LO QUE CORNELIO NO SABIA:

HECHOS 10

Cada caso de conversión en el libro de los hechos es muy importante. Veamos en esta lección lo que Cornelio NO SABIA:

Veamos para empezar: Hechos 10:1-8:  “ Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la compañía llamada la Italiana, piadoso y temeroso de Dios con toda su casa, y que hacía muchas limosnas al pueblo, y oraba a Dios siempre. Este vio claramente en una visión, como a la hora novena del día, que un ángel de Dios entraba donde él estaba, y le decía: Cornelio. El, mirándole fijamente, y atemorizado, dijo: ¿Qué es, Señor? Y le dijo: Tus oraciones y tus limosnas han subido para memoria delante de Dios. Envía, pues, ahora hombres a Jope, y haz venir a Simón, el que tiene por sobrenombre Pedro. Este posa en casa de cierto Simón curtidor, que tiene su casa junto al mar; él te dirá lo que es necesario que hagas. Ido el ángel que hablaba con Cornelio, éste llamó a dos de sus criados, y a un devoto soldado de los que le asistían; a los cuales envió a Jope, después de haberles contado todo.”

El Espíritu Santo nos revela que era un hombre piadoso y temeroso de Dios y también que era bueno porque le gustaba dar limosnas a mucha gente; también que era un hombre de oración. Dios procura en su amor y providencia la salvación de Cornelio y toda su familia. Por esta razón el Señor manda a su Ángel para decirle a Cornelio que mande a traer a Pedro que está en una ciudad vecina.

Lo que Cornelio no sabía era que estaba perdido, aunque tenía muchas cosas a su favor, pero aun así estaba en pecado. Por eso es que el Señor procuro la presencia de Pedro en la casa de Cornelio para:
Hechos 10:6: “…él te dirá lo que es necesario que hagas.”
Hechos 11:14: “él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa.”

Si comparamos estos dos versos nos damos cuenta que esta sería la obra más importante de Pedro poder predicarle a esta familia la palabra de Dios. Poder declararles las condiciones que Dios manda para que sean salvos. Después de oír esta predicación Cornelio, toda su familia y amigos tenían que tomar una decisión y era: OBEDECER ESTA COSAS NECESARIAS.

Mientras Pedro hablaba Dios derramo el Espíritu Santo sobre la familia de Cornelio y ellos pudieron hablar en lenguas y magnificar a Dios. Veamos Hechos 10:44-46: “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.” Este hecho fue importante para que los Judíos que son Pedro y los que vinieron con el entendieran que la salvación era para todos los hombres sin acepción de personas.

Ahora el apóstol Pedro hace una pregunta contundente: en Hechos 10:47-48: “Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.” ¿Quién se opondría a Dios?, ¿Quién le llevaría la contraria Dios?. Nadie respondió. Ahora ordena que sean bautizados. Cuando otros Judíos que no estaban aquí le preguntaron porque había entrado a casa de un Gentil esta fue su repuesta en Hechos 11:17-18: “Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿Quién era yo que pudiese estorbar a Dios? Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!”

El deseo de nuestro Dios es salvar a todos los hombres, veamos 1 Timoteo 2:4: “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” Así como procuro la salvación de Cornelio y su familia, así mismo hoy la salvación de todos los que están en pecados. Cuando Cornelio supo su situación espiritual y conoció también las condiciones para ser salvo, el no rehusó obedecer. ¿Qué de usted amigo(a)?.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*