¿Son la iglesia y el reino la misma cosa en la biblia?

Por: Bobbie L. Graham.

La respuesta rápida a esta pregunta es ambos, “si” y “no”, porque a veces la palabra “reino” no se refiere a la iglesia del Señor. En otras ocasiones, sin embargo, la misma palabra se refiere a la iglesia, el pueblo redimido por el Señor por su sumisión a Él como Rey. En varios pasajes, al menos, ¡las mismas personas incluidas en la iglesia también se dice que están en el reino!

Diferentes significados de la palabra aparecen, pero talvez nuestro mejor aproximación es el entender que el “reino” de Dios es usado en al menos cuatro formas:

La palabra a menudo tiene su más básico significado de ser el gobierno o reinado eterno y universal de Dios, en donde Él da a los demás de acuerdo a Su voluntad. Consideremos los siguientes versículos:

Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino” (Salm. 45:6).

 “Jehová estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos” (Salm. 103:19).

“Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad” (Dan. 2:37).

 La sentencia es por decreto de los vigilantes, y por dicho de los santos la resolución, para que conozcan los vivientes que el Altísimo gobierna el reino de los hombres, y que a quien él quiere lo da, y constituye sobre él al más bajo de los hombres.” (Dan. 4:17, 25, 32).”

La palabra también es aplicada al pueblo de Dios en el Antiguo Testamento, en la nación de Israel. Considere los siguientes versículos:

Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.” (Exo. 19:5-6).

Y se sentó Salomón en el trono de David su padre, y su reino fue firme en gran manera.” (1 Reyes 2:12).

Y se sentó Salomón por rey en el trono de Jehová en lugar de David su padre, y fue prosperado; y le obedeció todo Israel.” (1 Cron. 29:23).

Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.” (Mat. 21:43).

El reino quitado a los judíos y dado a otros se refiere probablemente a su lugar/rol en el reino de Dios, siendo para los judíos el reino del Antiguo Testamento y para la nación que llevaba el fruto en el versículo 41 (Ambos judíos y gentiles, el Israel de Dios, Gal. 6:16),  el reinado espiritual del Señor.

La tercera forma en la cual las Escrituras usan “reino” es en referencia a la iglesia del Señor. Considere los siguientes versículos:

Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre,” (Dan. 2:44). (Si la palabra “reino” no es igual a “iglesia” aquí, al menos engloba a las mismas personas en su cumplimiento en el Nuevo Testamento).

y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.” (Luc. 1:33). (Uno es presionado a explicar esta referencia al reino aparte de los ciudadanos que lo componen).

Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.” (Mat. 16:19). (Las llaves del reino luego fueron usadas por Pedro al abrir las puertas de la iglesia en Hechos 2. Aparte de las personas añadidas por Cristo en Su iglesia, no habría ciudadanos en el reino espiritual).

El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,” (Col. 1:13). (De nuevo, los ciudadanos del reino son los mismos que los miembros de la iglesia).

Un cuarto y último uso de la palabra “reino” es en cuanto a la fase celestial del reino, que es el cielo:

Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.” (Mat. 25:34). (Por favor, notemos que el V.46, se aclara el uso de “reino” aquí, que significa las bendiciones del reino/vida eterna).

confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.” (Hech 14:22).

Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.” (2 Ped. 1:10-11).

Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.” (1 Cor 15:50).

Aunque más pasajes podrían ser citados para cada uno de los cuatro significados del “reino”, quizás estos sean suficientes. Si aún hay alguna pequeña duda de que “reino” a veces también se refiere a la “iglesia”, consideremos algunos puntos conclusivos:

  • La sangre de Cristo compro/redimió a los individuos (1 Ped. 1:18-19); pero Pedro también los describes como la nación santa, un real sacerdocio, pueblo adquirido (1 Ped. 2:5, 9-10).
  • La sangre de Cristo compro a la iglesia (Hech. 20:28), pero estos mismos son un  reino de sacerdotes (Apoc. 5:5, 9-10).
  • La iglesia se entra bajo el bautismo por creyentes arrepentidos (Hech. 2:41, 47), y estos mismos individuos son trasladados al reino (Col. 1:13).

Por lo tanto, estar en la iglesia es estar en el reino, y aquellos en el reino están también en la iglesia. No nos sorprende porque Jesús uso “iglesia” y “reino” indistintamente en Mateo 16:18-19.

Traducido por: Eula Vasquez.