“Despiértate tú que duermes”:

Efesios 5:14.

 

Introducción:

  1. Es mi deseo que en esta tarde todos estemos muy activos para escuchar una porción más de la palabra de Dios, y que al mismo tiempo, esta nos ayude a poder ver las riquezas de las glorias de Dios en nuestras vidas.
    1.       Muchos lamentablemente han caído en un sueño profundo, y necesitamos darnos cuenta y saber que así como hay sueño físico, lo hay también espiritual.
    2.      La Biblia hace muchas menciones sobre el descuido espiritual…
    a)     1 Corintios 15:34.
    b)     Romanos 13:11.
    c)      Efesios 5:14.
    3.      Espiritualmente hablando, ¿Cómo estamos nosotros en este lugar? ¿Estamos lo suficientemente despiertos? O ¿Estamos cansados como muchos hermanos espiritualmente?
    4.      La advertencia en esta tarde nos la dará es apóstol Pablo y nos dará algunas soluciones de cómo levantarnos de este letargo espiritual.
  • COMO DESPERTAR DE ESTE SUEÑO ESPIRITUAL.
    1. ¿Hay realmente manera? O será que todo ya está perdido. Romanos 13:11-14.
    2. a)     Desechemos las obras de las tinieblas…
      b)     Vistamos las armas de la luz…
      c)      Andemos “como” de día…
      d)     Vistámonos del Señor Jesucristo.
  1. ¿QUÉ PASA CUANDO NOS VESTIMOS DE CRISTO?
    1. Nos parecemos a él, Tratamos de hacer solo lo que él ordena y vivimos vidas que son agradables delante de su presencia.
    2. a)     Gálatas 2:20…
      b)     Colosenses 1:27…
      c)      Romanos 8:29…
    3. Al tener estas cualidades en nuestra vida, no nos dejarán estar oficiosos ni sin fruto. El sueño espiritual es el causante de que la iglesia del Señor esté padeciendo gravemente hoy en día.
    4. Pero la verdad es que NO todo está perdido, necesitamos un avivamiento, un despertar, un nuevo cambio un giro total.
    5. a)     Efesios 4:22-24…
      b)     Efesios 6:10-13…
      c)      Colosenses 3:9-14…
    6. COMO EL VESTIRNOS DE CRISTO AFECTA NUESTRA VIDA.
      1.       ¿Se puede levantar del sueño cualquiera que quiera? ¡Claro que puede! Solo es cuestión de querer.
      2.      ¿Hay cambio en el hombre al vestirse de Cristo? ¡Debería de haberlo! Se supone que cuando nos convertimos era lo que todos aspirábamos, una buena conciencia delante de Dios, 1 Pedro 3;21.
      3.      Pero, ¿Cómo afecta la vestimenta de Cristo al que ha caído en un sueño profundo espiritual?
      a)     Mateo 8.
      1.       Jesús se preocupopor la gente. 8:1-3.
      a.      Juan 11:35… Esta era uno de las cualidades del Salvador, ayudar a los que estaban en problemas en sus vidas.
      b.       ¿Ayudamos nosotros a los que tienen problemas?
      c.       Mateo 14:14… Mateo dice que tuvo compasión de la gente… Es nuestro deber los que hemos entendido que es ser vestidos de Cristo el levantar del sueño a nuestros hermanos para que no sean perdidos en el día final…
      2.      Jesús dio ánimo y felicito a muchos. 8:5.10.
      a.      No hay cosa que ayude más a los hermanos que un “buen ánimo” por lo que se está llevando a cabo. ¿Quién dice que es malo o pecado dar ánimo a los hermanos?
      b.      Romanos 14:19…
      c.       Proverbios 3:27…
      d.      Hebreos 10:23,24.
      3.      Jesús cambio a mucha gente. 8:28-34.
      a.      2 Corintios 5:17…
      b.      Juan 5:24…
      c.       ¿Podemos nosotros los cristianos “cambiar” gente? Nosotros talvez no, pero nuestra actitudes ayudan a los demás a verse y algunos sienten en deseo de servir mejor a Dios por el ejemplo de los demás hermanos.
      d.      Filipenses 3:17…
      e.       1 Timoteo 4:12…
      f.        Tito 2:6-7…
      g.      1 Pedro 2:21… El mejor ejemplo para que sigamos sus pisadas.

Conclusión:
1.                  ¿Puede levantarse del sueño quienquiera que lo desee? Pablo nos dio un grito de advertencia al decir: “Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo”
2.                  Los que están dormidos a levantarse, y los que están despiertos a despertar a los dormidos como Cristo lo hizo en Mateo 8.
3.                  Haciendo así hermanos, no nos salvaremos a nosotros nada más sino a los que nos oyeren…
a.      Santiago 5:19…
b.      1 Timoteo 4:16…
4. Que el Señor nos guarde a todos…

 

 

 

 

 

Este sermón pertenece a: Eric Castillo.

Calgary, Canadá.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*