“Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir”:

MATEO 25:1-13

1Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. 2Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. 3Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; 4mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. 5Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. 6Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! 7Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. 8Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. 9Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 12Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

El Señor nos enseña en esta parábola que hay una responsabilidad personal. Debemos de estar listos y preparados. Somos nosotros mismos los que decidimos ser prudentes o ser insensatos.

Hay cosas que no las podemos hacer hasta última hora, y es aquí donde muchos se equivocan:

1- Entienden el evangelio pero posponen su obediencia.
2- Entienden el evangelio pero no quieren dejar el mundo.
3- Entienden el evangelio pero creen que están muy jóvenes para obedecer.

Muchas personas como las vírgenes insensatas no quieren prepararse de antemano.
Las personas que como las vírgenes prudentes se preparan para lo por venir, ya sea que el Señor venga pronto o tarde en venir ya ellas están preparadas.
Lo que el Señor nos pide es que velemos, que estemos atentos.
Amigo: ¿Abra algo más importante que estar preparado para le venida del Señor?, si creemos en Dios y su Palabra debemos de estar claro que la venida de Cristo a juzgarnos es una realidad.
Y los que ya somos cristianos, debemos de hacer los cambios que tengamos que hacer para servir fielmente al Señor. No dejemos para mañana lo que tengamos que hacer hoy.
Gracias por su amable atención.

POR: JAIME VASQUEZ.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*