LAVAR LOS PIES:

JUAN 13:1-7

1. CONSIDEREMOS EL A.T. LO QUE NOS TIENE QUE DECIR.
Cortesía hacia los invitados (Hospitalidad) Gen. 18:4
Cada uno se lava los pies (los que están de visitas) Gen. 19:2, 43:24.
Deber matrimonial (realizados por las mujeres) 1 Sam. 25:40,41.
Actor de amor (también se observa que lo realiza las mujeres. Pero, además se cuenta dentro de los virtudes de la viudas) Luc. 7:44; 1 Tim. 5:10.
En algunos comentarios explican que esta acción era realizado en su mayor rigor por los criados (esclavos)
2. CONSIDEREMOS EL DICCIONARIOS DE ANECDOTAS E ILUSTRACIONES (DICANEC)
“Como los judíos comían de un plato común, sin cuchillos ni tenedores, era necesario que sus manos estuvieran completamente limpias para comer. El deber de lavárselas con anticipación en agua pura era considerado como asunto de obligación religiosa, y regulado por severas leyes rituales. Como no usaban zapatos sino sandalias cuando caminaban, al llegar a una casa los criados lavaban los pies de los caminantes. Algunas veces, como demostración de mucho respeto, el mismo dueño de la casa hacía esta operación. En días de fiesta los pies eran, además de lavados, ungidos.” (DICANEC, LAVAMIENTO DE MANOS Y PIES)
Los judíos para ir a las bodas, fiestas de pascuas se lavaban completamente. Al llegar a la actividad solo tenían necesidad de lavarse los pies.
Es por eso que Jesús le dice a Pedro que ya se había bañado (Jn 13:10) Esto implica que había que lavarse la parte contaminada para tener comunión.
3. CONSIDEREMOS LA ENSEÑANZA DE JESÚS AL RESPECTO.
Siguiendo los eventos cronológicos de la cena. Luc. 22:24-30, y Jn 13:1-7 encaja con todos los eventos.
Jesús se humilla para enseñarles que el mayor en el Reino es el que sirve. Esto, era lo que ellos tenían que aprender.
Ser humildes con sus consiervos. Jesús el maestro le está dando este ejemplo.
Si consideramos que en el lugar donde iba a realizarse la cena era alquilado, entonces, no encontramos ningún dueño de casa para que realizara y/o ofreciera su hospitalidad o demostrara su
amor hacia sus invitados. Entonces le compete a los siervos hacer este servicio. Encontramos que el Señor se humillo. Haciendo un servicio muy humilde, servicio que solo lo realizaría los siervos (y en otras ocasiones observamos que las mujeres hacían esta labor); el ejemplo es que sus discípulos debían de mostrar humildad al consiervo.
Jesús ¡no instituyo una práctica nueva! El lavar los pies era practica basada en costumbre, tiempo y del lugar. Jesús tomo un acto común, de gran humildad, para ilustrar como debemos seguirle a él, en el servirnos unos a otros. No dice Jesús “hacer lo que yo he hecho”. Sino “hacer como yo he hecho” Jn. 13:15. Nos dejo un ejemplo de servicio humilde.
Lo que Jesús hizo en esta ocasión fue un acto ordinario de hospitalidad. En cualquier parte del mundo el cristiano fiel va a expresar su humildad, siguiendo el ejemplo del maestro, al ser hospitalario con otros.
En ninguna parte habla el nuevo testamento de alguna ceremonia eclesiástica de lavatorio de los pies. En las iglesias humanas que tienen estas ceremonias, en realidad no se lavan los pies, pues todos los participantes llegan a la ceremonia con los pies lavados y perfumado.

Escrito por: Manuel López.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*