RECOMPENSA VS. CASTIGO: ACTITUDES PRESENTES:

Por: Chris Reeves.

Las actitudes presentes en algunos religiosos, incluidos hermanos, es que la recompensa del justo es restaurar la tierra y que el castigo de los malvados es la aniquilación en el infierno.

Al principio de Su ministerio, Jesús enseño que toda la humanidad está viajando en el camino de la vida hacia uno o dos destinos: la recompensa y el castigo. El hablo del camino estrecho que conduce a la vida y el ancho que conduce a la destrucción (Mat 7:13-14). Al final de Su ministerio, Jesús enseño que los malditos irían al fuego eterno y castigo eterno, y los justos a la vida eterna (Mat 25: 31-46).

El cielo y el infierno, son el destino de todos los hombres, es una doctrina básica de la Biblia que muchos han aprendido correctamente desde su niñez. De acuerdo a Pew Research Poll del 2014 al 2015, sorpresivamente, el 73% de los americanos siguen creyendo en el cielo como un lugar de recompensa eterna para personas que viven vidas buenas, y el 58% de los americanos siguen creyendo en el infierno como un lugar de castigo eterno para quienes viven vidas malas. Como sea, como en todas las doctrinas Bíblicas, muchos hoy están intentando cambiar la verdad cobre el cielo y el infierno.

Vamos a examinar dos errores sobre el cielo y el infierno que ha circulado con los evangélicos e incluso en algunos de nuestros mismos hermanos en los últimos 35 años más o menos. Primero, consideraremos el error que enseña que el cielo es un lugar de recompensa en una tierra restaurada. Segundo, analizaremos el error que enseña que el infierno es un lugar de castigo donde los malvados por un tiempo para después ser consumidos y aniquilados. Debido a limitaciones de espacio, expondré un error y la respuesta bíblica a él, pero no poder dirigir todos los argumentos a cada uno.

¿Será el cielo la recompensa para los justos en una tierra restaurada?

De acuerdo con algunos evangélicos y algunos hermanos, la respuesta a esta pregunta es “si”. Estas personas han cambiado la verdad de la Biblia sobre el cielo, diciendo que el cielo será en la tierra restaurada. Esta enseñanza contemporánea se llama “La teología de la Nueva Creación” y “La Escatología de la Tierra Renovada” por algunos de sus seguidores.

Esta idea se hizo popular entre los evangélicos en 1979 por Anthony A. Hoekema en La biblia y el futuro. El escribió:

“¿vamos a pasar la eternidad en algún lado del espacio, usando túnicas blancas, tocando el arpa, cantando canciones y saltando de nube en nube? Por el contrario, la Biblia asegura que Dios creara una nueva tierra donde viviremos para alabar y glorificar a Dios, con cuerpos resucitados. En la nueva tierra, esperamos pasar la eternidad, disfrutando su belleza, explorando sus recursos, y usando sus tesoros para la gloria de Dios. Cuando Dios haga de la nueva tierra su lugar de habitación, y como donde habite Dios ahí está el cielo, estaremos en el cielo mientras estemos en la nueva tierra. El cielo y la tierra ya no estarán separadas, como están ahora, porque serán uno (Apoc 21:1-3)”.

Desde la publicación del libro de Hoekoma, muchos evangélicos aceptaron este error. Un evangélico popular, N.T. Wright, abraza este error en su libro. Numerosos artículos periodísticos también han sido escritos por evangélicos como Douglas Moo promoviendo su teoría.

Algunos hermanos han peleado este error en el pasado respecto a los testigos de Jehová, pero aparentemente, en años recientes, algunos han cambiado de parecer en este problema. Algunos hermanos institucionales como John Mark Hicks de la universidad de Lipscomb enseña este error así como Jack Cottrell, quien está asociado con la Iglesia Cristiana. Algunos hermanos institucionales también han enseñado esto. En 2014, mire en Facebook que algunos de nosotros expresábamos ideas sobre la tierra renovada. (nota: animare algunos de nuestros lectores a examinar los artículos de Marzo 2015 sobre este problema que responde algunos errores de esta doctrina).

¿Qué enseña la biblia sobre el cielo? No enseña que los justos estarán “saltando de nube en nube” como Hoekema se burla, pero enseña que el cielo es un lugar que, queda fuera de, el planeta tierra. Vamos a considerar tres factores Bíblicos básicos.

