El amor y la fe de Filemón:

“Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones, 5porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos; 6para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús. 7Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor, porque por ti, oh hermano, han sido confortados los corazones de los santos.” Filemón 4-7.

La carta a Filemón es  pequeña donde Pablo aboga por Onésimo que era un esclavo que huyo de su amo Filemón, pero, este esclavo busco a Pablo donde estaba preso y Pablo le predico el evangelio y se convirtió al Señor. Ahora que es cristiano Pablo le manda de regreso donde su amo con esta carta en sus manos. Pablo pide que le reciba no solo como esclavo sino como su hermano y si este le defraudo en algo Pablo le dice que lo ponga en su cuenta.

Pero en los primeros versos que son los que acabamos de leer esta la seguridad que tenía Pablo que Filemón haría lo correcto. Pablo recordaba a Filemón en sus oraciones esto demuestra la gran estima y amor que Pablo le tenia. Pablo oía de la fe y el amor que Filemón tenia hacia el Señor Jesús y hacia los hermanos. Esto no se puede separar. Nuestra fe y amor a Jesús se va a demostrar hacia los hermanos. Cuando ponemos en práctica todo lo que hemos aprendido esto genera el bien que Dios quiere en nosotros y esto es la verdadera comunión. Pablo se gozaba y se consolaba al oír de las buenas obras de Filemón. Cuando Filemón ayudaba y serbia a los santos lo que estaba haciendo era confortar sus corazones.

Necesitamos en la iglesia muchos hermanos que tengan estas cualidades de Filemón, el ponía en práctica esta enseñanza: “Permanezca el amor fraternal. 2No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles.” Hebreos 13:1-2. Y Romanos 12:13: “compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.”