Lo Que Dios Junto, No Lo Separe El hombre:

Mateo 19:3-6

 

La fe y las obras.

No somos salvos por las obras de la Ley de Moisés. Rom. 3:28;

Gál. 2:16

No somos salvos por obras meritorias. Efe. 2:8-9; Tito 3:5

Somos salvos por una fe obediente. Rom. 1:5; 16:26

Obedientes a lo que Jesús mando. Santiago 2:17, 24, 26; Gál. 5:6.

 

La fe y el bautismo.

El bautismo sin fe no hace nada. Heb. 11:6

La fe debe venir primero, después el bautismo. Marcos 16:16

El bautismo nos salva cuando cumple con las condiciones para

recibir el perdón. 1 Pedro 3:21; Hechos 2:38; 22:16.

 

El día del Señor y la cena del Señor.

Una enseñanza tan clara y tan pervertida en el mundo religioso.

La biblia nos dice el propósito de reunirnos en el primer día de la semana. Hechos 20:7; 1 Cor. 16:2

No es para tener una comida común, sino para un memorial.

1 Cor. 11:20-21.

 

Cristo y la iglesia.

Algunos dicen que la iglesia no importa, una iglesia es tan buena

como cualquier otra.

La iglesia no es una denominación, es el cuerpo de Cristo.

Efe. 1:19-23

Jesús es la cabeza de la iglesia. Col. 1:18

Jesús es el fundamento de la iglesia. 1 Cor. 3:11

Salvación y la iglesia.

Algunos creen que una persona puede ser salva sin la iglesia.

Esto es imposible ya que Cristo es el Salvador de la iglesia.

Efe. 5:23

Los que son salvos son añadidos a la iglesia. Hechos 2:38-41; 47.

Por: Guillermo Álvarez.

Hillsboro; Ohio.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*