PARA QUE NO NOS DESLICEMOS:

– Hebreos 2:1-4

Propósito: Advertir al cristiano del peligro de «deslizarse»

INTRODUCCIÓN:

A.El escritor a los Hebreos se preocupa por el bienestar espiritual de sus destinatarios.

  1. Ellos eran judíos convertidos al cristianismo.

  2. Su preocupación es que ellos no se deslicen hacia atrás, al judaísmo.

  3. El escritor trata este problema de dos maneras…

  4. Dando énfasis a la superioridad de Cristo, y el Nuevo Testamento.

  5. A través de una serie de exhortaciones para que ellos permanezcan firme al Señor.

  6. En el capitulo.1 vimos…

  7. La superioridad de Cristo por encima de los profetas (Heb.1: 1—3)

  8. La superioridad de Cristo por encima de los ángeles (Heb.1: 4—14

  9. Ahora en (Heb.2: 1— 4), el escritor dirige la primera de varias exhortaciones…

  10. La advertencia de «El peligro de deslizarnos» La figura sugerida es de un barco. Navegando a la deriva (casi imperceptible)

  11. Dirigido a una dirección adversa por una sutil corriente. Examinaremos en esta lección…

  12. Las razones para esta exhortación. Las varias «corrientes» que pueden causarnos ir «a la deriva». La clave para evitar irnos «a la deriva». Empecemos, entonces, considerando…

  13. LAS RAZONES PARA ESTA EXHORTACIÓN.

  14. EL PELIGRO DE «DESLIZARNOS ES REAL»(Heb.2: 3)

  15. Es posible que nos «deslicemos» de nuestra salvación.

  16. Ciertamente, podríamos descuidar nuestra salvación (Heb.2: 3) Podríamos apartarnos del Dios vivo (Heb.3: 12 — 14)

  17. Podríamos caer, y estar en la imposibilidad de renovarnos por medio del arrepentimiento (Heb. 6. 4 — 6)

  18. Podríamos caer a tal punto que el sacrificio de Cristo dejará de estar disponible para nuestros pecados (Heb.10: 2627). ¡El peligro de deslizarnos es muy real!

  19. Es posible que un hijo de Dios que peca esté cerca de perderse.

  20. Si no fuera posible, la exhortación del escritor no tendría ningún sentido.

  21. «LA DIGNIDAD»DE QUIÉN A TRAVÉS DIOS NOS HA HABLADO…

  22. (Heb.1: 12) Dios nos habla ahora a través de su Hijo Jesucristo el cual es…

  23. Superior a los profetas (Heb.1: 1 — 3)

  24. Superior a los ángeles (Heb.1. 4 — 14) Jesucristo es también…

  25. ¡El heredero designado de todas las cosas!

  26. ¡Es el resplandor de la gloria de Dios, la expresión exacta de lo que Dios es! Cuando Dios hablo a través de los ángeles. Su palabra demostró firmeza. Toda transgresión y desobediencia recibió justo castigo (Heb.2: 2¡Cuánto más, entonces, cuando él habla a través de su Hijo!

¿Su palabra no demuestra más firmeza? ¿A caso toda trasgresión y desobediencia no recibirá su justo castigo? ¿Nos atreveremos nosotros a descuidar la palabra de Dios, dada a través de su Hijo Jesucristo?

  1. «LA CONFIRMACIÓN»DADA A ESTA REVELACIÓN FUE…

  2. Confirmada por Jesucristo y por sus apóstoles (Heb.2: 3)

  3. Quienes fueron testigos oculares (Hch.10: 39 — 412Ped.1: 16)

  4. Quienes sufrieron mucho por confirmarla (1Cor.4: 9 — 13)

  5. La palabra de Jesucristo es aún más confirmada (Heb.2: 4)

  6. Por el propio Dios, a través de muchas señales (Jn.10: 3738)

  7. Por el Espíritu Santo, con dones según su voluntad (1Cor.12: 7—11)

  8. ¿Descuidaríamos nosotros esta palabra que tiene suficiente confirmación de ser palabra de Dios?

  9. LO QUE «PODRÍAMOS PERDER SI NOS DESLIZAMOS»

  10. Perdemos «una gran salvación» (Heb.2: 3). Es «una gran salvación» porque ofrece cosas como: El perdón de pecados.

  11. La transformación de carácter, proporcionado por el poder del pecado.

  12. La convicción de la presencia paternal de Dios.

  13. Una esperanza gloriosa para la eternidad, etc.

  14. Así como aquellos que descuidaron la palabra hablada a través de los ángeles (es decir, la ley de Moisés), perdieron la «tierra prometida»,de igual manera, hay graves consecuencias (así como en aquellos), si descuidamos la salvación que es a través de Jesucristo, el Hijo de Dios.

