ELOGIAR (ALABAR) LA FIDELIDAD

Por: Wayne Partaín.

INTRODUCCIÓN:

     A. La Biblia condena toda maldad, pero también aprueba y alaba la fidelidad, la vida buena y obediente.

     B. Es de suma importancia que no descuidemos ni la una cosa ni la otra.

     C. Muchos textos enseñan la importancia de la humildad y en Romanos 12:3 Pablo dice, “a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener”.

    D. Pero tengamos mucho cuidado de no despreciar la obediencia, la fidelidad y las buenas obras de los hijos de Dios.

     E. Isaías 64:6 ha sido torcido profanamente por los sectarios que enfatizan la salvación por la fe sola. Desprecian las obras, aun las buenas obras del cristiano, como si no tuvieran parte alguna en nuestra salvación.

     — Este texto es una plegaria de Isaías, pidiendo que Dios tenga misericordia de su pueblo. Confiesa con toda franqueza los pecados del pueblo. Dice que “somos como suciedad” y que “nuestras maldades nos llevaron como viento”. Desde luego, las “justicias” (los servicios y sacrificios) eran como “trapo de inmundicia”, nada aceptables ante los ojos de Dios porque eran actos de hipocresía.

     — Bajo la influencia del calvinismo los sectarios religiosos aplican este lenguaje a las obras de los que profesan ser cristianos. Es increíble que puedan ser tan atrevidos. No hay temor de Dios en esto.

     — Apocalipsis 19:7, 8 habla de las bodas del Cordero, “Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos”. Pero según la enseñanza calvinista que menosprecia las buenas obras, en lugar de lino fino la esposa de Cristo lleva “trapo de inmundicia”. Apocalipsis 3:4 Cristo dice que los fieles “andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas”.

I. LA BUENA OBRA DE MARÍA (JUAN 12:1-8).

     A. Marcos 14:3-9, “Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa, vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio; y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza. Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella. Pero Jesús dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis? Buena obra me ha hechoSiempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando queráis les podréis hacer bien; pero a Mí no siempre me tendréis. Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura. De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella”.

     B. Cristo conoció el corazón de María y sabía que ella era sincera y que de veras estaba haciendo lo que podía, porque el perfume que ella derramó sobre Cristo valía una fortuna.

     C. Jesús alabó a María por “buena obra” y por hacer “lo que podía”. Este texto nos mueve a preguntarnos si estamos haciendo todo lo que en verdad podemos hacer, o si estamos sirviendo “a medias” o con motivos cuestionables.

     D. Podemos aplicar esto a la asistencia y participación en los servicios de la iglesia, a la ofrenda, a la obra personal y a la vida en general.

     E. ¿Dirá el Señor de nosotros, “Estos han hecho lo que podían”?

II. LAS BUENAS OBRAS Y LIMOSNAS DE DORCAS.

      A. Hechos 9:36, “Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía”.

     B. Esta amada hermana murió y dice el v. 39, estuvo en “la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacía cuando estaba con ellas”. El Señor resucitó a esta hermana de entre los muertos para que pudiera continuar su obra tan importante.

     C. Hechos de los Apóstoles es un libro importantísimo que relata la obra de los apóstoles de llevar el evangelio a todas las naciones, estableciendo iglesias de Cristo y confirmándolas. Sin embargo, en este libro tan importante el Espíritu Santo relata esta historia acerca de las buenas obras de una fiel cristiana.

     D. Dorcas no pudo ser apóstol, ni evangelista ni parte del cuerpo de obispos en la iglesia pero ¿quién se atreve a decir que su servicio (ministerio) era insignificante?

III. LOS MACEDONIOS QUE SE DIERON A SÍ MISMOS AL SEÑOR.

     A. 2 Corintios 8:1-5,  “Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios”.

     B. Este texto alaba a los macedonios por su tremenda generosidad a pesar de tribulación y profunda pobreza y da la explicación de la conducta de ellos: “a sí mismo se dieron primeramente al Señor”.

     C. Dios no es pobre. Él mismo nos da todo. 1 Crónicas 29:14, “Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos”.

IV. DIOS ALABA A LA IGLESIA QUE PRACTICA LA DISCIPLINA. 

     A. 1 Corintios 5 explica un problema muy serio en la iglesia de Corinto y las instrucciones de Pablo para corregirlo. Deberían apartarse del hermano pecador y ni aun comer con él (v. 11) para avergonzarle y producir su arrepentimiento.

     B. La segunda carta indica que la iglesia había aceptado y llevado a cabo las instrucciones. 2 Corintios 2:4-9, “Porque por la mucha tribulación y angustia del corazón os escribí con muchas lágrimas, no para que fueseis contristados, sino para que supieseis cuán grande es el amor que os tengo. Pero si alguno me ha causado tristeza, no me la ha causado a mí solo, sino en cierto modo (por no exagerar) a todos vosotros. Le basta a tal persona esta reprensión hecha por muchos; así que, al contrario, vosotros más bien debéis perdonarle y consolarle, para que no sea consumido de demasiada tristeza. Por lo cual os ruego que confirméis el amor para con él. Porque también para este fin os escribí, para tener la prueba de si vosotros sois obedientes en todo”.

     C. Después (2 Corintios 7:9-11) Pablo alaba el celo de la iglesia en cumplir con su deber en el asunto: “Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte. 10 Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.11 Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según Dios, ¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué vindicación! En todo os habéis mostrado limpios en el asunto”.

     D. ¡Qué tremendo ejemplo para iglesias que descuidan la enseñanza de Pablo con respecto a la corrección de tales miembros infieles!

V. “SANTOS Y FIELES HERMANOS”, COLOSENSES 1:2.

     A. ¡Qué tremendo saludo! ¿Así nos saludaría el apóstol Pablo? Espero que sí.

     B. 1 Corintios 16:15-18, “15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos. 16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan. 17 Me regocijo con la venida de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, pues ellos han suplido vuestra ausencia.18 Porque confortaron (refrescaron) mi espíritu y el vuestro; reconoced, pues, a tales personas”. ¡Palabras de aprobación y aliento!

     C. Filemón 7, “Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor, porque por ti, oh hermano, han sido confortados (refrescados) los corazones de los santos.

CONCLUSIÓN:

     A. Sobre todo queremos que Cristo nos reciba con estas palabras de aprobación: Mateo 25:34, “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”.

      B. Apocalipsis 2:10, “Se fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”

      C. No se confunda por las doctrinas necias de hombres que desprecien las buenas obras. Al ver la palabra “obras” y la expresión “no por obras” se vuelven locos minimizando y menospreciando la obediencia y las buenas obras que son indispensables para la salvación (Tito 2:14: 3:1,8, 14). Cuando Pablo dice “no por obras” él habla de las obras de la ley de Moisés o “las obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho” (Tito 3:5), en lugar de obedecer al evangelio.

     D. Los ÚNICOS que serán salvos son los que obedecen al evangelio (1 Pedro 4:17; 2 Tesalonicenses 1:7-9) y siguen fieles hasta la muerte en la iglesia que Cristo estableció.​