¿POR QUÉ DIOS LE LLAMA NECIO?:

Lucas 12:20

INTRODUCCIÓN.
— NECIO, AFRON (SIN MENTE) Lucas 11:40; 12:20; 1 Cor. 15:36; 2 Cor. 11:19; 12:11.
— INSENSATO, 2 Cor. 12:6; Efes. 5:17; 1 Ped. 2:15
— INDOCTO, Rom. 2:20.

I. LA BIBLIA DESCRIBE LA CONDICIÓN DE LOS “INSENSATOS” (AFRONES).
Job 2:9, 10, “¡Has hablado como hablaría cualquiera de las mujeres insensatas!” Como si no tuviera mente. No estar en su juicio cabal, loca. Es palabra fuerte.
Salmo 14:1, “Dijo el necio en su corazón: “No hay Dios.” Habla como si no tuviera mente. No piensa. No razona. Rom. 1:20, solo ver y saber.
Prov. 9:13-18, la mujer que no protege su pureza no usa la cabeza, no piensa. 1 Cor. 6:18-20. Aphron, sin mente.
Prov. 12:15, “El camino del necio es recto a sus propios ojos, mas el que escucha consejos es sabio”. Hech. 20:27
Sal. 32:8, 9, “Te enseñaré el camino… No seáis sin entendimiento, como el caballo, o como el mulo, cuya boca ha de ser frenada con rienda y freno; de otro modo, no se acercan a ti.”
Prov. 15:5, “El insensato (necio, a-phron, sin mente) menosprecia la disciplina de su padre, pero el que acepta la reprensión es prudente”.
Luc. 11:38-40, “… Necios, el que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de adentro?” 1 Sam. 16:7; 1 Rey. 8:39, Heb. 4:13.

II. LUCAS 12:15-21. ¿POR QUÉ LE LLAMA “NECIO”?
A. Lucas 12:16. “La heredad de un hombre rico había producido mucho” pero no era “necio” por ser rico.
— Deuteronomio 8:7-10, La tierra que Dios dio al pueblo de Israel era tierra muy “rica”.
— Deuteronomio 8:18, “Acuérdate de Jehová tu Dios, porque Él te da el poder para hacer las riquezas”.
— 1 Timoteo 6:17-19, “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19 atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna”.
— Luc. 12:19, “diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes almacenados para muchos años. Descansa, come, bebe, alégrate.”
Lucas 12:20, “Pero Dios le dijo: “¡Necio!” (a-phron) Esta noche vienen a pedir tu alma; y lo que has provisto, ¿para quién será?”
Avaricia= idolatría (Col. 3:5). Trabajo o negocio es su VIDA… Salvar el alma no es primero. A-phron, sin mente; insensatez, locura, enajenación mental.
B. El Señor no le llama necio por ser deshonesto. No defraudó a nadie. No era perezoso. Trabajó con diligencia. Estas son cualidades buenas.
C. El Señor no le llama necio por ser exitoso en su negocio. Era hombre inteligente, trabajó diligentemente y se hizo rico. Dios no le condena por esto; más bien, le prosperó.
D. El Señor le llama necio porque no sabía nada de generosidad. No sabía nada de responsabilidad hacia los necesitados. Efesios 4:28, 28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad”. El rico necio no sabía nada de compartir, todo era para él mismo.
E. El Señor le llama necio porque entre más el Señor le multiplicaba sus bendiciones, más creció su avaricia (egoísmo).
F. El Señor la llama necio porque “él pensaba dentro de sí”, no consultando al Señor sino siguiendo sus propios pensamientos y deseos.
G. El Señor le llama necio porque dijo “No tengo dónde guardar mis frutos”. El de veras tenía donde guardar sus frutos porque el mundo está lleno de necesitados.
H. El Señor le llama necio porque solamente usaba pronombres personales (“yo”, “mi”, “mis”) repetidas veces sin dar gracias a Dios. Se llama necio porque no reconoció al Señor como la Fuente de sus bendiciones. ¿Cuántos hombres hablan así, diciendo “yo trabajé”, “yo lo gané, es mío, lo voy a gastar como deseo”? Esta actitud es precisamente lo opuesto de lo que Jesús enseña cuando dice (como en Lucas 9:23), “niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame”.
I. El Señor le llama necio porque no miraba más allá de este mundo. Hizo todo sobre la base dela vida en este mundo. Millones hacen lo mismo.
J. El Señor le llama necio porque tomó una decisión a favor de sí mismo, sin tomar en cuenta la necesidad de otros. “Esto haré” (para mí).
K. El Señor le llama necio porque él pensaba construir graneros más amplios para guardar todo para sí mismo en lugar de repartir, compartir, dar, ayudar.
L. El Señor le llama necio porque vivió solamente para el hombre exterior sin tomar en cuenta el hombre interior (2 Corintios 4:16). “Repósate, come, bebe, regocíjate”.
M. El Señor le llama necio porque él estuvo seguro que tenía “muchos años” que vivir y disfrutar sus bienes materiales. (Prov. 27:1; Santiago 4:13-15). Observe el contraste entre “muchos años” y “esta noche”.
N. El Señor le llama necio porque creía que era dueño de su alma. Dice “diré a mi alma” pero esa misma noche el Señor la llevó.

