Zaqueo, también es hijo de Abraham:

Introducción: Muchas personas al oír de Jesús, de sus enseñanzas y milagros; tenían el gran deseo de conocerle. Jesús llega a la ciudad de Jericó y ahí hay muchas personas que desean conocerlo; es una multitud, y entre esa multitud esta un hombre llamado Zaqueo, que tiene el mismo deseo de todos pero no puede ver a Jesús porque es pequeño de estatura; en esta historia vamos a meditar en esta noche, leamos:

Lucas 19:1-10: «Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.»

ZAQUEO ES PEQUEÑO PERO CON UN GRAN DESEO: (Lucas 19:1-4).

¿Cómo será Jesús?, ¿Sera alto, será bajo?, ¿Sera gordo, será delgado?, ¿Cómo será el sonido de su voz?, estas y muchas preguntas más podían venir a la mente de las personas que deseaban conocerlo.

Zaqueo es bien conocido en Jericó por tres cosas: Era el Jefe de los publicanos, (Estos eran los que recolectores de impuestos para los Romanos), era rico y pequeño de estatura.

Vemos en Zaqueo un buen deseo y es conocer a Jesús, y aunque se le presentaron obstáculos para hacer realidad su deseo, el los venció. Corrió adelante y se subió a un árbol Sicomoro y ahí espero.

ZAQUEO RESIVE MÁS DE LO QUE DESEABA: (Lucas 19:5-6).

Zaqueo está en el Sicomoro muy atento a todo y Jesús se viene acercando y se detiene y aunque Zaqueo esta calladito solo viendo, el Señor sabe que está ahí y ve hacia arriba y lo llama por su nombre y le dice que se dé prisa en bajar porque es necesario que el pose en su casa. Y este se baja más rápido de lo que se subió y muy gozoso recibe al Señor en su casa.

ZAQUEO TIENE MALA FAMA: (Lucas 19:7).

La gente tiene a Zaqueo como un pecador. Y como tal no merece según ellos la visita de Jesús. ¿Ser el jefe de los publicanos lo hacía pecador?, ¿Ser rico, lo hacía pecador?, ¿Ser pequeño lo hacía pecador?. Los recaudadores de impuestos tenían la fama de ser ladrones y avaros La murmuración la dirigen contra el Señor Jesús. Así era la gente primero lo querían conocer ahora están pronto para criticarlo. ¿Qué hubieran dicho si Jesús va a la casa de ellos?

ZAQUEO DA MAS DE LO QUE SE LE PIDIO: (Lucas 19:8).

Jesús le pido que se diera prisa en bajar y que lo hospedara. La sola presencia de Jesús obró en el ánimo de Zaqueo un espíritu de arrepentimiento, que significa cambio de actitud. Se pone de pie y expresa lo que ha decidido: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Zaqueo está haciendo honor a su nombre que significa PURO O JUSTO. No se puede probar que Zaqueo le había robado a alguien pero si había alguien que pudiera demostrar eso, él está dispuesto a pagar y con intereses.

ZAQUEO, ENCUENTRA LA SALVACION: (Lucas 19:9-10).

Nuestro Señor miro con agrado la buena actitud de Zaqueo. El Señor sabía que este hombre lo único que necesitaba era una oportunidad para hacer los cambios necesarios y con buena actitud acercarse a Dios. Ser hijo de Abraham es identificarse con sus buenas actitudes La misión del Señor era buscar y salvar lo que se había perdido.

Aplicaciones para nosotros:

Debemos de tener el mismo deseo de Zaqueo de conocer al Señor. Me refiero conocerlo atraves de su Palabra, su amor, su bondad, su mansedumbre, su carácter. Pero tener esa gran deseo que estemos dispuestos a vencer todos los obstáculos que se nos presenten. 1 Pedro 1:8:

Debemos de ser hospitalarios con todos nuestros hermanos. No debemos de hospedar de mala gana o por compromiso. La buena actitud y el gozo cuenta para ser buenos hospitalarios. Veamos Hebreos 13:1-2; 1 Pedro 4:9:

Debemos de saber que lo que hicimos antes de ser cristianos será perdonado por nuestro Dios, y esto significa que EL lo borrara, como Dice Hechos 3:19.

Debemos de estar dispuestos a convertimos al Señor de forma sincera. Lo que tengamos que restituir hagámoslo. Como lo hizo Pablo, leamos: Hechos 26:19-20.

Debemos de estar dispuestos a compartir de las bendiciones que nos da nuestro Dios. Muchos ricos no quieren ser ricos en buenas obras porque ellos confían en sus riquezas y creen que no pueden vivir sin ellas, veamos; 1 Timoteo 6:17-19.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*