Si Te Quedo El Zapato ¡Póntelo!:

El zapato flojo.

Este zapato le queda al cristiano holgazán.

La Biblia nos dice que como cristianos no debemos ser flojos. Heb. 6:10-12; Jos. 24:14

Dios jamás ha estado complacido con holgazanes. Prov. 26:13

No hay excusa válida ante Dios. Mateo 25:24-30

Si Te Quedo El Zapato ¡Póntelo!

 

El tacón alto.

Este zapato le queda al cristiano altanero.

¿De qué manera debe pensar el cristiano? Lucas 18:9-14; Rom. 12:3; Prov. 16:18

Debemos pensar en las cosas que nos mantendrán con los pies sobre la tierra. Fil. 4:8

Si Te Quedo El Zapato ¡Póntelo!

 

El zapato casual.

Este zapato le queda al cristiano que quiere todo sin problemas y cae cuando viene un problema. Gál. 6:9

Cada uno de nosotros ayuda al cuerpo de Cristo. 1 Cor. 12:14-27

Todos suplimos algo distinto a la obra del Señor. Efe. 4:15-16

Si Te Quedo El Zapato ¡Póntelo!

 

La sandalia.

Este zapato le queda al cristiano que tiene su alma colgando de dos tiras.

Hacen muy poco, únicamente lo mínimo para sentirse seguro.

Debemos deshacernos de todo lo que nos previene crecer. 1 Ped. 2:1-2

Nunca seremos productivos si no crecemos. Heb. 5:12-14; 2 Ped. 3:18

Si Te Quedo El Zapato ¡Póntelo!

El zapato apretado.

Este zapato le queda al cristiano que tiene problemas con ofrendar.

El Señor requiere que ofrendemos como hemos prosperado. 1 Cor. 16:1-2; 2 Cor. 9:7-13

Debemos ayudar cuando podemos a otros en necesidad. Gál. 6:10

Si Te Quedo El Zapato ¡Póntelo!

 

El dominguero.

Este zapato le queda al cristiano que solo es cristiano una vez a la semana.

No es ni frio ni caliente, sino un cómodo tibio. Apo. 3:15-16; Mateo 6:24

Fidelidad a Dios se demuestra en nuestra vida diaria. Lucas 9:23; Hechos 17:11; Mateo 5:14-16

Si Te Quedo El Zapato ¡Póntelo!

 

El zapato de trabajo.

No es el zapato más popular, pero lo debemos usar si queremos ir al cielo.

Porque no es el más popular, no muchos lo quieren usar. Mateo 7:13-14

Pero los que lo usan serán recompensados por Dios. Heb. 6:10-12; 1 Cor. 15:58

Debemos mantener limpios estos zapatos. Juan 14:15; Sant. 2:18

¿Estamos usando este zapato?

 

 

Por: Guillermo Álvarez.

Hillsboro, Ohio.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*