III. MATEO 7:26, CRISTO DICE QUE LOS QUE NO OBEDECEN SUS ENSEÑANZAS SON “INSENSATOS”
A. Todos pueden entender y obedecer la voluntad de Dios para ser salvos.
— Efes. 5:15-17, “tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios… no seáis insensatos, sino comprended cuál es la voluntad del Señor.
— Efes. 3:3, 4, “lo he escrito… leyéndolo, podréis entender cuál es mi comprensión en el misterio de Cristo”.
— Nehemías 8:12, “Así todo el pueblo se fue a… regocijarse con gran alegría, porque habían entendido las palabras que les habían enseñado”.
— Si no entendemos la palabra de Dios, es culpa nuestra. Somos voluntariamente a-phrones… Rehusando usar la mente (inteligencia) que Dios nos da.
B. ¿Por qué no entienden?
— El insensato es guiado por falsos maestros, opiniones, el prejuicio, los sentimientos y esto produce la ignorancia de la palabra de Dios. No usa su cabeza. No aprende la Biblia misma.
— Todo maestro debe ser examinado por la Biblia. 1 Tes. 5:21; 1 Jn. 4:1, 2.
— 2 Ped. 2:12 y Judas 10 hablan de aquellos que son como “animales irracionales” que serán destruidos.
— 1 Ped. 2:15, “ésta es la voluntad de Dios: que haciendo el bien hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos”.
C. Por eso ¡Piense! ¡Use la mente!
—Imitar a los de Berea: “Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, {para ver} si estas cosas eran así” (Hech. 17:11).
— Imitar al eunuco. Leía la Escritura, escuchó el sencillo evangelio predicado por Felipe, confesó a Cristo y fue bautizado. Hech. 8:39, “Cuando subieron del agua… el eunuco… seguía su camino gozoso” por haber entendido y obedecido al evangelio. El entendimiento produce mucho gozo. Neh. 8:12.
— Aprovechar todo servicio y clase bíblica de la iglesia y “¡use la cabeza!” Escuchar. Aprender. Crecer.
— Conseguir y usar “herramientas” de estudio: concordancia, diccionario, diccionario bíblico, mapas, escritos de hermanos fieles.

CONCLUSIÓN:
— Isa. 1:18, “Venid, pues, dice Jehová; y razonemos juntos: Aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos. Aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”.
— Mat. 7:24-28, “todo el que me oye estas palabras y no las hace, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena”.
— Otra palabra fuerte: Según el diccionario del Sr. W.E. Vine, “morós, obtuso, lento, estúpido, ignorante, insensato”. Es la palabra que Jesús usa para hablar de los desobedientes.
— Rom. 12:1, “que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro servicio (de culto) razonable”.
— La desobediencia no es razonable. El no adorar y servir a Dios no es razonable. El no preparar para el juicio final no es razonable.
— NO ES NADA INTELIGENTE O RAZONABLE LA VIDA DESOBEDIENTE QUE LLEVA AL FUEGO DEL INFIERNO ESPANTOSO.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*