Dios. I Tim.6:17.

III. DEBEMOS DE ESTAR CONTENTOS CON LO QUE TENEMOS.
A. Las riquezas no son él todo de la vida. Sino servir a Dios con toda nuestra alma, teniendo poco o mucho estemos contentos con Dios agradándole siempre, confiando en él.
B. Si tenemos que comer y conque cubrirnos estemos contentos. I Tim.6:8. Contento con lo que tenemos, si confiamos en Dios. Heb.13:5-6.
C. Él proverbista dijo: “NO ME DES POBREZA NI RIQEUZAS”. Prov.30:7-9. Solo pedía su ración de pan diaria. Mat.6:11. Ruega contra los dos extremos: “La abundancia y la pobreza”. V.8. y presenta. V.9. buenas razones para ello:
1. “NO SEA QUE ME SACIE Y TE NIEGUE”.- Es decir me olvide de que dependo de ti en todo, la prosperidad da paso al orgullo y al olvido de Dios, como que ya no necesitaría de Dios. Deut.8:11-14.
2. “O QUE SIENDO POBRE HURTE”.- La pobreza extrema tienta a la deshonestidad, y a profanar el nombre de Dios.
D. Mejor lo poco del justo, que la abundancia del impío. Salmos.37:16.

CONCLUSIÓN:
A. No es pecado ser rico, muchos hombres en la historia bíblica fueron muy ricos, e hicieron la voluntad de Dios.
B. El pecado esta en confíar en las riquezas, y que ellas sean nuestro dios.
C. Las riquezas son pasajeras, inseguras, engañosas, y nos pueden enaltecer y olvidarnos de Dios.
D. Estemos contentos con lo que Dios nos ha dado, y confiemos en él, ya que él nos protege en todas nuestras necesidades.

MARIO JAVIER MORENO CHÁVEZ.
VILLA REVOLUCIÓN, SECTOR: “A”.
ANDEN: 7, CASA: 1525-26.
MANAGUA- NICARAGUA.
FECHA: 3-2-2002.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*