NECESIDAD DE AUTORIDAD EN EL NUEVO TESTAMENTO:

Introducción:
La autoridad es: Legal o con derecho. Derecho de mandar o de actuar; dominio; jurisdicción.
Hay solamente dos orígenes de autoridad. Divina y humana (Cielo y Hombres).

I. JESUCRISTO RECONOCIO Y ENSEÑO LA NECESIDAD DE LA AUTORIDAD EN RELIGION.

A. Los Hacedores De Iniquidad Serán Rechazados: Mat 7:21-23: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”
Iniquidad quiere decir “sin ley».
Trabajar sin ley es trabajar “sin» autoridad.
B. Los hacedores de iniquidad serán echados del Reino Mat 13:41-42: “Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.”
C. No todos los miembros de la Iglesia reconocen la importancia de respetar la autoridad divina.
D. Serán echados en un «horno de fuego» (lugar de tormento eterno).
E. La apostasía es llamada el ministerio de la iniquidad 2 Tes 2:7: “Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.”
F. Esta apostasía es el resultado de falta de respeto por la autoridad divina (1 Timoteo 4:1: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; “).
Nota: Cuando alguien rechaza la autoridad divina, en consecuencia, la sustituirá por la autoridad humana: de el mismo o de alguien más.
Parábola de los dos cimientos: el hombre prudente y el insensato: (Mat 7:24-27: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;
y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.”

El hombre prudente es el oye y HACE la voluntad del Señor.

El actúa donde el Señor le autoriza.
El insensato es aquel que oye pero NO HACE NADA para obedecer.

El podrá llamar a Jesucristo: Señor, Señor, pero rehúsa «hacer» lo que Jesucristo autoriza: Lucas 6:46: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”
El Bautismo de Juan (Mat 21:23-27).
Jesús pregunto: ¿El Bautismo de Juan, de quien era? ¿Del cielo o de los hombres?. Esto enseña:
Que Jesús «reconoció» la necesidad de la autoridad.
Que los judíos «reconocían» la necesidad de la autoridad.

II. LOS APOSTOLES ENSEÑARON LA NECESIDAD DE LA AUTORIDAD.

A. El llamado Por La Unidad: (Filipense 3:16: “Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa.”
B. 1 Corintios 1:10: “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.”
C. La unidad no se puede lograr sin que nos sometamos a la ley, hablemos las mismas cosas; y esto no se puede llevar a efecto sin que reconozcamos la existencia de una ley que nos gobierne. Ilustración: Los comerciantes practican la unidad de pesas y medidas lo cual no se podría hacer sin el reconocimiento de ley (autoridad).
D. Haced Todo En El Nombre De Jesucristo Colosense 3:17: “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.”
E. «En el nombre», en este texto, significa «Por la autoridad» de Jesús».
F. No Debemos De “PENSAR MAS DE LOS QUE ESTA ESCRITO» 1 Cor 4:6: “Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros.”
G. Esto enfatiza la necesidad de la autoridad.
H. Debemos De Perseverar En La Doctrina De Cristo 2 Juan 9-11: “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras..”
I. Perseverar en “la doctrina» demuestra el respeto a la autoridad. «Extraviarse» en la autoridad de Cristo significa la falta de respeto por su Autoridad. El resultado de «no tener a Dios» es el ya no tener comunión con el Padre o el Hijo.
J. No debemos de «agregarle», ni «quitarle» a la palabra: Apo 22:18-19: “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.”
K. Agregarle o quitarle a la ´Palabra enseña una falta de respeto por la Autoridad de quien enseña que «no se debe de hacer».
Conclusión: El Señor y Sus apóstoles enseñaron la necesidad de la autoridad. También nosotros reconocemos la necesidad de ella. Aquellos que enseñan: «Nosotros no necesitamos la autoridad para, todo lo que digamos o hagamos, han fallado en reconocer el principio básico que gobierna nuestra relación con Dios».

DE ESTA LECCION DEBEMOS DE HABER APRENDIDO:
1) Es pecado actuar sin autoridad en religión (obra de iniquidad).
2) Aquellos que entran en el Reino deben de hacer la voluntad del Padre que está en el cielo.
3) Es una «locura» conocer la palabra de Dios y rehusar el obedecerla, pero es prudente quien «hace» la voluntad del Señor.
4) Para que la «unidad» prevalezca, es indispensable que la gente de Dios viva bajo la misma regla que Dios nos ha dado.
5) Ir «más allá» de lo que Dios revelo, es pecado.
6) Todo lo que hagamos debe de ser bajo la autoridad de Cristo (su nombre), permiso, aprobación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*