¿POR QUE LA GENTE NO SIGUE A CRISTO?:

La mejor decisión que puede tomar una persona es obedecer el evangelio. Pero muchas personas solo escuchan y no obedecen. No se comprometen y no quieren seguir a Cristo. Aquí veremos algunas razones porque muchos no siguen a Cristo:

El evangelio es un gran mensaje. Narra la historia de cómo Jesús vino y dio Su vida por nosotros. Nos dice cómo podemos ser salvos de las terribles consecuencias del pecado por medio de Su sacrificio. Nos dice qué debemos hacer para ser salvos. Que gran historia.

En libro de los Hechos de los Apóstoles tenemos historias de las personas que escucharon el evangelio y lo obedecieron. ¿Cómo no podrían obedecerlo, considerando lo que está en juego? Sin embargo, Hechos no solo contiene las historias de aquellos que creyeron y obedecieron. También nos habla de algunas personas que escucharon este gran mensaje y rehusaron obedecer. No todos los que oyeron el evangelio lo recibieron gustosamente; algunos le dieron la espalda a este gran mensaje, rechazaron la oferta de Dios de la salvación.

El Concilio, Hechos 4:1-22:

Antecedentes: ¿Por qué Pedro y Juan habían sido llamados ante el concilio? ¿Qué eventos llevaron a su arresto y enjuiciamiento? Regrese y revise Hechos 3:1 — 4:4.

Mientras discutían el caso de Pedro y Juan, el concilio admitieron esto: Hechos 4:16. Pero aun así estaban determinados ha hacer lo siguiente: Hechos 4:17-18. Como es posible que el concilio admite que hubo un milagro que se realizo en el nombre de Jesús, que no se puede negar.

Han escuchado a Pedro declarar que no hay salvación en otro nombre (Hechos 4:12); entonces ¿cómo pueden ordenar a Pedro y Juan no predicar en el nombre de Jesús? ¿Cómo es que ellos mismos no pueden creer en Jesús?.

Estos hombres en su fanatismo religioso cerraron su mente y no quisieron ni creer en Jesús ni en las evidencias. Hoy en día este pecado es común también en muchas personas.

Los Judíos en Antioquía, Hechos 13:13-52:

Mucho de este capítulo está dedicado a un sermón que Pablo predicó en la sinagoga en
Antioquía (Hechos 13:16-41).

Veamos Hechos 13:42-44:

Aquí notamos que muchos de ellos expresaron su deseo de seguir oyendo mas de la palabra de Dios el próximo sábado. Se les anima a que permaneciesen en la gracia de Dios. Y llegando el siguiente sábado se juntó una gran audiencia. Casi todo el pueblo estaba ahí. Nunca había llegado tanta gente.

Algunos no estaban contentos. ¿Cuál fue la verdadera razón por la que estos judíos estaban tan enojados con Pablo y se opusieron a su mensaje antes que creerlo?

Veamos Hechos 13:45: y vemos que los judíos se llenaron de celos. Y empezaron a contradecir y a blasfemar.

Esto trajo consecuencias, veamos Hechos 13:46-48. Con esta actitud de mente cerrada ellos desecharon a Dios y a su palabra. También desecharon el ofrecimiento de Dios de Vida Eterna. ¿Cómo es posible que el pueblo de Dios llegara a estos niveles de carnalidad? Esto es posible cuando se actúa de manera fanática y no ver la palabra de Dios con respeto.

Vemos una actitud diferente en los gentiles: Tenían el deseo de aprender de Dios y su palabra y gozosamente glorificaron a Dios y obedecieron el evangelio.

¿Sera que mucha gente actué así hoy en día? Lamentablemente la respuesta es sí.

Félix, Hechos 24:1-27:

Tómese un momento para leer todo Hechos 24 y tenga una idea de qué es lo que está sucediendo aquí. Pablo hace una defensa ante este gobernador llamado Félix. Pablo les habló acerca de la “fe en Jesucristo”. Qué valor el que mostró Pablo para dar un paso al frente y predicar la verdad a un hombre que tenía su vida en sus manos.

Si vemos Hechos 24:25 dice que Félix se espantó. Significa que todavía su conciencia no estaba totalmente cauterizada. Pero en vez de obedecer decidió posponer para otro día en otra oportunidad la cual nunca llego.

Este pecado también es común hoy en día. Leamos 2 Corintios 6:1-2 donde claramente el apóstol Pablo nos enseña que las personas no reciban en vano la gracia de Dios y que el tiempo aceptable es HOY y que el día de salvación es HOY. No existe el mañana.

Leamos Hechos 17:30-34: Después de oír un gran sermón y culminar en la resurrección de Jesús y su segunda venida para venirnos a juzgar la gente se dividió en tres grupos:

1- Los burladores.
2- Tal vez mañana, en otro ocasión.
3- Los que creen.

¿Cómo Explicamos la Incredulidad?:

Tristemente, no toda historia en Hechos es positiva. Algunas veces las personas escucharon el evangelio y lo recibieron. Pero, otras lo rechazaron. Y usted sabe que eso es exactamente lo que sucede hoy día. Algunas veces las personas reciben el evangelio; otras veces lo rechazan.

Pero, ¿por qué? Hoy día hay personas que nos dirán que algunos rechazan el evangelio porque
Dios no quiere que sean salvos. Enseñan que Dios escogió a algunos para ser salvos y a otros para que se pierdan. Solamente aquellos que Dios escogió son capaces de recibir y obedecer al evangelio.

¿Le suena eso bien? Los siguientes pasajes pueden darle alguna ayuda con esta pregunta:

Dios nos ama a todos: Juan 3:16.
Dios no hace acepción de personas: Hechos 10:34-35.
Dios quiere salvar a todos los hombres: 1 Timoteo 2:3-4.
Dios quiere que todos los hombres vengan al arrepentimiento: 2 Pedro 3:9.

Conclusión: Muchos en el día final se van a lamentar pero será demasiado tarde.

Unos se condenaran por cerrar su mente a la evidencia y no querer creer.

Otros se condenaran por llenar su corazón con celos y blasfemias.

Otros por posponer su obediencia. Gustaron de oír la palabra y hasta se espantaron al entenderla pero no quisieron obedecer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*