“El Cielo: Nuestra esperanza y nuestro Hogar”:

Filipenses 3:20

 

Introducción:
A.     Sin duda alguna, este es el pensamiento que llena al verdadero Cristiano de esperanza y de deseo en seguir con esta lucha: ¡El cielo! Cuando pensamos en todos los sinsabores que la vida nos dá, quisiéramos volar y llegar a ese lugar que nuestro Señor Jesús nos prometió (Juan 14:1-3).
B.     Pero: ¿Qué pensamos nosotros amados cuando oímos hablar del cielo? ¿Qué es lo que nos viene a la mente cuando pensamos en llegar y habitar esas moradas celestiales?
C.     Quiero decír que aún en los dias de los apóstoles, había problema cuando se tenía que hablar del cielo (1 Cor 15:12; 1 Tes 4:13-18; 2 Tes 2:1,2).
D.     Estas palabras que acabamos de leer, especialmente las de 2 Tes 2:1,2 están escritas, debido a que uno de nuestros mayores problemas hoy día es la tendencia a estar contentos con este mundo, al grado que muchos cristianos están desistiendo de la idea de ir y vivir en el cielo.
E.      Necesitamos hacer memoria regularmente a nuestros hermanos de cuán importante debería ser el cielo para todos.
I.  EL CIELO NUESTRO VERDADERA ESPERANZA.
A.   Nosotros “Hemos sido renacidos, para una esperanza viva” Y tenemos “una herencia reservada en los cielos”(1 Pedro 1:3-5).
B.   El cielo es el meditar cada día del verdadero cristiano, el cielo nos impulsa a pensar que somos sólo “PEREGRINOS” en esta tierra y que buscamos una patria mejor.
C.   Tratemos de quitar el concepto del cielo de nuestras vidas, y lo único que nos quedará de la religión de Cristo, será una idea que no le servirá de mucho al mundo.
1.    El “humanismo” moderno niega cualquier cosa que esté fuera de los límites de esta vida, y una “religión humanista”, es una contradicción aún de términos.
2.    Los “Filósofos religiosos” conocidos mejor como “evangelio social” se concentran solamente en hacer de este mundo un mejor lugar; después de todo dicen, este será nuestro eterno hogar. Están buscando construír el reino de Dios aquí en la tierra.
3.    En contraste contra ambos, el humanismo y el evangelio social, las escrituras afirman sobre la realidad del cielo, y por lo que los cristianos tanto pensamos y esperamos (Juan 14:1-3; Col 1:5).
D. Deberíamos los cristianos meditar acerca del cielo día y noche, y así mismo compartirlo con otros. Deberíamos de hacerlo nuestra esperanza y nuestra confianza.

  1. EL CIELO ES NUESTRO VERDADERO TESORO.
    A.   El cielo es, dónde lo que más verdaderamente  importa es estar en:
    1.La felicidad con nuestro Señor (Mateo 25:21).
    2.El cielo es dónde tenemos todos nuestros tesoros (Mateo 6:19-21).
    3.El valor de nuestros tesoros esta medido, con lo  que nosotros le dimos arriba para que nos guardara.
    B.   En el cielo llegaremos y recibiremos una herencia que fue preparada para nosotros désde antes de la fundación del mundo (Mateo 25:34).
    C.   No debiéramos como cristianos de mirar nada que nos quite nuestra meta sobre el cielo (Colosenses 2:18).

III.EL CIELO ES NUESTRA VERDADERA RAZON PARA TRABAJAR Y SER FIELES.
A.     Mientras nuestro trabajo continúa en este mundo, necesitamos una buena y sólida razón para continuar. Cuando para muchos lo más fácil es renunciar (Hebreos 10:36,39).
B.     El cielo es todo lo que necesitamos para seguir adelante día tras día, mirando al que nos pormetió nuestra herencia (Hebreos 12:1-3).
C.     Es la esperanza y la corona de justicia que motiva nuestra buena pelea, y que nos impulsa a acabar nuestra carrera, y a guardar nuestra fe (2 Timoteo 4:6-8).
D.    En el cielo habrá reposo: Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen (apocalipsis 14:13). 
IV.EL CIELO ES NUESTRO VERDADERO HOGAR.
A.     Aunque estamos viviendo en este mundo, que quede claro que el cristiano no es de este mundo (Juan 17:14-16; Juan 15:19).
1.    La biblia nos llama: extranjeros y peregrinos (1 Pedro 1:17; 2:11).
2.    Nuestra verdadera ciudadanía nos está aquí en la tierra, sino que tenemos una en el cielo (Filipenses 3:20,21).
B.     Muchos cantos que hoy entonamos, han sido escritos en momentos de gran depresión y angustias y la mayoría de ellos dice: mas allá del sol, el mundo no es mi hogar, meditad en que hay un hogar, cara a cara, cuando allá se pase lista etc…
C.    Hoy que los días son un poco mejores (pues hay más libertad para adorar a Dios) necesitamos fuertemente resistir la tendencia de hacer morada en este mundo y debemos pensar más y más que nosotros: NO PERTENECEMOS A ESTE LUGAR TERRENAL.
D. Nuestro corazón debe estar allí, donde está nuestro hogar (Col 3:1-4).

CONCLUSIÓN:

  1. EL PARTIR Y ESTAR CON CRISTO ES MUCHÍSIMO MEJOR que cualquier gozo que esta vida nos pueda ofrecer (Filipenses 1:23).
    2.    El cielo debería ser el centro más importante—o peligramos en caer por falta de interés en el (Hebreos 4:1).
    3.    El cielo es condicional, no importa lo que Calvino diga, el cielo sí se puede perder por falta de amor hacia la verdad.
    4.    Lo que verdaderamente necesitamos es el consejo de Pedro en 1 Pedro 1:13 “Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado”
  2. Ojalá podamos cantar juntos: Yo le veré y en dulce amor, Iré a vivir con El allí, y le diré: “Mi buen Señor, por gracia yo salvado fui”Pero que esto ¡REALMENTE LO SINTAMOS!

 

 

 

PREDICADO POR Eric Castillo Calgary Alberta Diciembre 2000.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*