Primero, el cielo queda fuera del planeta tierra.

El cielo está separado del planeta tierra. El cielo no es la tierra, el cielo no está en la tierra; el cielo no bajara a la tierra; la tierra no se convertirá en el cielo, etc.

La Biblia es clara de que el cielo está separado de la tierra. El reino de Dios es “de” (pertenece) el cielo (Mat 3:2, 4:17, 5:3; etc.) Dios está en el cielo y hablo desde el cielo (Mat 3.17; 5:45, 48; 2 Ped 1:18). El cielo es diferente a la tierra (Marc 16:19, Luc 24:51, Hech 1:10-11, Rom 10:6, Efes 4:10, Heb 4:14, 8:1, 9:24, 1 Ped 3:22).

Hay ángeles de las huestes celestiales (Luc 2:13,15; 22:43, etc.) Dios es el Señor del cielo y de la tierra (Luc 10:21) Hay alegría en el cielo (Luc 15:7). Podemos pecar contra el cielo (Luc 15:21, Apoc 18:5). Hay paz en el cielo (Luc 19:38). Jesús descendió del cielo (Juan 3:13, 31, 6:32-33; 1 Cor 15:47). Jesús levanto los ojos al cielo para orar a Su Padre (Juan 17:1).

El cielo es el trono de Dios y la tierra es el estrado de sus pies (Hech 7:49). Esteban miro hacia el cielo (Hech 7:55-56), Pedro vio una visión del cielo (Hech 10:11-16, 11:5-10), y Saulo experimento una visión celestial (Hech 22:6, 26:13, 26:19). Pedro fue “llevado al tercer cielo” (2 Cor 12:2). Jesús creo todas las cosas en el cielo y en el infierno (Col 1:16). El Espíritu Santo fue enviado desde el cielo (1 Ped 1:12). El diablo fue echado del infierno (Apoc 12:7-12). Claramente, el cielo está separado de la tierra.

Segundo, a los justos se les han hecho promesas que serán cumplidas en el cielo, no en la tierra.

Tienen recompensa en el cielo (Mat 5:12).  Sus nombre están escritos en el cielo (Luc 10:20, Heb 12:23). Tendrán un cuerpo celestial que será diferente a su cuerpo terrenal (1 Cor 15.47-49). Este cuerpo resucitado será “eterno, en los cielos” y “del cielo” (2 Cor 5:1-2). Tienen bendiciones espirituales en los lugares celestiales (Efe 1:20, 2:6, etc.). La ciudadanía está en los cielos (Fil 3:20). Su esperanza esta puesta en el cielo (Col 1:5). Esperan la venida del Señor (1 Tes 1:10, 4:16, 2 Tes 1:7). Como Pablo, serán salvos por el reino celestial del Señor (2 Tim 4:18). Tienen un  llamado celestial (Heb 3:1). Gustaran el don celestial (Heb 11:16, 12:22, Apoc 3:12). Tienen una herencia reservada en el cielo (1 Ped 1:4).

 

Tercero, Dios nos ha dicho en su palabra, que un día la tierra será deshecha y quemada (2 Ped 3:10-12).

Dios hará “cielos nuevos y tierra nueva” (2 Ped 3:13), que es sinónimo de cielo en cualquier parte de la escritura (Apoc 21:1-2,10).

El cielo no estará en una tierra restaurada porque: 1- El cielo está en algún lugar fuera de la tierra, 2- Las recompensas espirituales para los justos no serán dados en la tierra, 3- Nuestros cielos físicos y la tierra serán quemados completamente un día.

¿Sera el infierno un lugar de castigo para los malvados donde serán completamente consumidos y aniquilados?

De nuevo, de acuerdo con los evangélicos y algunos de nuestros hermanos, la respuesta a esta pregunta es “si”. Estas personas han cambiado la verdad de la Biblia sobre el infierno. Ellos dicen que los malvados sufrirán por un tiempo y después serán consumidos y aniquilados. Esta enseñanza es llamada “Condicionalismo” por algunos de sus seguidores contemporáneos.

Algunos de los más prominentes evangélicos enseñando este error son: Howard Marshall, John stott, John Wenham, Michael Green, Anthony Thistleton, Richard Bauckham, y Clark pinnock.