  15. COSAS QUE PUEDEN CAUSAR «NUESTRO DESLIZ».

  16. EN EL «TIEMPO PRESENTE»

  17. A menudo nos cansamos de hacer el bien, ésta es una preocupación expresada por Pablo en (Gál. 6:9). Con el paso del tiempo…

  18. Podemos perder gradualmente el fervor de nuestra devoción inicial (Apoc.2: 4)

  19. Podemos empezar a observar logros pasados, y menospreciar el presente (Fil.3: 1314)

  20. LA ACTUAL «FAMILIARIDAD»

  21. Cuando nosotros anteponemos los lazos familiares a la verdad de Dios.

  22. Podemos perder su sentido de novedad.

  23. Podemos perder lo que él nos concedió.

  24. Entonces como los Efesios, hemos perdido nuestro «primer amor» (Apoc.2: 4)

  25. LA ACTUAL «SOCIEDAD»

  26. La mucha opinión moderna puede llevarnos a un desliz (1 Cor. 15:33)

  27. La mucha influencia del humanismo secular, las falsas religiones que se nos presentan con una aparente verdad, hacen difícil mantener el curso de la salvación.

  28. Tales cosas pueden movernos de la sincera fidelidad a Cristo (2 Cor. 11:2,3)

  29. LAS «OBRAS DE LA CARNE».

  30. Nuestra lucha no solo es externa, sino también interna (1 Ped. 2:11)

  31. La carne esta constantemente en guerra con nuestra alma, y contra el Espíritu el cual desea que nosotros le sigamos (Gál. 5:16,17)

  32. LAS EXTREMAS «PREOCUPACIONES DIARIAS».

  33. La presión constante de los cuidados diarios, de los deberes, las muchas obligaciones, etc…

  34. Jesucristo y sus apóstoles advirtieron en muchas ocasiones sobre esto (Luc. 8:1421:34Fil.4:6)

  35. Cualquiera de estas cosas pueden llevarnos fuera del Señor y de su ¡gran salvación, poco a poco, si no tenemos cuidado! Sin embargo, cuando volvemos a nuestro texto, podemos aprender…

  36. LA CLAVE PARA PREVENIR EL «DESLIZ»:

  37. ESTÁ EN PRESTAR «MAYOR ATENCIÓN»

  38. Imagínese en una canoa, en un río con una lenta corriente. Si fracasa en prestar mucha atención, se ira a la deriva.

  39. ¡El desliz puede ser muy sutil, y a veces, cuando usted lo comprende puede ser demasiado tarde!

  40. ¡Pueden hacerse correcciones de último minuto, y aún continuar remando, chocando con las rocas, ó analizando las caídas! > Solo prestando una «seria atención» podemos evitar el desliz.

  41. Esta atención requiere que:

  42. Seamos más «diligentes» en nuestro deber (2Ped.1: 5 – 10)

  43. Con todo entusiasmo debemos «proseguir» a la meta (Fil. 3: 12-15)

  44. Nótese que se nos demanda poner más atención que aquellos que oyeron la palabra de Dios a través de los ángeles (es decir, los Israelitas). Porque nosotros tenemos la palabra de Dios hablada a través del Hijo.

  45. A quién pertenece una salvación mayor que la que disfrutaron ellos (Heb.4: 1-11)

  46. ¡A quién más se le da, más se le pedirá! (Luc.12:48)¿Es usted más serio en «prestar atención» a las cosas que ya ha oído, que aquellos del Antiguo Testamento?

  47. ESTÁ EN PRESTAR «DEBIDA ATENCIÓN» A «LAS COSAS QUE HEMOS OÍDO». «Las cosas que hemos oído» se refiere a Las palabras de Dios a través de su Hijo Jesucristo. La gran salvación. > Es decir, el evangelio de Cristo en todos sus aspectos (1 Cor. 15: 1,2)

  48. ¿Cómo podemos hacer esto?… Los Berréanos proporcionan un buen ejemplo (Hech.17: 11). De la manera en que ellos inicialmente escucharon («recibieron la palabra con toda solicitud») La manera en que ellos la siguieron («Escudriñando las Escrituras cada día») Ciertamente es a través de…

  49. La seria atención a la palabra, siempre que ésta se proclame. El estudio serio de la palabra de Dios en nosotros mismos.

  50. El estudio serio en la preparación de nuestras clases bíblicas.

  51. Con esta clase de estudios de la palabra de Dios… Entraremos en una devoción piadosa a Dios (Salm. 119:18) Concluyendo con un deseo piadoso de agradar a Dios (Salm. 119:10, 11) ¿Esta usted poniendo más atención a las cosas que hemos oído? Otro año ha pasado, ¿Cómo lo hizo? Otro año está por iniciar, ¿Cómo lo hará?

CONCLUSIÓN:

  1. Nosotros hemos sido bendecidos al recibir «una salvación tan grande»…

  2. ¡Una salvación que se nos habla primero a través de su propio Hijo Jesús!

  3. ¡Una salvación que nos fue confirmada por el mismo Dios, el Espíritu Santo, y aquellos que la oyeron!

  4. ¡Una salvación más grande que cualquiera otra ofrecida antes! Pero por favor note cuidadosamente…

  5. Uno solamente necesita «desechar» ó «activamente luchar» contra esta «gran salvación» para recibir un «justo castigo».

  6. ¡Aquellos que simplemente se «deslizan» a través de la «negligencia», tampoco escaparan!

  7. ¿Ha descuidado usted esta gran salvación?¡Todos aquellos que la descuidan no escaparan del castigo! Porque descuidarla trae un castigo más severo que el que recibieron aquellos judíos (Heb.10: 28 — 31)

REFERENCIA:

«THE EPISTLE TO THE HEBREWS» By Mark A. Copeland

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*