“TENGA CUIDADO CÓMO EDIFICA ENCIMA”:

1 CORINTIOS 3:10-17

I. CRISTO ES EL FUNDAMENTO DE LA IGLESIA.
A. 1 Corintios 3:11, “Porque nadie ‘puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”.
B. Mateo 16:18, “esta roca” = la confesión de fe hecha por el apóstol Pedro: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Mateo 16:16). Cristo dice, “sobre esta roca edificaré mi iglesia”. Pedro = petros, roca suelta; sobre esta roca, no petros (Pedro) sino petra, peña. “Tú eres petros (roca suelta) y sobre esta petra (la Deidad de Cristo = peña) edificaré mi iglesia”.
C. Mateo 28:18-20 explica el significado del “fundamento”. “8 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.
D. Los apóstoles, inspirados por el Espíritu Santo, eran y son embajadores de Cristo (2 Corintios 5:20), comisionados por Cristo para revelar, predicar y aplicar la voluntad (las enseñanzas) de Cristo. Efesios 2:19-22 “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.
E. Por lo tanto, Pablo dice (1 Corintios 3:10), “Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno tenga cuidado cómo edifica encima”.

II. ES DE SUMA IMPORTANCIA LA VERDADERA CONVERSIÓN A CRISTO.
A. El arrepentimiento y la confesión de fe deben ser del corazón. El bautismo en agua en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28:19) para el perdón de pecados (Hechos 2:38; Mateo 26:28) debe ser verdaderamente una sepultura con Cristo y resurrección con Él para llevar una vida nueva (Romanos 6:3, 4; Colosenses 2:12).
B. Debe haber cambio de vida como Pablo lo describe en Efesios 4:22-32. Toda persona que obedezca al evangelio (2 Tesalonicenses 1:7, 8; 1 Pedro 4:17) debe ser convertida de actitudes y prácticas mundanas, del judaísmo, de la sabiduría humana y de los caminos carnales (3:1-3; Gálatas 5:19-21). Al ser convertido debe crecer para ser maduro y no seguir como niño (1 Corintios 2:6; 14:20; Hebreos 5:12-6:1.
C. Los que edifican sobre este fundamento (los predicadores) deben imitar a Pablo. Hechos 20:20, 27, “y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas … 7 porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios”.

III. ORO, PLATA, PIEDRAS PRECIOSAS, MADERA, HENO, PAJA.
A. Estas son varias clases de materiales que se usan en la construcción. Es lenguaje figurado para describir los conversos que son añadidos a la iglesia (Hechos 2:47).
B. “La obra de cada uno se hará manifiesta (evidente)”. La obra de uno son los conversos ganados para Cristo. 1 Corintios 9:1, “¿No sois vosotros mi obra en el Señor?”
C. La verdadera naturaleza del material usado para construir el templo (la iglesia) será revelada, si son oro, piedra, piedras preciosas o madera, heno y paja. “El día” del Juicio Final “la declarará” (“la dará a conocer”). 1 Corintios 1:8; 4:5; Romanos 2:16.
D. “pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará”.

IV. “SI PERMANECE LA OBRA DE ALGUNO QUE HA OBRADO SOBRE EL FUNDAMENTO, RECIBIRÁ RECOMPENSA”.
A. ¿Cuál será su recompensa? Filipenses 2:16, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; 16 asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado”.
B. Filipenses 4:1, “Así que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados.
C. 1 Tesalonicenses 2:19 Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida?”

V. SI EL QUE SOBREEDIFICA ES FIEL.
A. 1 Corintios 3:15, “Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego”.
B. Será salvo, así como probado por fuego aunque se pierda su obra.
C. Fuego – en todo este texto – es solamente fuego para probar. No es fuego para purificar o limpiar ni tampoco para castigar. No es el infierno. Es el fuego de probar.

VI. SI EL QUE SOBREEDIFICA NO ES FIEL
A. El tal corrompe (destruye) el templo.
B. Y Dios lo destruirá. 1 Corintios 3:17, “Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él” “porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es”.
C. 1 Corintios 3:16, “sois templo de Dios” porque el Espíritu Santo mora en nosotros. “Morar” = dirigir, controlar. Apocalipsis 2:13, Satanás mora en mucha gente. Gálatas 2:20, Cristo vive en los cristianos si la verdad permanece en ellos (2 Juan 2). Dios permanece en nosotros si nos amamos los unos a los otros (1 Juan 4:12). Cristo habita por fe en el corazón de los cristianos (Efesios 3:17).

VII. OTROS FUEGOS.
A. El fuego de venganza. 2 Tesalonicenses 1:6-9, “Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, 7 y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, 8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; 9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”.
B. El fuego que destruirá la tierra. 2 Pedro 3:10, “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas”.
C. El fuego del infierno. Mateo 5:22, 29, 30; 10:28; 23:33.
D. Pero el fuego del texto de este estudio (1 Corintios 3:13-15) es el fuego de prueba. Compárese 1 Pedro 1:7,
“el oro … se prueba con fuego”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*