Entre los hermanos, el expositor más prominente de este error ha sido Edward Fudge. El escribió:

“El hecho es que la Biblia no enseña la vista tradicional del final del castigo. En la Biblia no se menciona que Dios sea un torturador eterno. Nunca dice que los malditos se retorcerán en un tormento incesante o que la glorias del cielo serán arruinados por los gritos del infierno. La idea de un tormento eterno consiente es un grave error, un horrible error, una gran calumnia en contra del Padre celestial…”

Otros hermanos que han seguido este error son: F. Lagard Smith, Samuel G. Dawson, Curtis Dickinson, Al Maxey, Dyrel W. Collins, y Homer Hailey.

¿Qué enseña la Biblia sobre el infierno? La palabra de Dios, no la “vista tradicional”  como sugiere Fudge,  nos enseña que el tormento en el infierno es eterno. “infierno” (Griego gehena), el castigo final para los malvados, es encontrado 12 veces en el NT: Mat 5:22, 29,30; 10:28; 18:9, 23:15, 33, Marc 9:43, 45, 47; Luc 12:5, y Sant 3:6. De estos pasajes aprendemos, que podemos aprender las respuestas bíblicas a tres importantes preguntas sobre el infierno.

¿Cómo es en infierno? El infierno es un lago de fuego y azufre Mat 5:22, 13:42, 50, 18:9; Sant 3:6; Apoc 14: 10; 19:20, 20:10, 14; 21:8. Y donde el cuerpo y el alma son castigados Mat 5:29-30, 10:28; Marc 9:43-47; Luc 12:4-5. En el infierno, será el lloro y el crujir de dientes Mat 8:12, 13:42, 50, 22:13, 24:51, 25:30; Luc 13:28. El juicio Mat 23:33; Jn 5:29, Heb 10:27. Las tinieblas de afuera Mat 8.12, 22:13, 25:30; 2 Ped 2:17; Jud 13. El infierno es un lugar de castigo Mat 25:46; Jud 7. Sufrimiento y tormento Rom 2:5-7, 12:2; 2 Tes 1:9; Apoc 14:10-11, 21:8. El infierno es la segunda muerte Apoc 2:11, 20:6, 14; 21:8. Donde el diablo, sus ángeles, y los malvados serán separados de Dios y de todo lo que es bueno Mat 5:29, 7:23, 8:12, 13:42, 25:46; Luc 13:28; 2 Tes 1:9; Apoc 22:15.

¿Quién estará en el infierno? El diablo y sus ángeles estarán ahí Mat 25:41; 2 Ped 2:4; Jud 6; Apoc 20:10. Junto con toda la humanidad que no obedece a Dios ni permanece fiel a Él hasta la muerte Mat 5:29, 7:13-14, 7:21-23, 8.12, 13:41, 49, 22:13-14, 23:15, 33, 24:36, 25:46; Marc 9:42-48; Luc 13:27-28; 2 Tes 1:8; Sant 3:6; Apoc 19:20, 20:10, 15; 21:8, 22:15.

 

¿Cuánto durara el infierno? El infierno es un lugar de “fuego eterno” Mat 18:8, 25:47, Jud 7. Castigo eterno Mat 25:46. Destrucción eterna 2 tes 1.9. Juicio eterno Heb 6:2. Fuego inextinguible Mat 3:12; Marc 9:43, 48; Luc 3:17. El infierno es donde “el gusano no muere” Marc 9:48, Isa 66:24. El humo sube y sube por siempre Apoc 14:22, 20:10. Donde no hay descanso ni de día ni de noche Apoc 14:11. ¿Cuánto dura el infierno? Esta no es una pregunta difícil de responder. El infierno durara tanto como dure el cielo, por la eternidad. El castigo eterno del infierno durará tanto como dure la vida eterna en el cielo Mat 25:41-46. Mientras que los justos adoraran a Dios en el cielo de día y de noche Apoc 4:8, 7:15, 22:5. Los malvados sufrirán con el diablo día y noche por siempre y para siempre Apoc 14:11, 20:10.

Hermanos, muchos errores de las verdades de la Biblia abundan hoy día. Considere cuantos religiosos hoy, incluyendo a algunos hermanos están “repensando” esto u otra doctrina Bíblica. Parece que toda la palabra de Dios es un juego de “repensar” estos días. Déjeme animarlo a permanecer verdadero en toda verdad Bíblica que no son difíciles de entender y que la mayoría de nosotros aprendimos en nuestra niñez.

Traducido por: Eula Vasquez.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*